Por el accidente en la 226

El juicio a “Lalo” Ramos comenzará el 26 de junio

Imola Viajes

Tras varias dilaciones por los recursos interpuestos por su defensa y la pretensión de acceder a una probation, el ex piloto de automovilismo “Lalo” Ramos tendrá que afrontar, a partir del próximo 26 de junio, el juicio oral y público por las lesiones de gravedad que le provocó a Thiago Joel Franco.

El pequeño quedó con irreversibles secuelas de salud luego de que el corredor chocara con su auto al vehículo en el que viajaba la familia de la víctima, conduciendo alcoholizado y a excesiva velocidad por la ruta provincial 226, en un siniestro vial ocurrido en marzo de 2014.

Ramos está imputado por el delito de “lesiones culposas agravadas”, delito que prevé una pena máxima de cuatro años de prisión y por ende, excarcelable, aunque durante el proceso podrían surgir algunas cuestiones que complicarían su situación, tales como un antecedente, registrado en 2008 en Mar del Plata, cuando también manejando borracho protagonizó una colisión en la que un joven resultó herido, aunque luego esa denuncia, sospechosamente, no prosperó.

El debate a cargo del Juzgado en lo Correccional Nro. 4 de Mar del Plata (cuyo titular es Pedro Federico Hoft) se extenderá durante una docena de audiencias, a las que fueron citados un total de 33 testigos, entre ellos, los peritos que intervinieron en la investigación del caso.

El fiscal del juicio será Pablo Cistoldi, la familia Franco estará representada por el abogado Maximiliano Orsini y la defensa del acusado la ejercerá el letrado Facundo Caparelli.

Cabe recordar que el 29 de marzo de 2014, el ex campeón de TC y por entonces precandidato a senador bonaerense por el PRO conducía su Mercedes Benz con exceso velocidad y estando alcoholizado por la ruta provincial 226, cuando a la altura del kilómetro 19, en cercanías del paraje Gloria de la Peregrina de Sierra de los Padres, chocó por atrás al Chevrolet Corsa en el que se desplazaba la familia Franco.

Si bien el matrimonio y su hija mayor sufrieron politraumatismos, el pequeño Thiago (de entonces 4 años) padeció múltiples fracturas, que le afectaron la médula ósea y dejaron secuelas irreversibles en su salud. El nene fue internado en el Hospital Materno Infantil de Mar del Plata en estado desesperante y logró sobrevivir, aunque en los últimos tres años ha sido sometido a distintos tratamientos en clínicas especializadas, a un costo que sus padres apenas pueden costar. Thiago Franco quedó hemipléjico y su familia tuvo que luchar para que el caso llegue a juicio oral y público, mientras Ramos intentó aceptar su culpabilidad si se le permitía acceder a una probation.