INFORME ESPECIAL

El autódromo cumple 42 años en absoluto silencio

Boccia

A pesar de estar habilitado por la COPAM, el circuito solo se abre al público los fines de semana y feriados. Un repaso por su historia hasta nuestros días y de cómo pasó de ser la catedral del ruido tuerca del Sudeste bonaerense a sufrir el más oscuro de los silencios.

AUTODROMO

Mientras se habla de la Fiesta del automovilismo, el espera. Solo y en silencio con el único ruido del viento, como compañero. Al llegar nos recibe un portón cerrado, con un horario que poco invita al paseo: Abierto sábados, domingos y feriados de 10 a 16. De igual modo se encuentra la puerta 2, también cerrada. Igual entramos, a pie, como lo hacen varios balcarceños a diario. “yo vengo siempre, es un buen lugar para entrenar”, dice un biker, con el tostado solar de una jornada no menor a los 25°. Entramos, recorremos y nos preguntamos ¿Hasta cuándo habrá silencio?… La recorrida es limitada, pero suficiente. El amplio lente de la cámara deja ver a su torre despintada y de vidrios destruidos. No es todo.

Un día de 1966, Juan Manuel pegó una recorrida por el desolado paisaje serrano, atestado de retamas y yuyos peligrosos, morada de ofidios y alguna que otra alimaña de la zona. Pisando ese suelo intransitable, precámbrico y arcilloso de más de 2.000 millones de años de existencia, dio forma a una de las grandes ideas concretas que vio nuestra ciudad. Hubo que remover mucho suelo, y ganarle mucho terreno al dominante cordón serrano. Se trabajó de sol a sol, con el aporte Municipal de maquinarias y capitales provinciales y nacionales. El intendente Juan José Mare y su joven gabinete, quería terminar la obra en tiempo record y según los archivos, a mediados de 1969 surgió el primer anteproyecto del autódromo.

La misión le fue encargada a los ingenieros sanjuaninos José Romano Petrini y Alberto Olivera, quienes contaban con la fresca experiencia de construir un autódromo de similares características en la Quebrada del Zonda (San Juan). Fangio los había conocido en la inauguración de ese circuito, en octubre de 1967. Los ingenieros se ajustaban a los consejos de Fangio, que si bien, no conocía mucho de ingeniería, sabía cómo adecuar el circuito a la dinámica de los pilotos. Y la obra seguía avanzando a pasos agigantados. Las máquinas daban batalla a ese suelo poco explorado y totalmente inepto para la construcción. Mare daba entrevistas a Corsa, Automundo, El Gráfico explicando los avances.

Casi en paralelo a la construcción del Autódromo, se conformó la comisión Pro Socios Fundadores del autódromo “Ciudad de Balcarce”, quienes aportaron el dinero restante para culminar la obra, que aunque muy acelerada, no llegaba a los plazos previstos. En la última etapa, entre fines de noviembre del ’71 hasta su fecha de apertura, el trabajo, sudor y esfuerzo dejado en La Barrosa fue titánico. Finalmente, el gran día llegó: 16 de enero de 1972. El autódromo vio la luz, y el paredón serrano empezó a mostrarse como algo cotidiano. Nunca en su historia, la sierra había juntado a tanta gente. Era la primera vez que miles de balcarceños presenciaban una carrera de autos en Balcarce. Día histórico.

Se trajo para ello a una categoría plena de palmarés, llamada Sport Prototipos, que venía aquí a cumplir con la segunda fecha del campeonato puntuable de 1972. Y lo hizo, con dos interminables series de una hora de duración cada una, sumada a una tediosa final de casi dos horas, donde solo los punteros se daban batalla. La carrera no estuvo a la altura del acontecimiento, no era conocida y el piloto que la ganó menos: John Hine, un robusto inglés de largas patillas y mirada clara, que se impuso a bordo de un Chevron B19 azul, a 165,883 km/h. Segundo terminó, aunque disconforme con el circuito, el brasileño José Carlos Pace (AMS) mientras que el sueco Joakim Bonnier (Lola T212), fue tercero.

La cálida tarde estival fue progresivamente transformándose en tormenta de verano. Fue un chaparrón que no dio tregua a las 60.000 personas que poblaron La Barrosa. En el túnel de acceso era tanta el agua acumulada que resultaba imposible cruzarlo en coche o a pie, sin enterrarse medio metro en ese tremendo barrial. Ese anecdótico momento de proporciones bíblicas es solo una gota en el mar, de un día que fue histórico e inolvidable para las mentes que tuvieron la suerte de vivirlo. Mucha agua corrió por aquel puente, nacieron categorías, desaparecieron otras, hubo accidentes, alegrías, tristezas y una muerte terrible que hirió al Fangio para siempre. Y hoy el único rugido que puede oírse, es solo el del viento.

 

GP