Escribe Ariel Bibbó -

Cuando el dolor, despierta el amor pleno

A cinco minutos del centro de Añatuya, provincia de Santiago del Estero, por ruta 21, vive la familia de Raúl Alberto Carrizo. Con 43 años se encuentra abocado al cuidado de sus hijos, tras la muerte de su esposa Alicia Mercedes Alomo de 37 años.

DSCN2513
Según cuenta Raúl, su compañera de la vida no fue atendida en término cuando iba a dar a luz y falleció en el hospital de Añatuya. De ahí en más, su historia y la de su familia cambiaría radicalmente, ya que, además se le diagnosticaría al recién nacido una “encefalopatía crónica no evolutiva con parálisis cerebral”.
Desde entonces, cuida de sus hijos día y noche y trata que nos les falte nada, aunque se encuentra desempleado. “Dios quiso que las cosas sean así”, manifiesta Raúl, mientras se escucha un llanto desde una de las habitaciones de la casa. Es Yesica de 7 años, quién al llegar del colegio a su casa recuerda a su mamá, aún sin poder asumir la irreparable pérdida.
Si bien la familia está compuesta por Raúl y sus 8 hijos, en la casa viven 18 personas. Alicia de 66 años, no sólo es la mamá de Raúl, sino que también es la “mamá – abuela” del resto.

DSCN2511
“Mi mamá es mi gran colaboradora. Nos dio su casa para que Enzo pudiera estar cómodo. Desde entonces es que vivimos todos juntos”, manifiesta mientras agrega “somos todos muy unidos y por sobre todas las cosas… una gran familia”.
Un bello atardecer cubre la tarde de Añatuya, mientras nos dirigimos al interior de la casa, luego de comenzar la charla en un gran patio de tierra. En la habitación nos espera Enzo. Al sentir la voz de su papá comienza a moverse, mientras un contenedor de oxígeno lo nutre de aire. Rápidamente, Raúl lo toma de la mano y comienza a pedirle una sonrisa. El lugar se cubre de una ternura plena. Padre e hijo unidos por una mirada llena de amor. Raúl dice “aquí está mi vida. Yo vivo para él y para el resto de mis hijos, pero en este momento Enzo me necesita más, por eso mi lugar está al lado de él”.
Raúl se levanta tres veces a la noche para poder cambiarle los pañales. Enzo ocupa una cama de dos plazas, cedida por su abuela, quién entre risas dice haber perdido definitivamente su lugar.
Una vez fuera de la habitación, sus ojos llenos de ternura vuelven ahora sobre “Yesi”, quién arropada en su papá cubre sus lágrimas. Por lo bajo, Raúl manifiesta “duele mucho la ausencia de mi mujer”.
La ausencia de Alicia ha calado fuerte en todo el entorno familiar y por sobre todo en los más pequeños que aún siguen sin entender lo ocurrido. Mientras, un llamado propone la merienda y todos corren hacia el comedor de la casa y la tristeza pretende desaparecer por un momento. Raúl pierde su mirada en el atardecer y las palabras cada vez cuestan más salir.
Mañana este hombre de 43 años se levantará como cada día, tratando de brindarles lo mejor a sus hijos. Los llevará a la escuela y tras cruzar la ruta volverá al cuidado de Enzo, quién a pesar de todos sus problemas, lo esperará con una sonrisa…
Datos:
Enzo tiene dos años y tres meses. Padece Encefalopatía Crónica no Evolutiva, con parálisis cerebral. Se encuentra en una cama asistido por un Contenedor de oxígeno y un aspirador. Diariamente toma como medicamentos: Fenobarbital, Diazepan, Ácido Fólico, Sulfato Ferroso, Salbutamol, Budesonide y Fluctiasoma.
Aún espera por la construcción de una habitación.
Raúl tiene 8 hijos: Fernando (16), Luciana (15), Milagros (13), Daniel (11), Rosa (10), Yésica (7), Leo (4) y Enzo (2).
La ONG Haciendo Camino le donó un generador de electricidad y un aire acondicionado. El generador permite, que a pesar de los cortes de energía eléctrica, Enzo siga recibiendo aire, a través del contenedor de oxígeno.