Reflexión. Escribe Lic. Juliana Cerone- M.P: 47539

Fiestas de Fin de Año: Balances y Crisis

Se acerca el fin de año y se acerca la marea: Que si comemos pan dulce, con y sin frutas…. Que si armamos o no el arbolito… Que hay que comprar los regalos…Que donde pasamos las fiestas…Que con quienes pasamos las fiestas… Que si hacemos despedida de año con los del trabajo, gimnasio, amigos de secundario, parejas amigas,… Que si nos alcanzara la plata… Que si organizamos las vacaciones…etc, etc.
Esta etapa del año es un momento de mucho alboroto para cada persona tanto desde el exterior por todas las demandas antes mencionadas, como desde el interior cuando llegan los momentos de los balances, donde vemos cuales fueron nuestras perdidas y cuales nuestras ganancias.
Cada final representa para un ser humano el símbolo de la propia finitud, porque la mente toma conciencia de lo efímero de la existencia cuando experimenta la terminación de cada uno de los ciclos de la vida. Durante el fin de año notamos que algo termina y por lo tanto aparece la posibilidad de volver a empezar, de “recrear lo vivido”. Estas situaciones pueden resultar por un lado esperanzadoras pero en contraparte, como la doble cara de la moneda, aparecen las frustraciones, el estrés por lo que no se pudo concretar en este tiempo y a ello se le suma el dolor por las pérdidas desembocando muchas veces en un estado depresivo.
Las pérdidas ocurridas durante el año que termina, son los motivos principales para caer en una depresión, porque las fiestas de fin de año ya vividas con los seres queridos que han desaparecido, dejan una secuela de recuerdos que son difíciles de borrar, reviviendo el dolor que se ha sufrido.
La forma de vivir las experiencias es parte de la personalidad de cada uno y las personas con tendencia depresiva suelen identificar situaciones como estas, de acuerdo a su acostumbrado estado de ánimo proclive a responder con tristeza ante cualquier final.
Algunos se sienten agobiados por las exigencias a las que se ven sometidos a fin de año, porque no son capaces de modificar pautas de comportamiento tradicionales que no desean aceptar y prefieren seguir lo mandatos ajenos antes que escuchar los deseo propios.
Al cansancio de un año laboral, cuando merman nuestras energías, le sumamos un montón de actividades donde parecería que existiera implícitamente el lema: “Tenes la obligación de “estar feliz”. Y esta situación en realidad genera un gran estrés porque no siempre se puede cumplir con ello.
Es la época del año que se presentan mayores consultas con psicología.
Las “fiestas” recuerdan los problemas económicos, la muerte, lejanía o abandono de seres queridos, las rupturas amorosas y los problemas familiares. También, es en estas fechas en que las personas evalúan si pudieron alcanzar sus metas propuestas o no.
La “Magia de Navidad” es, en verdad, además de una reunión de Fiestas, un momento de publicidad llena de “ficticias felicidades” que al no poder lograrse en la realidad algunos considera que no han alcanzado su objetivo de Ideal de Familia o pareja. Es notorio como llega un punto de confusión y de fusión entre la publicidad y la realidad; llevando a muchas personas a la frustración. Pareciera que aquello que estuvo latente durante el año, sale a la luz en esta época con toda su fuerza.
En ese marco, lejos de ser un espacio de felicidad, festividad religiosa y reunión familiar, las fiestas han pasado a ser un evento social que, para muchos, terminan siendo una tarea a cumplir y un posible conflicto.
Es aquí donde es fundamental recordar que no debemos perdernos el foco del sentido de las fiestas, o bien, pongamos la lupa en pensar que sentido le queremos dar, que les queremos transmitir a nuestros hijos.
La solución está en no complicarnos innecesariamente, conectarnos con nuestro genuino deseo y tratar de llegar a un equilibrio entre éste y el de los seres queridos. Esta la tristeza por aquellos que ya no están pero también alegría por los nuevos integrantes de la familia que aportan ilusión.
El doctor Sivak, en función a documentos de la Asociación Americana de Psicología, acerca un punteado de sugerencias para que el estrés no nos gane en las fiestas:
1. Reconocer la posibilidad del estrés en las fiestas y decidir afrontarlo.
2. Identifique los factores de estrés de las fiestas. Resuelva cada uno de modo individual. Quizás usted ve más conflicto del que en realidad hay.
3. Propóngase afrontar más saludablemente las fiestas de a poco. Elija a qué reunión concurrir y cuáles no hacerlo.
4. Haga balances realistas del año “perdonándose” sus limitaciones si no pudo cumplir todos sus proyectos.
5. No se exija “estar feliz” de modo artificial. Trate de rescatar sus afectos y valores genuinos.
6. Cuídese. Respete sus necesidades y sentimientos Dedíquese a actividades que disfrute y le resulten relajantes.
7. Pida ayuda. Utilice este período para retomar el contacto con amigos y familiares y fortalecer su red de apoyo. Si se siente agobiado por el estrés y detecta indicadores de angustia, ansiedad o depresión, considere el buscar ayuda profesional
8. Permítase deseos gratos y realistas para el próximo año. No tiene sentido ponerse ideales inalcanzables que solo le generen más malestar.
Termina un año, pero lo más importante es que comienza otro, con nuevos desafíos, en esta vida llena de incertidumbre, en un mundo cada vez más cambiante y veloz que nos exige cada día más y que sólo podremos enfrentar con optimismo.
¿Por qué no resignificar la Navidad y el Año Nuevo y apropiarnos del modo en que nos gustaría pasarlo según nuestro propio deseo?
En lugar, de volvernos locos y correr, comer, tomar, comprar… aprovechemos este tiempo como excusa para hacer planes, desearnos cosas buenas y fabricar sueños con quienes de verdad nos hacen bien.
La palabra NAVIDAD, viene del latín “Navitate” que significa “nacimiento de la vida para ti”. ¿No es suficientemente buena excusa para renacer y permitirnos ser mas felices?