Por corrupción

Comisario designado para venir a Balcarce fue desafectado de la fuerza

GP

Un episodio impactante de irregularidades en el manejo de horas adicionales de la Policía Bonaerense vuelve a sacudir a la ciudad de Mar del Plata esta vez con la desafectación de dos jefes de comisarías y dos jefes de calles al descubrirse que, en uno de los casos, se usaba a un ex policía para cumplir tareas de custodia en una estación de servicios.

Los policías desafectados son el jefe de la comisaría Quinta, comisario Luis Alejandro Gómez, y el jefe de calle subcomisario Sebastián Brítez, a la vez que la misma severa sanción administrativa tuvieron el titular de la comisaría Undécima, comisario Leonardo Harismendi, y el subinspector y jefe de calle, Sebastián Colombo. En esta última dependencia se constaron serias faltas en el servicio de horas Cores y Polad en un supermercado chino.

El caso de la comisaría Quinta tiene un agravante inverosímil: la persona que se detectó que estaba “disfrazada” de policía era un ex efectivo policial que hace menos de un mes fue condenado a 2 años de prisión de ejecución condicional y a 4 de inhabilitación para la función pública por el caso de la “marihuana flotante”. En ese caso se estableció que habían desaparecido cinco panes de marihuana que el mar devolvió a la playa tras un temporal.

El titular de Asuntos Internos, Guillermo Berra, confirmó estas sanciones, las que fueron notificadas a todos los involucrados, a la vez que se analizan las consecuencias penales de estas acciones. “En Mar del Plata venimos haciendo un trabajo muy fuerte y seguimos detectando casos de todo tipo. Pero ahora estamos en presencia de hechos en donde, además de todo, se pone en juego la seguridad de los comerciantes y de los clientes que van a esos comercios”, explicó en un breve diálogo telefónico.

Vale recordar que meses atrás ya había sido descabezada la cúpula del Comando de Patrullas por el manejo ilícito de las partidas de combustible para los móviles y la adulteración de los tacómetros.

Estas dos últimas investigaciones pusieron en la superficie uno de los grandes manejos irregulares históricos en la policía, como es la de las horas adicionales. En la jurisdicción de la comisaría Quinta, tras una denuncia anónima, Asuntos Internos investigó en la estación de servicios de Fortunato de la Plaza y Gianelli, donde se acreditó que la persona por la que la firma pagaba horas de custodia era un civil (ex policía desafectado) que usaba el uniforme simulando pertenecer a la fuerza.

En la otra investigación, en la comisaría Undécima, se determinó que en un supermercado chino de Vértiz y 214, había un joven policía que cumplía tareas de seguridad. Por ese servicio el comerciante pagaba un servicio de horas adicionales, pero en realidad no existía tal servicio: era un policía con rutina ordinaria de rondín. Es decir, se cobraba horas adicionales cuando en realidad el policía estaba en su turno normal.