Por la muerte de Lucía Bernaola

Moure pidió 10 años de prisión para Sasso

El juicio que se lleva adelante en el Tribunal Oral 1 contra Federico Sasso, el joven conductor acusado de la muerte de Lucía Bernaola, la adolescente de 14 años a la que atropelló en Alberti y la costa, entra en instancias de definiciones con la lectura de los alegatos de la querella.

El doctor Rodolfo Moure, representante del Ministerio Público Fiscal pidió al tribunal que se condene a Sasso a 10 años de prisión por el delito de homicidio y lesiones graves y leves con dolo eventual y un periodo similar de inhabilitación para conducir. También pidió que se revoque el arresto domiciliario y se lo traslade a un complejo penitenciario.

En una exposición que duró una hora el fiscal dijo que Federico Sasso generó las condiciones para que las cosas terminen así, en parte por su adicción a la velocidad. “Nadie lo obligó a tomar, manejaba a alta velocidad y comprendía perfectamente lo que estaba haciendo”, señaló.

Con relación a uno de los puntos cuestionados durante el debate, como la validez del test de alcoholemia, el fiscal dijo que la alcoholemia está probada por ese test, por el examen médico que se practicó horas más tarde y por la declaración de varios testigos.

En el segundo tramo de su alocución ante el Tribunal Oral en lo Criminal 1 el representante del Ministerio Público Fiscal recordó que las pericias accidentologicas, mecánicas y la planimetría que se hizo en el lugar permitió acreditar que Sasso tomó esa curva a 78 kilómetros por hora, más del doble que lo permitido. Si bien el límite oficial de velocidad en avenidas es de 60 kilómetros, ese sector es considerado una encrucijada que solo habilita un máximo de 30 kilómetros por hora.

Moure cuestionó duramente la presentación que el lunes hizo el perito Luis Alberto Martínez y calificó su ponencia como parcial e insolvente. A su entender solo se presentó para “hacerle la pata a Sasso” y para cuestionar las pericias oficiales aunque nunca estuvo en el lugar ni inspeccionó el rodado.

Para el fiscal Sasso actuó con dolo eventual a partir de varios elementos: el lugar que eligió -la costa- de manera adrede para acelerar; las condiciones físicas, porque se colocó de manera voluntaria en un estado de ebriedad y no le permitió manejar a uno de sus amigos y las condiciones de manejo y la alta velocidad.

“Sasso desoyó tres alertas: el pedido de sus amigos de que no maneje, las características del lugar y el pedido de un amigo que le dijo cuarenta metros antes de doblar la curva sobre que ‘su vida estaba en sus manos'”, agregó. A su entender los otros ocupantes estaban en la misma situación que el imputado y sí se dieron cuenta del peligro que significaba esa manera de conducción.

De manera subsidiaria en el cierre de su alegato planteó que el joven sea condenado como autor de homicidio culposo agravado por múltiples víctimas, culpa temeraria y lesiones culposas.

La realización de los alegatos –que continuará este miércoles- seguirá con Savioli Coll, Maximiliano Orsini –en representación de la madre de Lucía- y Mauricio Varela por dos de los heridos.

Sasso llegó a juicio acusado de homicidio simple con dolo eventual, delito que prevé una pena de 8 a 25 años de prisión. En su elevación a juicio la fiscalía solicitó de manera subsidiaria la calificación de homicidio culposo agravado que supone una pena marcadamente menor.

La actividad se cerrará este miércoles con el alegato del defensor Facundo Caparelli y a su término el imputado podría decir sus últimas palabras. Luego el Tribunal definirá la fecha en que de a conocer su veredicto y sentencia.

Gentileza:0223

GP