Noelia Patané, víctima de un violento asalto

“Gracias a Dios puedo contar la historia”

Noelia Patané fue sorprendida en la noche del miércoles por dos delincuentes que ingresaron a su propio domicilio de calle 19 entre 30 y 32 y comenzaron a agredirla físicamente y exigirle dinero.

“Cuando llegué a casa, abrí la puerta y noté que el interior estaba revuelto. Pensé que habían entrado ladrones y que ya no estaban en mi casa. Cuando quise salir a pedir ayuda a un vecino escucho una voz en el interior y cuando abrí la puerta otro hombre me estaba esperando en la puerta”, contó.

“Sin que llegara a pedir auxilio me dio una trompada en la boca y me hicieron volver a entrar. Eran dos hombres, uno no tendría más de 20 años y el otro era un poco más grande”, agregó.

Una vez dentro de su hogar, Noelia comenzó a recibir golpes y amenazas por parte de los sujetos. “Me tiraron contra una puerta de vidrio y me corté todos los brazos con los vidrios. Me golpearon en los hombros y en las costillas y luego me amenazaron con un vidrio”, narró.

“Estaban buscando dinero en efectivo y mi intención fue en todo momento hacerles caso, pero me agarró un ataque de pánico y no podía siquiera reaccionar”, explicó la víctima.

Los delincuentes encontraron alrededor de cinco mil pesos en efectivo que Noelia había retirado esa misma tarde del cajero automático porque uno de sus hijos se iba de viaje de egresados este viernes. “Sospecho que alguien me siguió desde el banco hasta mi casa y planificó ingresar cuando no hubiera nadie para poder sorprenderme cuando volviera”, añadió.

Una vez que se hicieron con el dinero se retiraron del lugar y Noelia pudo dar aviso primero a una amiga, que la llevó al Hospital y luego dio aviso a la Policía.

“En un momento pensé lo peor, pero gracias a Dios puedo contar la historia y gracias a Dios mis hijos no estuvieron presentes ni presenciaron todo el calvario que viví”, cerró.


 

Centro