A sala llena

Arrancó el juicio por la muerte de Lucía Bernaola

Después de la sorpresa que generó para algunas de las parte el reemplazo del Juez Aldo Carnevale por Juan Manuel Sueyo en la composición del Tribunal que comenzó a juzgar a Federico Sasso por la muerte de Lucía Bernaola y las lesiones a otros ocho jóvenes, la primera audiencia insumió poco más de una hora de duración con los alegatos de apertura y la presentación de dos testigos.

Cómo se había adelantado oportunamente el Ministerio Público Fiscal representado por Rodolfo Moure y Pablo Cistoldi mantuvo la calificación con la que elevó la causa a juicio. A la hipótesis inicial de que se trató de un homicidio simple, lesiones graves y lesiones leves acompañó de modo subsidiario la figura de homicidio culposo agravado. Esa diferencia es el eje del debate que se extenderá al menos por una semana y que tendrá desde las nueve de la mañana del martes su segunda audiencia.

En una colmada sala del séptimo piso el resto de la querella mantuvo su línea de trabajo en los alegatos iniciales. Así lo hicieron Maximiliano Orsini –por Verónica Borelli-, Marcelo Savioli Coll por Eloy Bernaola y Mauricio Varela por dos de los jóvenes que resultaron heridos esa madrugada en la zona de Alberti y la costa.

Por su parte la defensa a cargo de Facundo Caparelli volvió a plantear su cuestionamiento a algunos “extremos de la materialidad delictiva” y en la imposibilidad de aplicar la figura del homicidio simple bajo un dolo eventual propuesta por la querella. En el mismo sentido intentará descartar  las agravantes planteadas.

En sintonía con la presunción que existía el fin de semana finalmente la mamá de Lucía decidió no declarar durante la primera jornada, aunque podría realizarlo antes del cierre del debate. En casos de querer hacerlo no podrá presenciar en la sala las declaraciones previas de testigos.

Si se cumple lo previsto en el orden establecido durante la audiencia preliminar de fines de febrero este martes deberán declarar diez testigos en el Tribunal, todos ellos testigos del siniestro en el que murió la adolescente de 14 años. Aunque en un principio se barajó la posibilidad de que algunas de esas declaraciones fueran incorporadas por lectura, finalmente no se llegó a un acuerdo entre las querellas y la defensa por ese punto.

Fuente:0223