Escribe Lic. Juliana Cerone- M.P. 47539

¿Cómo te lo digo? Claves para mejorar la comunicación

Cada uno de nosotros habla con sus palabras, con su tono de voz, con la mirada, los gestos y los silencios, hablamos con el cuerpo aquello que más de una vez no sabemos ordenar con la mente pero lo sentimos con el alma. Así de compleja es la comunicación humana. Somos primordialmente seres “sociales”, en el sentido de que pasamos la mayor parte de nuestras vidas con otras personas. Por consiguiente, es importante aprender a entenderse con los otros y a funcionar adecuadamente en situaciones sociales. Ciertas habilidades de comunicación nos ayudan a mejorar las relaciones interpersonales.
La asertividad, como una parte fundamental de las habilidades sociales, es la habilidad personal que nos permite expresar directamente los propios sentimientos, opiniones, pensamientos y defender nuestros derechos, en el momento oportuno, de la forma adecuada sin negar ni desconsiderar los sentimientos, opiniones, pensamientos y derechos de los demás.
Pongamos un ejemplo: Te sentas en un restaurante a cenar. Cuando el camarero te trae lo que pediste, te das cuenta de que la copa está sucia, con marcas de pintura de labios de otra persona. En esa situación vos podrías:
a. No decir nada y usar la copa sucia aunque a disgusto.
b. Armar un gran escándalo en el local y decir al camarero que nunca volverás a ir a ese horrible lugar.
c. Llamas al camarero y pedís que por favor te cambie la copa.
Este ejemplo ilustra los tres puntos principales del continuo de asertividad: Estilo pasivo, Estilo agresivo, Estilo asertivo. Ni a) ni b) sean conductas apropiadas en esa situación si lo que pretendemos es reducir nuestro estrés. Estas formas de comportarnos nos hace a veces ineficaces para la vida social, generándonos mucho malestar. Sin embargo, como cualquier otra conducta, es algo que se puede ir aprendiendo con la práctica.
Y en este sentido, desde las teorías de la comunicación hay varios aspectos que nos pueden guiar mejor al momento de expresarnos. Aquí van algunas claves que pueden ayudar:
– Conócete mejor: Para empezar a comunicar qué nos gusta y qué no, es muy importante saber qué nos gusta y que no. Aunque, parezca evidente, muchas veces nos dejamos llevar por los demás y nuestra impulsividad, sin tener en cuenta nuestra actitud y nuestros valores.
– No te reprimas: Si algo no nos gusta es bueno que lo digamos sin miedo. Es mucho peor callar y contenernos. No pasa nada por estar en desacuerdo con alguien. Al contrario, expresar nuestras opiniones y valores de forma abierta, nos ayudará a mostrarnos como somos y nos dará seguridad en nosotros mismos.
– Escucha activamente: Prestar atención a lo que la otra persona nos dice nos servirá de guía para saber cómo tratarla. Pero no solo es importante prestar atención a la información transmitida. El tono de voz, nos dará información del estado emocional de la persona. Hay muchas formas de decir te quiero y es bueno saber captarlo.
– Mirar, pensar, opinar: La piedra angular de la comunicación asertiva y de cualquier comunicación, reside en saber adecuar el mensaje a la persona que lo va a recibir. Observar el comportamiento de los demás, y leer correctamente su lenguaje no verbal, nos ayudará a saber cómo son y aprenderemos a saber cuándo y cómo decir las cosas.
– Discúlpate: Todos cometemos errores. A veces, ofenderemos sin querer. No pasa nada por pedir una disculpa cordial. Los humanos no somos máquinas perfectas. Disculparnos con sinceridad, quitando importancia a nuestro error, ayudará a los demás a que se den cuenta de que somos humanos. De esta forma, disculpar los error de los demás, nos ayudará a mostrarnos más asertivos y confiados porqué los demás son humanos como nosotros.
Los pensamientos positivos nos ayudarán a vencer la timidez y nos harán perder el miedo a ser juzgados y a tener que defendernos de los demás. Observar a los demás y saber cómo tratarlos facilitará nuestra comunicación y nos ayudará a opinar sin miedo a ofender o a ser juzgados. Por ello es importante tener en cuenta al comunicarnos que:
• Al criticar a otra persona, es correcto hablar de lo que hace, no de lo que es. Las etiquetas no ayudan a que la persona cambie, sino que refuerzan sus defensas. Hablar de lo que es una persona sería: “te volviste a olvidar de sacar la basura. Sos un desastre”; mientras que hablar de lo que hace sería: “te volviste a olvidar de sacar la basura. Últimamente te olvidas mucho de las cosas”.
• Discutir los temas de uno en uno, no “aprovechar” que se está discutiendo, por ejemplo sobre la impuntualidad de la pareja, para reprocharle de paso que es un despistado, un olvidadizo y que no es cariñoso.
• No hablar del pasado. Rememorar antiguos problemas, o sacar a relucir los “trapos sucios” del pasado, no sólo no aporta nada provechoso, sino que despierta malos sentimientos. Es evidente que el pasado no puede cambiarse; por tanto hay que dirigir las energías al presente y al futuro, y solo retornar al pasado para aprender de él.
• Ser específico. Ser específico, concreto, preciso, es una de las normas principales de la comunicación. Tras una comunicación específica, hay cambios; es una forma concreta de avanzar. Cuando se es inespecífico, rara vez se moviliza nada. Si por ejemplo, nos sentimos solos/as y deseamos más tiempo para estar con nuestra pareja, no le diga únicamente algo como: “No me haces caso”, sería más apropiado por ejemplo: “¿Qué te parece si ambos nos comprometemos a dejar todo lo que tenemos hoy a las 9 de la noche, y así podemos cenar juntos y charlar?”.
• Evitar las generalizaciones. Los términos “siempre” y “nunca” raras veces son ciertos y tienden a formar etiquetas, y son especialmente marcas en los niños. Es diferente decir: “últimamente te veo algo distraído” que “siempre estás en las nubes” o “nunca me escuchas cuando te hablo”. Para ser justos y honestos, para llegar a acuerdos, para producir cambios, resultan más efectivas expresiones del tipo: “La mayoría de veces”, “En ocasiones”, “Algunas veces”, “Frecuentemente”. Son formas de expresión que permiten al otro sentirse correctamente valorado.
• Ser breve. Repetir varias veces lo mismo con distintas palabras, o alargar excesivamente el planteamiento, no es agradable para quién escucha, y de hecho la mayoría se siente menospreciado.

A todas estas situaciones cotidianas, debe sumarse el hecho de estar “hiperconectados”, pero que no necesariamente implica estar bien comunicados. Tenemos muchas vías para contactar a una persona, incluso en cualquier lugar del mundo, sin embargo, como una paradoja comunicacional, día a día miles de personas se tornan cada vez más individualistas, egoístas y se cierran a la chance de entablar nuevos vínculos fuera del plano virtual.
Volver a conectarnos desde lo real, desde la mirada, expresarnos con cada sentido y con la sencillez de hablar con la certeza de que solo expresamos lo que pensamos y que está en concordancia con lo que deseamos vivir, nos llevara sin dudas a sentirnos más seguros con nosotros mismos y más en paz con cada persona que nos rodea. Sigmund Freud alguna vez dijo: “la ciencia moderna aun no ha producido un medicamento tan tranquilizado como lo son unas pocas palabras bondadosas”. Cien años después, no se equivoca.