Tras la muerte de Elsa Morrone

Denuncian antecedentes penales de anestesista del Hospital

Denuncian públicamente que cuenta con antecedentes penales por una causa que fue caratulada “MOYANO GUILLERMO EDGARDO TENTATIVA DE HOMICIDIO Y COACCIONES AGRAVADAS EN CONCURSO REAL”,

CARTA DE LECTORES

¿QUE PASO EN EL QUIRÓFANO DEL HOSPITAL DE BALCARCE?

Balcarce es una comunidad de cuarenta mil habitantes que lleva una vida apacible. En el centro de la ciudad hay un hospital municipal. Allí fue a solicitar atención médica una vecina del lugar, la señora Mercedes Elsa LOSADA de MORRONE Ochenta y tres años atrás esas mismas sierras balcarceñas la habían visto nacer. Profesora de Italiano, activa participé de la vida cultural, a los setenta años cumplió su sueño de ser actriz. Pero no solamente se dedicaba al arte dramático; ella sostenía que el Hospital Municipal Fossati era un lugar muy importante para la comunidad y por eso colaboraba voluntariamente, visitando enfermos, reconfortándolos con la palabra de Dios o con el afecto de una mano amiga y solidaria; por eso además aportaba dinero a la Cooperadora de su sueldo de jubilada

La tarde del martes 10 de marzo último, Mercedes Elsa LOSADA de MORRONE durante una clase de expresión corporal en el espacio de su grupo de teatro, resbalo, se calló y se fracturo el fémur izquierdo. Fue traslada inmediatamente al mencionado centro asistencial, único efector de la ciudad.

Veintinueve días después salió por la misma puerta que había ingresado pero muerta.

Un manto de oscuridad ensombrece el caso. La pregunta sobre lo sucedido dentro del quirógrafo repercute porfiadamente sobre una red de silencios perfectamente orquestada desde la dirección del hospital y el palacio municipal. Las pocas veces que hablaron, pero no responden concretamente a ninguno de los interrogantes concretos.

Mercedes Elsa Losada de Morrone pasó el lunes 16 de marzo, de la sala de internación al quirófano del Hospital Municipal de Balcarce lúcida y hablando animadamente con su familia, a las ocho y veinte de la mañana, con el fin de realizarse una intervención quirúrgica programada por el médico Sixto Gastón VILICICH, (traumatólogo, MP 93.550).

La familia estaba tranquila y se disponían a tomar una sucesión prologada de cafés que permitieran administrar la espera en el bar de la Guardia del hospital. Era una operación de rutina, confiaban en el cirujano Sixto Vilicich, un médico hasta que ejerce hace unos años en Balcarce

Dentro del quirófano se encontraba también el anestesista médico Guillermo Edgardo MOYANO a quien la paciente y la familia no conocían y por lo tanto menos aun que este tenía antecedentes. Moyano sin realizar la consulta de evaluación pre-anestésica, y por ende sin consentimiento informado, la sometió a un procedimiento anestésico del que nunca fue informada ni ella, ni sus hijas y en consecuencia nunca autorizaron. A raíz de los procedimientos que decidieron realizarle sin consentimiento sufrió una grave complicación en el quirófano aproximadamente a las 08,40hs, como consecuencia de esto no solo no pudo ser operada de su fractura, sino que la atención de los médicos Moyano y Vilicich en el quirófano presupone el origen del gravísimo daño neurológico irreversible desde ese momento y que luego fue diagnosticado como “encefalopatía pos-anoxia prolongada”, daño cerebral por falta de oxigenación durante un tiempo prolongado en su estancia en el quirófano. Esto le ocasionó una situación clínica gravísima en la que permaneció 29 días siempre en estado de coma en asistencia respiratoria mecánica, hasta su fallecimiento en la unidad de terapia intensiva el día 13 de abril del corriente.

Los procedimientos realizados en el quirófano le habrían ocasionado una insuficiente y/o falta de oxigenación cerebral durante un período prolongado, con la consecuente injuria/daño cerebral irreversible. En las dos horas siguientes a esta terrible situación tampoco parecería que habrían solicitado los médicos Moyano y Vilicich la presencia en el quirófano de atención especializada, para lo que debería haberse convocado al equipo de expertos de la Unidad de Terapia Intensiva del hospital. Recién a las 10,20 hs. fue asistida por el equipo profesional médico y de enfermería de la Unidad de Terapia Intensiva (UTI).

Ya en la UTI la atención de todo el equipo profesional de médicos y de enfermería fue, según sus hijas, altamente satisfactoria y resaltaron su calidad científica y humana. No obstante esto, por lo sucedido durante su permanencia en el quirófano, la Sra. Losada de Morrone, falleció.

La información que se les dio a los familiares en el sector del quirófano sobre lo sucedido por parte de los médicos Moyano y Vilicich, fue información parcial teniendo en cuenta el cuadro clínico posterior que padeció la Sra. Losada de Morrone. A partir de la mañana del 16 de marzo nunca más se comunicaron con la familia los mencionados médicos a pesar de encontrase en el hospital El director del hospital médico Alejandro Cano frente a la solicitud de los familiares los recibió en dos oportunidades en donde le manifestaron querer saber la verdad de lo ocurrido. En la segunda entrevista solicitaron información sobre las acciones administrativas que la dirección del hospital debería haber tramitado para esclarecer las responsabilidades en el proceso de atención, no habiéndose en ese momento iniciado actuación alguna. Tampoco inició ninguna acción el Departamento de Derechos del Paciente y Calidad de Atención del Hospital, a pesar del reclamo que la familia le hace a la Jefa de ese Departamento Dra. MARIELA MARINCOVICH, a través del Dr. ALEJANDRO CANO.

La familia realizó denuncias públicas en principio cuando no logró que la dirección del hospital oyera sus reclamos, y actuara en consecuencia, ante su legítimo temor por potenciales riesgos al que estarían expuestos, como su madre, otros vecinos de Balcarce. El director médico Alejandro Cano no había iniciado ninguna acción administrativa ni evaluación hasta el fallecimiento de la Sra. Losada de Morrone, día en que fue citado por la Comisión de Salud del Honorable Concejo Deliberante de Balcarce, a partir de las notas presentadas semanas antes por sus dos hijas a los Concejales de todos los Bloques políticos. La Jefa del Departamento de Derechos del Paciente y Calidad de Atención, Dra. Mariela MARINCOVICH no asistió ni presentó ningún informe a la Comisión de Salud hasta la fecha.

Su familia también realizo la denunciamos esta grave situación ante las autoridades nacionales del Instituto Nacional de Seguridad Social de Jubilados y Pensionados, INSSJP, quienes enviaron a la localidad de Balcarce a los Jefes del Departamento de Asuntos Jurídicos y del Departamento de Prestaciones Médicas, para realizar una auditoria en el hospital y obtuvieron el 30 de marzo amplia documentación relacionada al caso Losada de Morrone, con el fin de iniciar las acciones correspondientes

LA DENUNCIA PENAL EFECTUADA POR LA FAMILIA MORRONE

Producido el fallecimiento de la Sra. Morrone de Losada, sus hijas decidieron iniciar la acción penal por presunción de mala praxis, la cual fue radicada en la DDI de Balcarce, con la intervención de la fiscalía de Delitos Culposos de Mar del Plata a cargo de la Dra. Teresa Martínez Ruiz y el Juzgado de Garantías Nº 6 a cargo de la Dra. Lucrecia Bustos del mismo departamento judicial.

Actualmente la familia Morrone, con el patrocinio letrado de la Dra. Silvina Negrete, solicitó al Juzgado de mención se le reconozca la calidad de particular damnificado a los efectos de impulsar las medidas probatorias que crean pertinentes para el avance de la investigación, sin perjuicio de las medidas ya solicitadas por la Sra. Agente Fiscal, quien autorizó en las primeras horas de la denuncia la autopsia sobre el cuerpo de la Sra. Losada Morrone a los fines de evitar la pérdida de material probatorio de importancia para la investigación penal, al mismo tiempo solicito al Hospital Municipal de Balcarce la historia clínica integra.

Asimismo autoridades del PAMI que continúa en proceso de auditoria del material que recabo en el hospital, anunció que se harán presentaciones para acompañar la denuncia efectuada por la familia atento el interés directo que representa para el organismo estatal una causa penal que investiga el fallecimiento de una afiliada a la obra social de mención y haber iniciado una auditoria al Hospital Municipal de Balcarce los días siguientes a los acontecimiento en el quirófano que provocaron posteriormente el deceso de la Sra. Mercedes Losada de Morrone.

LOS ANTECEDENTES PENALES DEL MEDICO ANESTESISTA

El médico anestesista sospechado de haber realizado mala praxis en relación a la atención de la Sra. Mercedes LOSADA DE MORRONE en el quirófano del HOSPITAL MUNICIPAL FOSSATI DE BALCARCE el día 16 de marzo del corriente, posee antecedentes penales relacionados a su actividad médica mientras ocupaba el cargo de Director del Hospital Municipal “Dr. Alfredo Saintout”, de la localidad de Benito Juárez, Prov. de Buenos Aires, por los que estuvo detenido casi dos años en las Comisarías de Chillar y Tapalqué durante los años 1998 y 2000, imputado por tentativa de homicidio de un recién nacido y coacciones agravadas al personal del hospital, siendo finalmente condenado por la Cámara de Apelaciones en lo Criminal y Correccional de Azul en el mes de diciembre de 2002 con un pena de prisión de dos años en suspenso.

En enero de 1998 el Juez en lo Criminal y Correccional Nº 1 de Tandil, doctor José Luís Piñeyro, recibió la denuncia.

El magistrado se excusó de entender por razones de competencia, derivando lo actuado al titular del Juzgado en lo Criminal y Correccional Nº 4 de la ciudad de Azul. La causa tramitó entonces en el Juzgado de Transición Nº 4 de Azul a cargo del Juez Eduardo Jorge Uhalde, las actuaciones fueron instruidas por la Subdelegación de la Dirección Departamental de Investigaciones (DDI) con asiento en Benito Juárez. La causa fue caratulada “MOYANO GUILLERMO EDGARDO TENTATIVA DE HOMICIDIO Y COACCIONES AGRAVADAS EN CONCURSO REAL”, se le dictó prisión preventiva y en julio de 1998 se lo detuvo, dejándolo alojado en las comisarías antes mencionadas.

La denuncia se investigaba los hechos ocurridos el 24 de noviembre de 1997 en el Hospital Municipal de Benito Juárez, donde fue intervenida quirúrgicamente Miriam Inés Gómez, supuesta prima de Guillermo Moyano no residente en la localidad e internada por este en el Hospital, a quien se le practicó una cesárea naciendo con vida un bebé de sexo masculino que ya Moyano sabía que nacería con una malformación, pero que se encontraba en buenas condiciones según los testimonios de los médicos y enfermeras que participaron de la intervención. Según consta en la causa penal la enfermera Mónica Iturrería declaró que en el quirófano el cirujano le entregó al recién nacido, lo envolvió retirando al niño de la sala de operaciones para ser llevado a la nursery y ofrecerle los cuidados habituales, siendo interceptada por el Dr. Guillermo Moyano, director del Hospital, quien le ordenó le entregara al niño debiendo hacerlo en el acto. Entonces Moyano lo llevó hasta el sector de esterilización de materiales y según la declaración del propio Moyano en la indagatoria afirmó: ”inmediatamente después del parto dí por muerto al bebe considerando innecesario realizar una consulta con algún otro médico presente ya que no quedaban dudas sobre el fallecimiento“ (SIC). Luego fue colocado en un “lebrillo”, (tacho de basura hospitalario), dejándolo en el piso de una sala contigua al quirófano desamparado según se menciona en la causa con el evidente propósito de que se produjera su fallecimiento por falta de asistencia médica, de calor y alimento. Lo cierto es que a pesar de lo afirmado por Moyano el niño estaba vivo, siendo hallado posteriormente en semejante situación por las enfermeras María Cristina Pérez, María Corredor y Mónica Iturrería quienes sacaron al bebe de esas condiciones y lo llevaron a la nursery colocándolo en una cuna térmica. Entonces se apersono el Dr. Guillermo Moyano y les ordenó que la cuna térmica debía ser apagada, amenazándolas que quien hablara de lo sucedido o se refiriera al tema seria echada del hospital. Así se retiró del lugar sin dar asistencia al bebe, ni llamar a otro médico para que lo hiciera. Al día siguiente alrededor de las 6 hs. de la mañana, en el cambio de turno, la enfermera Norma Edith Domínguez observó que la cuna térmica se encontraba apagada y el niño sufriendo hipotermia y cianosis -coloración azulada en su piel y mucosas por causa del déficit de oxigenación relacionado con por frío y ausencia de alimentación- por falta de cuidados médicos. Ella conectó el sistema de irradiación de calor y unos instantes después ingreso a la nursery el sindicado Dr. Moyano quien la increpó diciendo que no había autorizado ese cuidado para el niño, a lo que ella le respondió que no lo desconectaría hasta que un médico pediatra lo viera, pues hasta ese momento solamente había sido el Dr. Moyano quien superviso al bebé. Recién a media mañana la criatura recibió asistencia médica del pediatra del hospital Dr. Luís Fernández, que no había sido llamado para asistir al parto ni después del nacimiento. El Dr. Fernández comprobó que el niño se hallaba con vida y en buen estado a pesar de las circunstancias relatadas. Finalmente el día 26 del mismo mes y año la criatura de nombre y apellido Gabriel Jesús Marelli fue trasladado por orden del pediatra al Sanatorio Tandil, de la ciudad del mismo nombre, donde falleció al día siguiente a raíz de un paro cardiaco e insuficiencia respiratoria.

El entonces intendente de Benito Juárez, Ing. Rafael Magnanini, a raíz de los hechos destituyó al Dr. Guillermo Edgardo Moyano del cargo de Director del Hospital Municipal “Dr. Alfredo Saintout” de Benito Juárez.

Lo cierto es que tanto el fiscal de primera Instancia Dr. Miguel Ángel Traiana, como el Fiscal de Cámaras Dr. Eduardo Raúl Sorradell y el Subprocurador de la Suprema Corte de Justicia de la Provincia de Buenos Aires Dr. Juan Ángel de Olivera, insistieron en todas las instancias en que el Dr. Guillermo Edgardo Moyano debía ser condenado no solo por coacción agravada al personal de enfermería, médico e instrumentación, sino también por el delito de tentativa de homicidio por encontrarse probado según el criterio del Ministerio Publico Fiscal su responsabilidad en la muerte del niño Gabriel Marelli, aunque finalmente la condena de la Cámara de Apelaciones en lo Criminal quedara firme en el año 2004 solo por el delito de coacciones agravadas .

LAS INSUFICIENTES EXPLICACIONES DE LOS FUNCIONARIOS PÚBLICOS DE BALCARCE

Posteriormente al fallecimiento de la Sra. Mercedes Losada de Morrone varios funcionarios públicos municipales y fundamentalmente el Director del Hospital Municipal Alejandro Cano se refirieron en los medios de comunicación a lo ocurrido sin dar ninguna explicación concreta y certera respecto a que aconteció en el quirófano del hospital con la Sra. Mercedes Losada de Morrone.

Limitándose el director del hospital a realizar comentarios ambiguos e interpretaciones personales sobre los reclamos efectuados por la familia. El doctor Alejandro Cano, nunca brindó explicaciones concretas sobre lo ocurrido sino que acusa a la familia de impulsar lo que el denomina un “show mediático” por haber dado a conocer a la opinión pública la situación.

No contestó el director del hospital cual fue el accionar de su dirección en la investigación institucional de lo ocurrido, tampoco respondió sobre las acciones debió realizar la Dra. Mariela Marincovich, Jefa del Departamento de Derechos del Paciente y Calidad de Atención del Hospital, ni hablo del informe que ya debía haber presentado junto a la dirección del nosocomio, ni que medidas fueron adoptadas en relación a los médicos intervinientes. Tampoco dijo nada sobre si estaba en conocimiento los antecedentes penales relacionados a la práctica médica del anestesista Dr. Guillermo Edgardo Moyano. Cano nunca difundió en que instancia se encuentra el sumario administrativo que debía iniciarle el Hospital al anestesista, entre otras muchas cuestiones sin respuestas.

La única certeza es la muerte de la Sra. Mercedes Elsa Losada de Morrone. Una muerte por un hecho aún inexplicable en el quirófano dentro del Hospital Municipal parece que no es un tema a tener en cuenta en la agenda de salud de las autoridades municipales de Balcarce.

Lic. Beatriz Morrone

DNI 11685666

Haciendo Camino