¿Quién debe actuar?

Fiestas privadas sin control en Balcarce

Por Ariel Bibbó

No importa como suceden los hechos, pero que ocurren… ocurren y eso nadie lo puede negar. Lamentablemente, el alcohol y otras sustancias están generando en nuestra sociedad toda, inconvenientes que parecen incontrolables.

Lo cierto es que hay lugares propicios que generan descontrol entre los asistentes. Por caso en nuestra ciudad, pareciera no tener fin la realización de “fiestas privadas” ¿acaso, no hay lugares preparados para tal fin, cuyos propietarios efectúan grandes inversiones para que así sea?

Al parecer, desde el Municipio se sigue haciendo la vista gorda con este tema.

Se recauda por cada fiesta una suma de dinero que muchos de nosotros podemos llegar a ignorar. No se pagan impuestos y sólo funcionan eventualmente en verano.

Este fin de semana un joven resultó gravemente herido luego de recibir un golpe de puño que le provocó fractura de maxilar inferior. En función de ello: ¿Donde están los responsables? ¿Acaso los organizadores acudirán en ayuda del damnificado que debe reunir algo así como 25.000 pesos para poder recuperar la movilidad en su boca?… La respuesta parece ser sencilla, pero no es así.

Evidentemente, esperamos algo mucho peor para comenzar actuar. Hasta los hijos/hijas de funcionarios concurren a esas fiestas, osea que no pueden negar su existencia. A lo mejor este nuevo antecedente genera reacción entre aquellos que deben actuar con rapidez y tomar cartas en el asunto ¿o esto económicamente le conviene a algún funcionario? ¿quién las habilita?

Sin ir más lejos, este fin de semana se anuncia una nueva fiesta privada denominada “A Balcarce le gusta la fiesta”, cuya convocatoria se hace a través de las redes sociales. Allí se ofrecen bebidas de todo tipo y a buen precio.

Quiero insistir con algo. Esto no va contra las instituciones, sino en función de aquellos que deben tomar medidas urgentes, ya que por Ordenanza Municipal las fiestas privadas carecen de habilitación ¿Entonces?.

Mientras para unos pocos esto es un negocio, hay una familia de Balcarce que busca la forma de resolver el problema de una operación que se hace casi urgente. Las “fiestas privadas” son tierra de nadie… y los jóvenes la viven como tal.

Las cosas van cambiando en nuestra sociedad a cada instante, pero lo que es ley se debe cumplir. Necesitamos respuestas urgentes, no sólo el anuncio de obras públicas que sabemos, le hacen muy bien a la comunidad.

Actuemos ahora que estamos a tiempo… después será tarde para todos y todas…

GP