Escribe: Lic. Juliana Cerone – M.P: 47539

Depresión: “Desde el pozo” la epidemia del siglo XXI

“Parte o porción de la superficie de una cosa, especialmente de un terreno, inferior o más hundida que las partes que la rodea”. Esta era hasta hace algunos años, la definición más común con la que se asociaba la palabra Depresión.
Hoy, es común escucharla en los medios, en el barrio, en la familia y hasta en primera persona, hoy la depresión no es solo el hundimiento de un suelo, es comúnmente vista como un pozo, pero uno del que cuesta mucho salir.
La depresión como enfermedad puede ser definida como un trastorno mental frecuente que genera un cambio en el estado personal, en el que el individuo afectado es invadido por sentimientos prevalentemente negativos , como tristeza, dolor, pesimismo, miedo o amenaza, sentimientos de culpa o falta de autoestima, trastornos del sueño o del apetito, sensación de cansancio y falta de concentración
Según los últimos estudios de investigación aproximadamente en 20 años, la depresión será la enfermedad más frecuente, superando incluso al cáncer y a las enfermedades cardiovasculares. Según la OMS (Organización Mundial de la Salud), esta enfermedad mental será el mayor problema de salud para las sociedades. Es el trastorno mental que más afecta a la población y es, además, una de las principales causas de discapacidad en el mundo. Aunque es una enfermedad tratable, seis de cada diez personas que la padecen en América Latina y el Caribe, no buscan o no reciben el tratamiento que necesitan. Y la OMS indica que el principal motivo de la prevalencia de esta enfermedad y su incremento en las sociedades se debe a un desequilibrio entre aspiraciones y realidad, entre expectativas y oportunidades reales. Ello provoca el sentimiento de decepción y fracaso por la búsqueda incesante de ideales inalcanzables.
Es importante destacar, que además de condicionar a la persona enferma, la depresión también afecta a su entorno familiar y comunitario. En el peor de los casos puede llevar al suicidio. Casi un millón de personas se quitan la vida cada año en el mundo. En las Américas son alrededor de 63.000.
Otro dato importante es que la depresión es más común en las mujeres que en los hombres. Entre dos y cuatro de cada diez madres de países en desarrollo sufren de depresión durante el embarazo o postparto.
Esta enfermedad tiene buen pronóstico si se trata a tiempo y de manera apropiada. Hay depresiones ligeras, moderadas y severas, y su causa es el resultado de interacciones complejas entre factores sociales, psicológicos y biológicos. Sin embargo, “hay que borrar la idea de que toda depresión va a necesitar tratamiento medicamentoso”.
El DSM-IV establece que la depresión puede reconocerse por una serie de síntomas. No todas las personas que padecen depresión experimentan todos los síntomas, algunos solo padecen unos pocos. La gravedad y duración de estos varía mucho de una persona a otra. Algunos de estos síntomas son: estado de ánimo triste y vacío o enojo fácil y malhumor, casi todo el tiempo; pérdida de interés o placer en actividades que antes se disfrutaban como estar con familiares, amigos o parejas (dificultad para sentir cariño por los seres queridos); pérdida o aumento importantes de apetito y peso; insomnio; incapacidad de quedarse quieto o lentitud observada por los demás; disminución de energía, fatiga; sentimientos de culpa o inutilidad; dificultad para concentrarse; pensamientos de muerte o ideas suicidas.
Esta forma de clasificar a la depresión implica considerar que no toda tristeza o variación del ánimo es anormal, sino que experimentar tristeza, ganas de llorar, desgano o perder momentáneamente el interés en las actividades que siempre hemos disfrutado constituyen modalidades propias de lo cotidiano. Sin embargo, estas mismas sensaciones pueden ser también parte de una enfermedad llamada depresión. Cuando ello sucede, ya no se trata de la tristeza o del “bajón” que es parte de la vida, sino de un conjunto de síntomas que conforman una verdadera enfermedad que interfiere con la vida cotidiana, causando dolor no solo a quien la padece sino también a su familia, amigos y sus vínculos sociales.
Como sucede con otras enfermedades, existen varios tipos de depresión:
– La depresión mayor (o trastorno depresivo mayor) consiste en la aparición de un conjunto de síntomas que cambian la actitud de la persona hacia su entorno, interrumpiendo o alterando sus actividades laborales y sociales.
– la distimia es una forma crónica de la depresión en la cual las personas son muy pesimistas y negativas, pero continúan con sus actividades sociales y laborales como si se hubieran acostumbrado a su padecimiento. Sin tratamiento, estas personas tienden a empeorar con el tiempo y son más propensas a padecer depresión mayor que el resto de la gente.
– otras ocasiones, la depresión forma parte de otra enfermedad del estado de ánimo llamada trastorno bipolar, también conocida como enfermedad maníaco-depresiva
En la actualidad se encuentran disponibles diferentes formas de tratamiento para la depresión: con medicamentos, con psicoterapia o ambos. Los principales medicamentos para el tratamiento de la depresión se conocen como antidepresivos, de los que existen varios tipos. Las formas de psicoterapia que han demostrado ser útiles en el tratamiento de la depresión son la terapia cognitivo-conductual y la terapia interpersonal. La elección de la forma de tratamiento depende sobre todo del tipo de depresión, de la gravedad, de los diferentes síntomas y del deseo del paciente.
Además, todos los especialistas afirman que la familia debe tener un rol participativo y no contemplativo: El rol de la familia es fundamental. Debe acompañar, tener paciencia y no aumentar las exigencias. No sirve de nada demandar, exigir. El soporte vincular es fundamental, tener un colchón afectivo en el que apoyarse.
Nos encontramos ante un campo con desarrollos incipientes en lo que hace a las cuestiones más específicas de la depresión donde el enfoque no solo este puesto en encontrar un tratamiento eficaz sino también identificar las causas de la recurrencia y la cronicidad con el objetivo de llevar a cabo tratamientos más eficientes a lo largo del tiempo.
El hecho de sentirse dentro de un “pozo” óscuro es una analogía útil para pensar en el abandono, soledad y letargo que las personas que viven con esta enfermedad siente. Pero es bueno recordar que como todo agujero tiene un lugar de entrada y ese mismo lugar puede servirnos como guía de luz para encontrar la salida. Buscar ayuda, que nos guie y nos acompañe a recorrer el camino que nos trajo hasta aquí, puede ser de gran utilidad para ir desatando nudos personales, historias familiares, duelos detenidos o creencias pesimistas de la vida que nos pueden estar atrapando dentro del agujero. Ver la llama de la esperanza nos ayudara a encontrar todo lo que nos está esperando del otro lado. Solo hay q pararse una y otra vez, hasta que el miedo te tenga miedo y puedas avanzar.