190 millones le cuesta a la Argentina la enfermedad

Obesidad: una enfermedad que avanza

Haciendo Camino

Así lo aseguraron a la prensa Juan Gagliardino, médico y director del Centro de Endocrinología Experimental y Aplicada (Cenexa) e investigador del Conicet, y la científica estadounidense Jodi Stookey, del Children`s Hospital & Research Center Oakland, quienes participaron del Congreso Argentino de Nutrición en Mar del Plata.

OBESIDAD

El especialista argentino confirmó que el sobrepeso y la obesidad “le costaron al país 190 millones de pesos debido a muertes prematuras”, dato que surge “de un estudio realizado en el año 2007 por un equipo de profesionales que midieron el impacto económico de la enfermedad”.

Además, el médico destacó que “se incrementan los costos médicos de las personas que conviven con la obesidad, quienes tienen gastos mayores, sobre todo en medicación y prácticas profesionales”.

El investigador destacó además que la mortalidad por causas relacionadas con el sobrepeso “alcanzó, en el año 2010, a 14.776 personas, en tanto que por obesidad fueron 4.378 las defunciones”, según un relevamiento del Cenexa que cruzó distintas investigaciones y fuentes.

La revisión “incluyó enfermedades coronarias, de vesícula, diabetes, cáncer de colon y recto, de mama y endometrio; y accidentes cerebro vasculares, dolencias atribuibles al sobrepeso y la obesidad”, añadió.

En tanto, la investigadora de Estados Unidos explicó que, a partir de “una extensa revisión bibliográfica, concluimos que hay una conexión entre beber agua y bajar de peso”.

Stookey explicó que al beber agua “se evitan las calorías extra que agregan las bebidas azucaradas, ya que el agua puede, simultánea y automáticamente, disminuir la ingesta total de energía y facilitar que se quemen grasas”.

Esto significa que “si uno come grasas y las acompaña con jugos o gaseosas, el organismo quema primero los carbohidratos de la bebida, mientras la grasa ingerida se acumula y debe esperar para ser quemada, lo que no ocurre si se consume agua”, agregó la médica.

La profesional habló de una serie de experimentos. En uno de ellos revisó qué pasaba con personas que hacían actividad física e ingerían bebidas edulcoradas y qué efectos generaba en esas personas el consumo de agua.

Quienes tomaron agua “quemaron un 25% más de grasa corporal durante la actividad física que quienes bebieron productos azucarados”, señaló la especialista.

Una experiencia similar se realizó con adolescentes a quienes se les dio durante varios días el mismo desayuno, donde unos consumieron agua y otros jugos, verificando que los del primer grupo “quemaron muchas más calorías, estando sentados, que los del segundo grupo”.

Al ser consultada sobre la cantidad de agua necesaria que debe ingerir una persona, la profesional señaló que “mínimo, 1 litro diario, porque lo que se toma de más se elimina por la orina, así que no es nociva si se ingiere en abundancia”.

Gagliardino, en tanto, recordó que las dietas ricas en grasas, comer rápidamente, las ingestas desordenadas, el sedentarismo y el aumento del consumo de bebidas edulcoradas “son las causas del incremento de la obesidad, considera pandemia mundial”.

Destacó que “entre un 5 y un 10% de pérdida de peso en personas con exceso, les cambia la vida, lo que se logra con planes de alimentación adecuados, pensados a mediano y largo plazo, actividad física, ingesta de agua, ya que el impacto de esta mejoría no sólo es para la persona, es también para la sociedad”, reflexionó el médico.