Escribe: Lic. Juliana Cerone- M.P 47539

Cuando el amor duele

– ¿Y hasta cuándo cree usted que podemos seguir en este ir y venir del carajo? – le preguntó.
Florentino Ariza tenía la respuesta preparada desde hacía cincuenta y tres años, siete meses y once días con sus noches.
– Toda la vida – dijo.
Gabriel García Márquez finalizaba de esta manera una de sus más grandes obras: “El amor en los tiempos del cólera”. Ese libro narra la historia de Florentino Ariza y Fermina Daza, un amor marcado por el desencuentro, el dolor y los vaivenes de la vida. Aun así, a través de la narrativa, García Marques permite darle un final ciertamente poético a ese amor pasional y muchas veces tortuoso.
Pero en la vida, los hechos a veces no permiten darle ese toque especial de narrador. En el día a día, muchas personas se enfrentar a amores que duelen.
Desde tiempos inmemoriales se ha intentado definir el amor, desde la filosófica, la sociología, la lingüística y hasta a través del método científico se intento comprender que es eso que pasa en la mente de las personas cuando aman. Hay muchas aproximaciones dependiendo del enfoque que se haga sobre él.
Pero se puede decir, que casi todas las personas tenemos una idea muy idealizada del amor, como un valor ensalzado, puro, universal, eterno e irracional que supera todas las barreras, de manera casi sobrenatural, la única forma de tener pareja estable y la formación de la familia, cuando hablamos de este tipo de amor hablamos de “amor romántico”, exclusivo de la cultura occidental y de nuestra época actual.
De alguna manera podemos pensar que amar significa movilizar la totalidad del yo como una capacidad esencial para entrar en conexión con otras personas y mejorar la existencia propia y ajena. Al mismo tiempo que el amor, la pasión o el romance se han convertido en elementos centrales de nuestras vidas, en algo fundamental para determinar el valor propio. El amor, en algunos aspectos, se podría decir que nos define como individuos.
Pero el amor, como dijimos al comienzo, no siempre es poético, pleno o romántico. E incluso muchas veces, socialmente esta aceptado de manera inconsciente que el verdadero amor, debe ser tan intenso e irracional que debe causar algún dolor.
Sometidos bajo esa norma muchas personas entrar en lo que se conoce como “amores o vínculos patológicos”.
Una relación sentimental plena debería buscar ser lo más sana y armónica posible. Sin embargo, suele ocurrir que hombres y mujeres se envuelven dentro de vínculos complicados y hasta enfermizos. A las relaciones que causan más sentimientos negativos que positivos se les llama relaciones patológicas por el caos que pueden generar dentro de la pareja y dentro de la psiquis individual de cada una de las partes.
Una de las formas más comunes y enfermizas de constituir una relación de pareja es la codependencia. Esto sucede cuando una de las partes de la pareja escoge, de manera constante e inconsciente, a personas que tienden a preocuparse más del otro que de uno mismo. En otras palabras, la persona codependiente necesita ocuparse de los problemas la persona amada que de los de sí misma. Algunas parejas suelen confundir amar con necesitar. La recurrencia en la elección de un tipo de personas con ciertas carencias o adicciones se debe a una necesidad incontrolable de sentirse querido y necesario. Es decir, que es mayor la necesitad de estar con alguien que querer estar con alguien por amor.
Por otro lado, con la firme convicción, que el amor es el motor que permite soportar y en muchos casos justificar las agresiones, muchas personas se involucran en relaciones peligrosas, esto ocurre cuando los sujetos comienzan a estar acostumbramos a vivir en medio de insultos, mentiras, denigraciones, abuso físico y mental y aunque son conscientes de ello, les resulta inconcebible abandonar a la pareja maltratadora, puesto que eso llena de incertidumbre y de temor por la separación. Aparece el miedo a la soledad, al vacío y a las represalias.
Pese a todo ello, es posible hacer una elección: o bien se abandona al maltratador (hombre o mujer, ya que la violencia no solo es masculina) o se accede a acudir a terapia y pedir ayuda. En cualquiera de los casos, implica aceptar que se está viviendo una situación penosa y por sobre todo que se está dispuesto a cambiar.
En especial, implica aceptar la idea que el amor, como emoción básica humana que movilizada las mayores fuerzas y energías para cumplir los deseos más nobles, no duele. Si duele, física o mentalmente no es amor, es otra cosa y merece ser modificada.