Escribe: Lic. Juliana Cerone – M.P 47539

Estrés: ¿que es y como nos afecta?

Son las 2:15 AM y aun no podes dormir. Intentas concentrarte para descansar, pero pansas más de una vez que debe ser rápido, que debes dormir temprano porque mañana esperan muchos trámites bancarios, y cuentas para pagar. Hay acto en el colegio de los chicos y no sabes si llegas a llevarles los papeles de la obra social a tus padres. Abrís los ojos, miras el celular, y la luz de la pantalla te agobia la vista cansada, pero aun así no podes dormir y temes que vuelva la migraña de la semana anterior.
Ese estado de alerta permanente, es una reacción natural de muestro organismo que se mantiene activo porque siente un alto grado de tensión proveniente desde el interior y el exterior. Nuestro organismo recoge información sobre las condiciones del entorno y sobre el estado biológico interno con la finalidad de reajustar los parámetros fisiológicos y mantener el orden orgánico.
Cuando se enfrenta a una novedad, a una amenaza o a un desafío, el organismo se activa, es decir, agudiza sus sentidos, se pone en estado de alerta o vigilancia y el cerebro intenta descifrar el significado emocional de los estímulos sensoriales, a su vez se apela a la memoria, y como resultado, la corteza del sistema límbico establece una conjetura a la que llamamos cognición, es decir, un supuesto que adquiere el valor de convicción. Estas cogniciones pueden ser adaptativas, haciendo que la persona reduzca la activación bilógica y vuelva a parámetros normales. O puede ser desadaptativa, es decir, el cerebro establece una cognición de que la situación a la que se enfrenta no es controlable y los mecanismos de defensa fracasan, los parámetros fisiológicos se mantienen activados, el organismo desorganiza su conducta y experimenta una respuesta emocional de miedo/ansiedad. Decimos entonces que el organismo está en estado de estrés.
En conclusión, el estrés es la reacción del cuerpo a un desafío o demanda. En pequeños episodios el estrés puede ser positivo, como cuando nos ayuda a evitar el peligro antes de cruzar una avenida o al tener que cumplir con una fecha límite. Pero cuando el estrés dura mucho tiempo, puede dañar la salud.
El cuerpo reacciona ante el estrés al liberar hormonas. Estas hormonas hacen que el cerebro esté más alerta, causando entre otras cosas que sus músculos se tensionen y aumentar el pulso. Esta es la manera en que el cuerpo se protege a sí mismo. Pero cuando el estrés se vuelve crónico, el cuerpo se mantiene alerta incluso cuando no hay peligro. Con el tiempo, esto pone en riesgo la salud general y aparecen variadas enfermedades:

• Presión arterial alta
• Insuficiencia cardíaca
• Diabetes
• Obesidad
• Depresión o ansiedad
• Problemas de la piel, como acné o eczema
• Problemas menstruales

Previo a la aparición de estas enfermedades hay pequeños síntomas de alerta que nos pueden ayudar a pensar en una posible afección por estrés, los más comunes son:

• Diarrea o estreñimiento
• Mala memoria
• Dolores y achaques frecuentes
• Dolores de cabeza
• Falta de energía o concentración
• Problemas sexuales
• Cuello o mandíbula rígidos
• Cansancio continuo
• Problemas para dormir o dormir demasiado
• Malestar de estómago
• Uso de alcohol o drogas para relajarse
• Pérdida o aumento de peso

Pero como se dijo en un comienzo, el estrés aparece luego de las cogniciones (ideas y conjeturas) que el cerebro realiza sobre una situación o sobre el entorno amenazante. Es decir, que hay personas que por sus características temperamentales o modos de vivir los acontecimientos, están más predispuestos a responder con esta activación y por lo tanto incrementar su vulnerabilidad. Por eso la adquisición de habilidades y recursos nuevos resulta adaptativo para el afrontamiento de acontecimientos futuros. Los individuos que perciben apoyo por parte de otras personas de su entorno son menos propensos a la activación estresante, se adaptan a al adversidad con menos costos emocionales y tienden a disfrutar más de la salud. En general existen dos maneras de afrontar el estrés: una intentando modificar la situación, para desactivarla como amenaza, esto implica realizar cambios en el entorno (modificar el trabajo, divorciarse, comenzar a hacer alguna actividad relajante, hacernos cargo de lo que nos corresponde y no de lo que corresponde al plano del “Otro”), y otra modificando la respuesta emocional que provoca, y en este caso la modificación proviene desde el interior del propio sujeto, en tal sentido el esfuerzo será para modificarnos a nosotros mismos e implicará una nueva mirada sobre la realidad. En ambos casos, se trata de una toma de decisión que implicara una posición activa por parte del sujeto al enfrentar la adversidad y hacer una modificación de la situación que permita a nuestra mente y nuestro cuerpo volver a la armonía y retomar el camino a una vida saludable y feliz.