Escribe: Lic. Juliana Cerone - M.P 47539

Duelos: enfrentar el dolor después de la pérdida

Nadie cree que puede sentir tanto dolor, hasta que se enfrenta a un duelo. En un instante, la percepción de nuestra realidad cambia, porque la pérdida aparece en nuestra vida arrasando con todo a su paso.

La experiencia del dolor, nos conecta con nuestras propias fragilidades, con lo más profundo del ser. Como explica Pilar Sordo, en su libro “Bienvenido Dolor”, “es como una encomienda que llega a nuestras vidas sin que la hayamos solicitado, es como una caja de feo aspecto que cuando la recibimos nos preguntamos ¿Por qué a mí? y rápidamente buscamos la forma de devolverla, pero cuando nos damos cuenta que no podemos hacerlo comenzamos a vivir una serie de procesos que tendrán como objetivo hacer que esa caja desaparezca”.
Pero al dolor, no se lo puede arrancar y eliminar como una maleza. Existen muchos tipos de conductas de huida del dolor como pueden ser: estar hiperconectados a la telefonía o a pantallas, algunos viajes lejanos, las adicciones, etc. Pero tarde o temprano, habrá que hacer frente e intentar no pelear más contra el dolor sino tener el coraje de mirarlo a los ojos y transformarlo. El camino será difícil, pero aunque parezca increíble, es mucho menos desgastante psicológicamente que el esfuerzo por quitarlo, taparlo o negarlo ya que para ello nuestra mente debe utilizar una gran variedad de recursos y nuestro cuerpo administrara mucha energía para no escuchar ese llamado desde lo interior, por supuesto, dando como resultado tener que pagarlo a un alto costo.
El proceso de reconciliación es arduo y tan individual que es imposible de ser juzgado por otros. El perdón, será una buena herramienta en muchos de los casos, la aceptación la mejor de las llegadas.
Por tanto los duelos, es exactamente eso, el proceso de adaptación de las personas ante las perdidas.
Para la psicología, los duelos presentan un desafío y existen muchas categorías que nos ayudan a ordenarlos, es por ello que se habla que existen diferentes tipos de duelos:

Anticipatorio: En caso de muertes anunciadas. Como por ejemplo, enfermedades o separaciones en las que ya se tomó la decisión pero aun no se ha comunicado.
Retardado: En aquellas personas que “se controlan”, o “no tienen tiempo de ocuparse de sí mismas” o escapan al dolor y a la realidad de la muerte del ser querido mediante una hiperactividad. Puede durar meses o años.
Crónico: El doliente queda atrapado en el duelo durante años, absorbido por los recuerdos, incapaz de reincorporarse a la vida normal.
Patológico: Caracterizado por un agotamiento nervioso, síntomas hipocondríacos, identificación con el fallecido o dependencia de los fármacos o el alcohol. Hablamos de Depresión Clínica. Puede aparecer el aislamiento y requiere de ayuda profesional.
Otra forma que nos permite comprender y analizar mejor los duelos, implica dividirlos en cinco etapas o fases a las cuales los sujetos nos debemos enfrentar. Los psicólogos las han descripto de varias maneras. pero en líneas generales estas son las más comunes: shock/negación, rabia/ira, negociación con la realidad, tristeza/depresión y finalmente aceptación. Cabe aclarar que no aparecen de modo lineal en todos los casos, ya que debe contemplarse la historia individual de cada uno.
En líneas generales, la experiencia del duelo ante una pérdida es vivido como un suceso primero inesperado pero que impacta de tal manera que todos a nuestro alrededor lo notan, los conocidos lo ven en nuestra cara, en nuestras acciones y reacciones, incluso muchos de ellos intentan brindar alguna “cura momentánea” para aliviarlo con compasión y hasta sentido del humor. Con el paso del tiempo, las personas comenzamos a aprender a vivir con el dolor y retomamos paulatinamente algunas actividades, aunque sepamos que ese dolor sigue ahí. Al no ser tan notorio, las demás personas no lo ven tan nítidamente y dejan de brindar esos puntos de apoyo iniciales, el mundo sigue girando igual y el doliente se pregunta como nadie percibe que las cosas han cambiado tanto para él. El proceso personal continua, incluso de a poco el mismo doliente que ha experimento la perdida en su vida, comienza a no sentirse mal y a olvidar detalles, excepto que alguna fecha, algún aroma, alguna canción lo traiga nuevamente a la conciencia. Es finalmente en la etapa de aceptación, en la que nos reconciliamos con el duelo. Donde permitimos que la perdida, no aparezca como un lugar terriblemente vacío e inhabitable, sino que permitimos llenarla con el recuerdo en lo cotidiano, regalándonos de esta manera algo de paz interior.
En esos momentos, es donde podemos ayudarnos teniendo presente algo importante: Como nos cuenta Eduardo Galeano, recordar proviene del latín re-cordis, que significa volver a pasar por el corazón. El final del duelo no implica el olvido definitivo, sino que por el contrario será a través del recuerdo donde le daremos un lugar en lo más íntimo de nosotros a la persona que no está, un lugar donde la muerte no puede llegar, donde se puede seguir queriéndolo siempre, donde el amor que nos dio permanecerá intacto y nos ayudará a continuar la vida que sigue.