INFORME

El maíz en la zona sudeste

INTA Balcarce conduce, desde hace más de 20 años, la Red de Maíz del Sudeste Bonaerense. En esta Red de ensayos participan híbridos de maíz comerciales y algunos experimentales (híbridos que aún no son comerciales pero que pueden llegar a serlo si se destacan).

En los últimos años, participan alrededor de 50 híbridos de los diferentes semilleros. La dimensión e importancia del trabajo se tiene cuando un productor necesita elegir, para la siembra, 1, 2 o 3 híbridos, ya que no puede sembrar los 50.

Foto 1g

Las evaluaciones de los diferentes materiales se realizan en los ensayos que se efectúan en las localidades de Balcarce, Miramar, Tandil, Belgrano, Madariaga, Tres Arroyos y Coronel Suárez. En cada una de ellas, en diferentes condiciones de cultivo, se busca obtener información sobre la respuesta de los diferentes híbridos a zonas y situaciones de cultivo (Siembra directa o siembra convencional, siembra a 0,70 m entre surcos o 0,52 m, siembra en suelos someros, suelos profundos y siembras con riego).

“Con respecto a los híbridos participantes en los ensayos se observa que prácticamente todos los materiales presentan algún tipo de modificación genética, ya sea natural como es el caso de los híbridos tolerantes a los herbicidas del tipo de las imidazolinonas (que se identifican por las siglas HCL-CL) o con el agregado de genes de otras especies que les dan tolerancia al herbicida Glifosato (normalmente el nombre del híbrido va acompañado de las siglas (RR2, TG Plus) y a insectos (el nombre del híbrido va acompañado de las siglas BT-MG-TD MAX-HX)” explica el Ing. José Luis Bodega, docente de la Facultad de Ciencias Agrarias Balcarce e integrante de la Unidad Integrada Balcarce como referente de dicha Red. En los últimos años han aparecido, continúa el profesional, híbridos con “genes apilados” que confieren tolerancia o resistencia a insectos y a Glifosato (Sus nombres van acompañados de las siglas (MG RR2 – MG HCL – HX HCL – TD/TG – VT3 PRO).

“Evidentemente, producto del esfuerzo de mejoramiento realizado, disponemos de híbridos que nos facilitan el manejo del cultivo en lo que hace a control de malezas y de insectos disminuyendo de esta forma las pérdidas que se producen en muchas situaciones de cultivos” sostiene el especialista.

En base a los resultados obtenidos en 2013, Bodega apunta que a nivel general y en lo que hace a rendimientos de grano fue un buen año para maíz, a pesar de haberse presentado algunos problemas como son: escasas precipitaciones durante el mes de enero y heladas, no frecuentes, a mediados del mes de marzo (14 al 18 de marzo), estas últimas afectaron principalmente a las siembras tardías de fines del mes de noviembre y principios de diciembre. No obstante estos problemas, el nivel de rendimiento de todos los híbridos evaluados en los ensayos realizados en las localidades arriba mencionadas fue de 11.933 kg/ha.

“Las condiciones de este año, a diferencia de años anteriores, no favorecieron a las siembras tardías que tuvieron menor rendimiento que aquellas consideradas normales, ubicadas en el mes octubre (las diferencias de rendimiento llegaron al 40% en Balcarce y al 10% en Tres Arroyos). La oportunidad de las lluvias en floración femenina marcó estas diferencias” explica Bodega.

El profesional también aclara que los suelos profundos mostraron un mayor potencial respecto a los someros, lo que mostraría que las lluvias no alcanzaron a cubrir las demandas del cultivo en los momentos de mayor exigencia. En Tres Arroyos, los mayores rendimientos de los ensayos de Bellocq (con suelos profundos) respecto a Barrow (con suelos someros) muestran estas diferencias en la profundidad del perfil. Lo mismo ocurrió con los ensayos de Tandil, en donde los niveles de rendimientos no estuvieron a la altura de su potencial. Los suelos con ciertas limitaciones de profundidad no pudieron almacenar la suficiente humedad para afrontar las demandas del cultivo en el mes de enero, momento en que las lluvias fueron escasas. En este caso la siembra directa (con mejor balance hídrico) mostró una ligera ventaja sobre la siembra convencional.

Con respecto a la distancia entre surcos, Bodega afirma que no surgen claramente diferencias a favor de alguna de ellas (0,70 m vs. 0,52 m). Observando los promedios de rendimientos de todos los ambientes en donde se utilizaron distancias entre surcos de 0.7 m o 0.52 m, independientemente de si se sembró en forma convencional o directa se obtuvieron valores de rendimiento muy similares (surcos a 0,70 m= 11.777 kg/ha, surcos a 0,52 m= 12.093 kg/ha).

“En base a los resultados, que disponemos, no estamos en condiciones de recomendar, aún, una distancia de surcos determinada en general ni tampoco en particular para algún híbrido que hayamos detectado que se comporta mejor en alguno de los distanciamientos de surcos mencionados”.