Caso Ventimiglia

Intentan identificar al asesino por unas huellas

Los investigadores a cargo del esclarecimiento del asesinato del abogado Tristán Antonio Ventimiglia, primo del director de Seguridad Ciudadana de Mar del Plata, analizaron durante este fin de semana unas huellas dactilares que fueron encontradas en la oficina en la que el profesional fue asesinado el viernes.

ventimiglia
Fuentes de la investigación explicaron a la agencia Télam que personal de la Policía Científica logró encontrar varios rastros en el lugar del hecho, pero falta determinar a quién pertenecen, al igual que unas manchas de sangre que se encontraron en el despacho.
Las muestras serán sometidas a pericias de ADN para determinar si las mismas pertenecen a la víctima o al agresor.
Por otro lado, los voceros del caso indicaron que se están analizando las últimas llamadas telefónicas realizadas por Ventimiglia para ver si el viernes a la mañana había acordado encontrarse con alguien en su oficina y si esa persona fue quien mató a golpes y ahorcó con una corbata al abogado.
Uno de los investigadores dijo a Télam que por el momento no había detenidos por el caso, pero confiaban en dar con alguna pista en base al testimonio aportado por la persona que encontró el cuerpo de Ventimiglia.
Tristán Ventimiglia, de 58 años, era un especialista en Derecho Civil y Comercial, primo del director de Seguridad Ciudadana de Mar del Plata, Cesar Ventimiglia.
El crimen fue descubierto cerca de las 12 del viernes pasado en su oficina de la calle Catamarca 2189, entre Colón y Bolívar, en pleno centro de la ciudad balnearia.
El cuerpo fue hallado por otro abogado, quien estaba esperando en la puerta del estudio para reunirse con su colega. Al hombre le llamó la atención que Ventimiglia tardara tanto en abrirle, pero lo que más lo sorprendió, más allá de la demora, fue ver salir a otra persona, que abandonó el lugar en dirección a la Avenida Colón en actitud sospechosa.
El testigo llamó varias veces a la puerta de la oficina sin recibir respuesta, por lo que entró y encontró a la víctima con sus manos atadas con precintos plásticos a una silla, su cara ensangrentada por los golpes recibidos y una corbata al cuello con la que había sido ahorcado.
Según explicaron fuentes del caso, en su declaración ante la policía el abogado describió al sospechoso como un hombre de unos 30 años y que mide alrededor de 1,80. Además, aportó datos suficientes de su fisionomía como para realizar un identikit.
En tanto, los familiares de Ventimiglia les dijeron a los investigadores que el abogado no tenía “causas pesadas” porque no se dedicaba al derecho penal y que sólo recibía a gente conocida en su despacho a la que citaba previamente.
El fiscal a cargo de la causa, Mariano Moyano, sostuvo que la víctima se encontraba sola dentro de la oficina y que “si hay algún faltante (en el lugar) es materia de investigación”, aunque destacó que la hipótesis del robo está casi descartada, lo que refuerza la línea relacionada con un ajuste de cuentas o un crimen mafioso.
Esto se debe a que, según comentaron sus familiares, el abogado tenía aún puesto su reloj Rolex y llevaba 1000 pesos en el bolsillo cuando fue encontrado. Además, en el estudio había dos notebooks, un celular y unos anteojos de marca.

Enigmas de un asesinato brutal

Muerte: El 5 de abril, un colega de Ventimiglia que debía reunirse con él, descubrió el cadáver del abogado dentro de su estudio del centro de Mar del Plata. Fue alrededor de las 8 de la mañana.
Saña: El asesino lo ató a un sillón de pies y manos. La víctima tenía la cara desfigurada por los golpes. Le dejó una corbata alrededor del cuello. No se trató de un robo porque Ventimiglia tenía un reloj de oro en la muñeca. Las puertas no estaban forzadas.
Misterio: La policía busca a un hombre que era conocido de la víctima. Ventimiglia era el primo del director de Seguridad Ciudadana de Mar del Plata.

El dato
Las cámaras

El fiscal solicitó estudiar las filmaciones de las cámaras de seguridad de los edificios de la zona.

Fuente: Código Mar del Plata