El menor Titi será restituido al Estado; Escribieron carta a Scioli

EXCLUSIVO: desesperante situación vuelve a vivir matrimonio balcarceño en Dolores

BOMBEROS DE BALCARCE

El matrimonio Balcarceño compuesto por Octavio Vignolio y Victoria Balda vuelven a vivir una difícil situación en Dolores, ya que la Justicia de esa localidad pretende dar al Estado al menor que hace más de un año tienen en guarda.

El martes, el matrimonio fue notificado por la jueza Polchowsky que el menor debe ser entregado en Villa Gesel.

LA DESESPERANTE CARTA DE SUS PADRES AL GOBERNADOR:

A quien corresponda:

Queremos comunicar la triste y desesperante situación que estamos atravesando.

El menor estaba internado en el Hospital Materno Infantil debido a los reiterados golpes y maltrato por parte de su madre biológica.

Nos había comunicado la situación del Titi la encargada de Desarrollo Social de Villa Gesell, quien nos dio la certeza de que iba a permanecer con nosotros, existiendo la posibilidad real de adoptarlo.

Después de un año de haber formado una familia y ayudado a Tiago a superar las traumáticas situaciones vividas en su lugar de origen, nos lo quitan  para entregárselo a una nueva familia, desconocida para él.

Esta penosa resolución fue adoptada por la jueza  Verónica Polchowski, quien en enero de este año había decidido entregárselo a otra familia, sin tener en cuenta el vínculo creado en tantos meses de convivencia ni el sufrimiento de Titi al ser separado de quienes él considera como sus padres.

En primer lugar nos gustaría resaltar que desde el principio nosotros aclaramos que si era una tenencia provisoria no lo hubiéramos aceptado ya que no estábamos preparados emocionalmente para ello.

Durante los tres primeros meses nadie del juzgado se acercó a verlo ni se preocupó por cómo  estaba él. En el mes de julio nos llaman por teléfono y nos informan que debemos realizar una revinculación con la abuela materna, al otro día se inicia el proceso. Desde el primer encuentro Tiago se mostró muy angustiado.

Luego del primer encuentro con la abuela biológica,  viajamos a Dolores a una audiencia con la jueza Verónica Polchowski en el juzgado de familia Nº 1. La jueza alimentó nuestras esperanzas al preguntarnos si estábamos dispuestos a adoptar a Titi. En esa audiencia quedó asentado en el acta: que nosotros siempre habíamos actuado de buena fe y que el vinculo con nuestro hijo ya era muy fuerte, que él nos identifica como mamá y papá. Al despedirnos, mirando a Titi ella le dijo: “Bueno, Titi, ahora te vas con mamá y papá”.

El 18 de septiembre se resolvió el estado de abandono de Titi y que se abriría el listado de adoptantes  dejándonos excluidos a nosotros, siendo concientes la jueza y las asesoras del inquebrantable vínculo que existe entre nosotros.

El 29 de diciembre se seleccionó una familia de General Guido y la jueza pretendía que lleváramos a Titi al Servicio Local de Villa Gesell para ser entregado a esta familia, sin ningún tipo de vinculación, cosificándolo como si fuera un paquete. A pedido del Servicio Local de Villa Gesell a cargo ahora de otras personas se logró una pseudo vinculación de 5 días. Esto fue tremendamente traumático para Titi, que mostró una regresión emocional vista y declarada por su psicóloga, situación que él ya había superado.

El día que pretendían firmar la guarda, este matrimonio renuncia y la jueza, al no tener otra opción, resuelve que permanezca con nosotros. Fue muy duro para nosotros volver a ver en el rostro de Tiago la misma tristeza y miedo que vimos cuando lo conocimos en el Hospital Materno Infantil de la ciudad de Mar del Plata. Pero al volver a casa y reencontrarse en su lugar y con su familia poco días después volvió a ser un niño feliz.

En el día de ayer, se nos comunica por teléfono que debíamos llevar  Titi a Villa Gesell porque iba a ser restituido al estado. Nuevamente nos arrancan, literalmente, a nuestro hijo de nuestros brazos sin tener en cuenta sus derechos y las consecuencias imborrables en su corazón y su estado emocional que esto le puede acarrear.

Rogamos e imploramos que se haga justicia por Titi, no sabemos donde ni con quien esta ya que no se nos informo a nosotros ni al servicio local de Villa Gesell.

Consideramos que las autoridades en este caso no cuidaron ni protegieron el interés superior de Titi, no puede un niño inocente pagar los errores de adultos, rogamos que alguien, además de nosotros, piense en nuestro hijo.

 

 

 

Boccia