Será declarada "Visitante Ilustre"

Estela de Carlotto visitará el jueves la ciudad y compartirá un acto con Echeverría

Centro

La presidenta de la Asociación Abuelas de Plaza de Mayo, Estela Barnes de Carlotto, visitará mañana la ciudad y encabezará junto al intendente, José Enrique Echeverría, un acto en la Sala Tommasi, desde las 14.

Bajo la presidencia de Carlotto en 1992 se creó la CONADI, Comisión Nacional por el Derecho a la Identidad, que trabaja ayudando a los adultos jóvenes que tienen duda con sus identidades y el genético Banco Nacional de datos, que hace posible para confirma de manera científica la ubicación del nuevos nietos.

 

Su hija y su nieto

              Estela de Carlotto era una maestra de escuela primaria y ama de casa sin ninguna actuación pública, con cuatro hijos, cuando en noviembre de 1977 fue secuestrada su hija Laura Estela Carlotto, en momentos que gobernaba el país la dictadura cívicomilitar autodenominada Proceso de Reorganización Nacional (1976-1983).

              Su hija Laura Estela Carlotto, estudiante de Historia de la Universidad Nacional de La Plata, pertenecía a la Juventud Universitaria Peronista, al igual que su otra hija Claudia, y su hijo Guido Miguel. El 5 de agosto de 1977 las fuerzas armadas secuestraron a su esposo Guido Carlotto, que fue liberado luego del pago de 40 millones de pesos (equivalentes a 30.000 dólares de esa época), luego de haber sido torturado.

              A finales de noviembre de 1977 fue secuestrada su hija Laura, embarazada de tres meses.Fue mantenida con vida en el centro clandestino de detención La Cacha, en la ciudad de La Plata, hasta el parto, producido en el Hospital Militar de Buenos Aires el 26 de junio de 1978.El bebé, cuyo nombre para la familia es Guido Carlotto, de nacionalidad italiana y argentina, permanece desaparecido. 

              Carlotto hizo gestiones para la liberación de su hija, llegando a entrevistarse con el general Reynaldo Bignone, que le quitó toda esperanza de que su hija fuera a permanecer con vida. En abril de 1978 una compañera de cautiverio de su hija, que había sido liberada, le comunicó que su hija permanecía con vida y que se encontraba embarazada.

              “Laura nos mandaba a decir que le daban de comer un poquito mejor y que el bebé iba a nacer en junio de ese año, y que si era varón lo iba a llamar Guido, como su papá. Y que yo lo buscara en la Casa Cuna”, aseguró Carlotto.

              Poco después, en abril de 1978, Estela de Carlotto comenzó a participar en las actividades de las Abuelas de Plaza de Mayo.1 El 25 de agosto de 1978 fue convocada por los militares y le fue entregado el cadáver de su hija.

GP