Escribe: Lic. Juliana Cerone - M.P : 47539

De la transgresión al daño: Abuso de sustancias en adolecentes

Si consideramos la adolescencia como el periodo de transición entre la infancia y la vida adulta estamos considerándola como un periodo de crisis en sí misma. No hay un consenso absoluto sobre los parámetros exactos de edad que esto corresponde, y hoy en día se ha advertido que el estadio de la adolescencia se ha prolongado.

La entrada al mercado laboral lleva más tiempo y se produce en una edad posterior a lo que sucedía hace 20 años atrás, esto lleva a que los jóvenes permanezcan en el domicilio paterno mucho más tiempo y por lo tanto dependan económicamente de ellos. Además, parece que la pubertad estaría comenzando antes, habiendo una conciencia más temprana de su sexualidad, citas, intereses por ropa, música, etc.
Todos sabemos que esta etapa se caracteriza por los comportamientos se ven alterados como manifestación de una búsqueda de la identidad en la que el/la joven se enfrenta a un cuerpo que cambia, roles sociales que cambian, y, en definitiva, un “yo” que cambia. Todo este proceso está determinado por el deseo del joven, la exigencia social, y las renuncias a buena parte de los beneficios de la infancia. En esta búsqueda la conducta va “dando tumbos” tanteando los límites de lo permitido y transgrediéndolos en ocasiones. Es la forma de dicha transgresión y la evolución de la misma, el tipo de conflicto que hay con las figuras de autoridad, entre la rebeldía y la búsqueda de autonomía, lo que caracterizará lo saludable o patológico del comportamiento.
Proveniente del latín, transgredi significa “pasar a través”. Se vincula con la idea de quebrantar, violar un precepto, ley o estatuto. Se define en relación a la norma y las consecuencias de romperla.
El adolescente en esta etapa de su vida: “mide fuerzas”. En esa incesante búsqueda por la identidad propia (intentado diferenciarse de sus padres) que prueba sus propios límites y los limites que la sociedad impone, ósea, la ley.
Y es justamente allí, donde los comerciantes de de sustancias toxicas saben que esta el gran negocio. EL consumo de sustancias ilegales o toxicas suele ser la situación ideal para llevar a cabo la trasgresión del adolescente ya que consumir implica pertenecer a nuevos grupos sociales y no quedar aislado de algunos de sus pares a los cuales admiraran (temporalmente), medir los limites que su cuerpo tolera, medir su valentía para romper las normas y enfrentarse a los mandatos paternos. Todo en un solo acto: Consumir algo “prohibido”.
Sin embargo, esta situación que parece ser un hecho aislado de una etapa de la vida, tiene sus consecuencias a futuro.
Se ha demostrado que el inicio temprano del consumo de alcohol ha sido asociado consistentemente con el desarrollo de problemas relacionados a su ingesta en la edad adulta. En nuestro país, el alcohol es la droga más consumida y abusada por los adolescentes y la edad de inicio es cada vez menor. Según datos epidemiológicos del INDEC y La Secretaría de Programación para la Prevención de la Drogadicción y la Lucha contra el Narcotráico (INDEC-SEDRONAR, 2004), la prevalencia de consumo de alcohol en nuestro país es del 83,5%. En una reciente encuesta realizada a estudiantes de enseñanza media de todo el país, se observa que los adolescentes se inician en el consumo de bebidas alcohólicas hacia los 13 años (Sedronar, 2005). Muchos autores concuerdan en que aquellas personas que iniciaron su ingesta alcohólica antes de los 14 o 15 años se encuentran en mayor riesgo de desarrollar dependencia del alcohol en algún momento de sus vidas. También, el inicio temprano, está asociado a conductas problemáticas que se manifiestan en la adolescencia, como la violencia y accidentes de tránsito.
En el caso del abuso de drogas sintéticas sabemos que algunos adictos llegan a focalizarse en conseguir y disfrutar de la droga excluyendo todos los demás aspectos de sus vidas: descuidan a su familia, sus actividades, su propia salud. Así, las dosis que inicialmente utilizaron para estimularse ya no son eficaces y necesitan usar una dosis más alta. Parecería que necesitaran “Sentir más, para (paradójicamente) sentir menos”. La vulnerabilidad genética contribuye al riesgo de desarrollar una adicción. Los estudios muestran que alrededor del 40% al 60% de la susceptibilidad a la adicción es hereditaria. La persona que es adicta no quiere serlo. Su adicción ya le costó su trabajo/estudios, su pareja, su bienestar, amigos y familia. Sin embargo, no puede resistir la tentación. La adicción se aprende y se almacena como memoria en el cerebro, por lo que la recuperación es un proceso lento. Incluso después de que una persona renuncia, por ejemplo, al consumo de drogas, durante semanas, meses, e incluso, años, la exposición al sitio de la droga, caminar por una calle donde la compraron o tropezar con personas que siguen consumiendo les trae un tremendo impulso a querer consumir de nuevo.
Por ello, es fundamental la prevención en edades tempranas y estimular las situaciones que favorecen la protección de los jóvenes para no caer en las drogas. Algunos aspectos de la vida familiar juegan un rol importante como factor protector de las conductas de riesgo en adolescentes. En un trabajo realizado en 2003, concluye que mayores niveles de cohesión y adaptabilidad serían factores protectores más fuertes del consumo de alcohol en hijos de alcohólicos. Además, según otro estudio en 2005, la comunicación con los padres puede funcionar como un factor asociado a un menor consumo de alcohol.
Se ha identificado la existencia de situaciones potencialmente influyentes que podrían modificar las acciones de esos factores de riesgo, evitando la aparición de esta problemática, a los que se les ha llamado factores de protección:
– relación emocional estable al menos con un padre u otro adulto significativo para el adolescente.
– redes sociales existentes tanto dentro como fuera de la familia, que brinden soporte y contención
– clima educativo abierto, positivo, orientador, con normas y valores claros.
– modelos sociales que valoren el enfrentamiento positivo de los problemas.
– equilibrio entre responsabilidades sociales y expectativas de lograr una meta (rendimiento escolar)
– competencias cognitivas (destrezas de comunicación, empatía)
– características temperamentales que favorezcan el enfrentamiento efectivo (flexibilidad, capacidad de reflexionar y controlar impulsos, habilidades para comunicarse)
– confianza en sí mismo y auto concepto positivo
El problema del abuso de sustancias posee un origen multicausal, por lo que las acciones preventivas deben conjugar múltiples variables. Los factores implicados sugieren la conveniencia de intervenir a nivel familiar, escolar y social. Un reto de la prevención escolar del abuso de drogas escolar es su integración transversal en educación primaria y secundaria.
El futuro de nuestros jóvenes, es el futuro de todos nosotros. Por lo tanto, el individualismo de pensar que se trata de “un problema del otro” solo genera ceguera social. Esta actitud justamente deja abierto un espacio para que esta situación dramática se profundice aun más y por lo tanto sea más complejo de modificar. De algún modo No querer Ver algo es lo mismo que aceptarlo implícitamente.
Los grandes cambios empiezan desde dentro de cada uno, hacia afuera. El mundo no cambia con nuestras opiniones sino con nuestro ejemplo. Quizás sería interesante preguntarnos cada uno de nosotros, que podemos aportar para mejorarnos el futuro como sociedad llevando acciones positivas en el presente que necesariamente nos aportaran un futuro más sano y por lo tanto más feliz.