Tenía 64 años

Falleció Carlos Toraf, hombre del automovilismo

El Covid 19 sigue golpeando a familias balcarceñas que están perdiendo a sus seres queridos en medio de esta pandemia. En la jornada de ayer una vez más el ámbito deportivo de la ciudad perdió a otro protagonista que llevó el nombre de Balcarce a distintos puntos de la región.

Hugo Toraño, Raúl Toraño, Carlos Toraf y Carlos Rubén Calamante, al lado del Fiat 600

A los 64 años y luego de batallar varios días contra esta cruel enfermedad dejó de existir Carlos Toraf.
Amante del automovilismo deportivo, tuvo un paso como piloto, incursionando en la Promocional del Atlántico en la década del ’80. No fue una trayectoria extensa y quizás no se la recuerde en cuanto a resultados, pero sí pudo marcar una etapa, porque Toraf junto al grupo que lo acompañaba instalaron al primer Fiat 600 en la categoría, dominada en aquel momento por los Renault Gordini.
Radio 100.9 dialogó Hugo “El Gallo” Toraño, quien compartió de manera cercana esa aventura de hacer un auto de carrera, que le sirvió a Carlos para cumplir el sueño de estar dentro de una pista.
Con la emoción propia de recordar tan lindos momentos, a pocas horas de haber perdido a alguien tan cercano, Toraño habló de esa experiencia, que sirvió para recordar a quien hizo lo que amaba, siguiendo su convicción, más allá que desde lo económico era algo casi imposible. “Con Carlos fuimos los impulsores del Fiat 600 en la Promocional, después fueron apareciendo otros cuando se dieron cuenta que tenía buen rendimiento. Compré ese Fiat modelo 64 y decidimos que lo manejara Carlos. Fuimos a correr contra autos modelo ’70, ’72. Era toda una novedad, la gente se acercaba a mirar nuestro auto. Lo armábamos nosotros, con la ayuda del “Gordo” Calamante, Omar Baudo y de Hugo Sánchez”.
A Toraf y a Toraño les sobraba entusiasmo pero les faltaba dinero, por eso quizás lo disfrutaron más. Sobran anécdotas para graficar la “malaria”. “Fue una corta experiencia, se necesitaba como siempre bastante dinero y nosotros no lo teníamos, era todo a pulmón. En una carrera salió a probar y se rompió la polea de la bomba de agua. Una persona del público desarmó su auto para darnos la polea y así pudimos correr. No había trailer, lo llevábamos de tiro con el Renault 12 de “Carlitos”. Una vez no teníamos gomas para ir a correr. Mi viejo tenía un Fiat 600. Se iba a ir a Lobería con mi mamá a visitar unos parientes y cuando fue a sacar el auto se encontró que estaba sobre 4 tacos. Le robamos las gomas completas para ponérselas al auto de carrera. No teníamos plata para pintarlo. Cuando Rubén Calamante pintó la cafetera usamos los sobrantes y lo pintamos igual a la cafetera”.
Las anécdotas del “Gallo” Torañosirven para recordar a Carlos Toraf, a quien poco le importaron las limitaciones económicas para poder marcar una etapa en el ámbito del automovilismo zonal. Enfrentó el desafío, como los que les planteó la vida. Lamentablemente murió ayer, ya no está entre nosotros, pero quedaron esas ricas historias para ser contadas y que forman parte de la historia del deporte motor balcarceño.

Escribe Marcelo Urra para www.puntonueve.com.ar

GP