Paritarias

Docentes anunciaron un paro de 96 horas y el Gobierno dictó la conciliación obligatoria

Centro
El gobierno bonaerense dictó hoy la conciliación obligatoria en el marco del conflicto que mantiene con los gremios docentes que hoy convocaron a un paro por 48 horas a realizarse el miércoles y jueves en reclamo de mejoras  salariales, además de otras dos jornadas previstas para mayo.
La medida la adoptó hoy el ministerio de Trabajo provincial “en el conflicto que mantienen los gremios docentes con la Dirección General de Escuelas en virtud del nuevo llamado a huelga  del sector”, según se informó a través de un comunicado.
Además agregó que “teniendo en cuenta que la paritaria salarial esta cerrada, la medida se dicta con el objetivo de dar  cumplimiento al derecho de los alumnos de tener clases e instando a las partes al cese inmediato de las medidas de acción directa o  indirecta que puedan impedir la prestación del servicio educativo y  quedar fuera de la ley”.
El ministerio de Trabajo provincial consideró además que “con  el convencimiento que el camino debe ser el diálogo, el gobierno  provincial seguirá propiciando que éste se dé con los alumnos en  las aulas y en el convencimiento de que los gremios acatarán” la  conciliación obligatoria.
La medida, que implica para los gremios suspender cualquier tipo de medida de fuerza, se dictó hoy tras el anuncio del Frente  Gremial Docente de un nuevo paro por 48 horas para esta semana y  otras 48 horas para el 7 y 8 de mayo próximo, es decir, 96 horas en total.
Los gremios anunciaron hoy el cronograma de paros luego de  haber suspendido las medidas de fuerza que tenían pautadas debido al trágico temporal que azotó a La Plata el pasado 2 de  abril y a la espera de una nueva convocatoria del gobierno, según  explicó el titular del Sindicato Unico de Trabajadores de la  Educación (SUTEBA), Roberto Baradel.
“Llegamos a esto porque no hubo convocatoria para seguir con  la negociación salarial. Hemos planteado que el conflicto no estaba  resuelto, queremos seguir discutiendo la cuestión salarial ya que  la propuesta oficial (del 22,6%) la rechazamos, porque entendemos  que aun no están solucionadas varias cuestiones como el transporte,  comedores e infraestructura”, graficó.
Remarcó que “el diálogo fue dado en el marco de las  inundaciones y cómo sobrellevar esta situación en la que todos  supimos poner nuestro granito de arena. Pero en la otra reunión  formal que se dio con las autoridades por la irregularidad en el  cobro de miles de docentes, volvimos a pedir que se reabra la  negociación salarial, y no lo han hecho”.
En ese sentido aclaró que “se le han liquidado el salario de  1.200 entre auxiliares y docentes, pero estamos preocupados porque  aún quedan casos y no sabemos qué va a pasar con la liquidación del  mes que viene”.
“Seguimos planteando la necesidad de que se sume un 30% pero  esto es una negociación y por eso pedimos que se abra esa  instancia”, apuntó.
En tanto, la titular de la Federación de Educadores  Bonaerenses (FEB), Mirta Petrocini, dijo: “Los maestros nos  preguntamos, ya que siempre nos cuestionan por nuestras  metodologías de lucha, ¿quién está incumpliendo con su palabra?  ¿Quién tiene la responsabilidad de canalizar este conflicto y darle  un cierre definitivo?”.
“Nosotros cumplimos nuestra parte: los docentes y los chicos  en las escuelas”, se respondió y sostuvo que “el paro es la última  alternativa, muestra de ello es que venimos sosteniendo con  diferentes modos de expresión nuestras acciones: movilizaciones,  marchas en los distritos, panfleteadas y caravanas”.
“Por si algunas autoridades miran para un costado, estaría  bueno que sepan que el 22,6% que rechazamos, lo descartamos por  insuficiente”, dijo y remarcó que no están dispuestos a conformarse  “con una propuesta claramente rechazable en todo sentido.”
Los docentes realizaron en lo que va del año 8 jornadas de  paro en reclamo de un aumento salarial que incluyó el no inicio del  ciclo lectivo el primer día de clases debido a que no habían sido  convocados a la paritaria salarial.
Sin embargo, tras varias reuniones los gremios rechazaron el  aumento del 22,6 por ciento en tres tramos ofrecido por el  gobierno, por lo que el gobernador Daniel Scioli resolvió cerrar la  paritaria por decreto.