Recibimos y publicamos

Carta de un lector por el caso “Titi”

Boccia

Recibimos y publicamos. La siguiente carta fue recibida a nuestro correo puntonueve@yahoo.com.ar.

Hace muchos años que soy amiga de Victoria y Octavio, por ende he vivido y vivo de cerca la terrible situación que les ha tocado atravesar. Conocí a Titi en el hospital, un nene retraído, con algunos trastornos, un niño que gastaba los dientes, que no dormía de noche, con dificultades para sociabilizar con otras personas. Pero rápidamente debido al amor y la paciencia que los papás del corazón le brindaron a Titi todo eso se fue superando. En pocos días ese niño empezó a vivir una vida normal, construyendo una estructura familiar, donde ya reconocía a Victoria y Octavio como sus papás, y en pocas semanas se podía ver a un niño completamente feliz. Recibiendo durante más de un año, todos los cuidados temporales y emocionales que necesitó. Podía ver y sentir no sólo cómo se amaban mutuamente los tres, sino también con el resto de la familia, Titi tenía abuelos, tíos, primos y amigos que lo amaban, mejor dicho, lo aman, lo extrañan y lo esperan con los brazos abiertos.
Sin embargo, el afecto, la contención, su bienestar, su casa, su habitación con sus juguetes, absolutamente todo lo que entre los tres habían logrado construir en base a un profundo amor, fue absolutamente desconocido por los órganos administrativos y judiciales. Dejando de lado el bienestar de un niño, para centrarse en la letra fría de la ley.
Esos mismos órganos del Estado que, durante un año, prácticamente estuvieron ausentes, siendo únicamente Octavio y Victoria quienes bregaban por el bienestar de Titi; optaron, de la noche a la mañana, por considerar que el nene no podía seguir con ellos, pretendiendo tapar el sol con una mano. Por ello, en primer lugar, en el mes de enero ordenaron una vinculación con un matrimonio inscripto en el registro de adoptantes; quienes, tras cinco días, renunciaron a continuar con la misma, toda vez que, según les dijeran a Octavio y Victoria, Titi ya había elegido a sus papas del corazón.
Titi continuó con ellos hasta el día 28 de Abril, momento en el cual desde el Juzgado de Familia de la ciudad de Dolores, les ordenó que debían llevarlo a esa dependencia para ser entregado a otra familia; que después se enteraron, resultó ser la misma que anteriormente había renunciado a la guarda, con la supuesta intención de que el niño estuviera con ellos. Esto sucedió mientras ellos se encontraban en la ciudad de Villa Gesell, localidad de donde es Titi, en una entrevista con el Servicio Local, donde periódicamente mantenían entrevistas para ver cómo iba evolucionando en su recuperación y adaptación.
La violencia institucional con que se ordenó esta medida es indescriptible, mientras que en su casa en Balcarce, había personal policial apostado en la puerta de su vivienda, en Dolores una resolución les ordenaba la prohibición de contacto y acercamiento con el nene por 60 días; no caben dudas que desde el Juzgado los quisieron estigmatizar, haciéndolos ver como delincuentes prófugos.
En la ciudad de Dolores, literalmente, Titi les fue arrancado de las manos, entre llantos y desesperación.
No conformes con ello, durante el mes de Julio, el Juzgado Civil Nº 3 – que intervino provisoriamente hasta que se resolviera la recusación que ellos plantearon respecto de la jueza de familia- extendió 30 días más las prohibiciones sin ningún tipo de fundamento, más que la proximidad de la feria judicial.
Es así, en definitiva como la Justicia separa a una familia, mediante resoluciones frívolas, que lo único que buscan imponer es a quien se debe amar y cuidar y a quien no, olvidándose de que esos sentimientos, valga la redundancia, SE SIENTEN y NO SE IMPONEN.
Hoy casi cuatro meses después, los funcionarios que han intervenido se olvidan de que hay un nene que había elegido a sus papas del corazón, y lo ven como un simple expediente, impidiendo incluso que Octavio y Victoria, quienes lo cuidaron, ayudaron a recuperar su salud y le brindaron un amor incondicional no sepan absolutamente nada de él. Hoy, mientras hay muchas reacciones contra de flagelos que manchan la sociedad, miles de nenes, entre ellos Titi, son silenciados imponiéndoles una historia que no es la que han elegido vivir. Hoy, los funcionarios judiciales, sobre todos los que tratan cuestiones de familia, vaya paradoja lo único que han hecho es destruir una familia.
De mi parte, voy a escribir todas las cartas que sean necesarias y a quien sea necesario, para acompañar en esta lucha de justicia, para que mi grito y el de todos sea: JUSTICIA POR TITI!.
Saluda atte.
María Fernanda López DNI 26.608.820

BOMBEROS DE BALCARCE