Escribe Lic. Juliana Cerone – M.P 47539

“¿Hablo en chino?”: Diferencias en el pensamiento entre géneros

Seguramente muchas veces se han hecho algunas de estas preguntas: “¿porque él/ella no me entiende cuando hablo? ¿Acaso hablo en chino? ¿Tan difícil es comprender una idea tan simple?”. Y la mayoría de estas preguntas, no llevan una respuesta que estamos deseando escuchar, sino que por el contrario terminan en discusiones de pareja e incluso la acumulación de estas, llevan a la falta de comunicación y ruptura del vinculo.

Entonces, ¿por qué nos cuesta tanto entendernos entre hombres y mujeres?

El avance de la tecnología en el campo de la neurociencia, y en especial las neuroimagenes, nos han permitido debelar un poco este misterio.

El hombre y la mujer no son exactamente iguales, sí lo son como seres humanos, en sus valores y derechos pero desde el punto de vista biológico, la evolución los ha dotado con sistemas nerviosos distintos para realizar los roles necesarios en la supervivencia de la especie, algo que ocurre en todas las especies del reino animal.

Diversos estudios, han demostrado que existen variadas diferencias en el procesamiento de la información que obtenemos de nuestro medio. Aquí algunas de las conclusiones a las que se han llegado en los últimos años:

* Segmentación de la información

En el cerebro masculino, la información se separa en grupos o segmentos que no están necesariamente relacionados (desde las emociones a las relaciones personales, hasta contenido profesional), como si estuvieran ordenadas en cajas diversas en estantes específicos. En el femenino, todo se enlaza como un sistema, como una gran red interconectada. Por eso las mujeres tendemos a ser más globales que los hombres.

* El cerebro de la mujer está mejor estructurado para la empatía, mientras que el masculino es más eficiente en lo relacionado con el pensamiento lineal y sistémico.

La empatía emocional se puede observar con mucha claridad en las mujeres desde que son muy pequeñas: las niñas que aún no han cumplido un año captan los estados de angustia o tristeza de otras personas más que los varones y ello se refleja en su conducta. Normalmente se acercan y actúan cariñosamente con quienes perciben que están tristes o angustiados.

* El cerebro masculino muestra superioridad en el desarrollo de las áreas visuoespaciales

Esta característica neurobiológica (que algunos especialistas consideran resultado del fenómeno de neuroplasticidad asociado a la evolución y la necesidad de “cazar de los primeros machos humanos”) le otorga ventaja a los hombres para las actividades que requieren del pensamiento

analítico relacionado con el procesamiento de este tipo de información, por ejemplo, en el caso de los controladores aéreos o deportes por pelota. También demostraron superioridad para interceptar proyectiles o dirigirlos hacia el blanco.

* Las mujeres tienden a utilizar los dos hemisferios cerebrales ante tareas complejas.

Este patrón de actividad explicaría por qué tienen una visión más abarcativa de una situación determinada, y los hombres, una visión más focalizada.

Por ejemplo, si yo mostrara a ambos un “lápiz de color rojo”, el hombre asume rápidamente que es de color rojo, no azul, y que sirve para escribir. La mujer puede pensar: “… es de color rojo, no azul, sirve para escribir… mejor que sea rojo, que es el color preferido de los chinos y con ellos tenemos la reunión el martes. Además, es un color agresivo mientras que el azul es frío, sí, debería hablar con el arquitecto para que modifique la decoración del salón, hay demasiado azul en los tapizados… etcétera.

* Las zonas cerebrales relacionadas con el impulso sexual son 2,5 veces mayores en el cerebro masculino

Esta diferencia morfológica, en términos de los especialistas, explica porqué los pensamientos sexuales están más activos en el cerebro masculino que en el femenino. Se calcula que la diferencia puede ser de 4 a 1 en un día y ello influye en la percepción, consecuentemente, en la construcción de la realidad y el interés por ciertas cosas más que por otras.

* Las zonas cerebrales relacionadas con la agresión son mayores en el cerebro masculino

Esta diferencia, sumada a las influencias culturales, puede explicar por qué razón son más comunes las peleas a nivel corporal entre hombres, que suelen resolver sus conflictos de ese modo, y por qué los líderes masculinos se manejan con más comodidad cuando las luchas competitivas son feroces. Actúan mas eficazmente cuanto mas amenazados se sienten.

* La mujer nace especialmente dotada para el desarrollo de habilidades de sociales y de comunicación

La facilidad de la mujer para comunicarse se revela en los primeros tres meses de vida, en el que su capacidad de contacto visual y observación de rostros (que se considera una habilidad innata) crece en un 400%. En los varones, las zonas cerebrales relacionadas con esta habilidad, como así también las que se ocupan de captar las expresiones en los rostros y percibir tonos emocionales en las voces no se desarrolla en forma tan temprana. Por ello, las niñas suelen desarrollar el vocabulario antes que los varones y en líneas generales en la adultez hablamos mucho más.

Como verán, existen variadas diferencias en nuestro cerebro. Pero es importante decir que la neuroplasticidad, que es el fenómeno por el cual el cerebro se modifica a sí mismo segundo a segundo como resultado del aprendizaje y la experiencia, nos permite que no sea algo tan rígido y nos marca las particularidades de cada persona. Cada vez que un niño juega a la guerra, su cerebro asigna más neuronas a este tema. De este modo va generando los neurocircuitos asociados. Algo

similar ocurre con las niñas: toda vez que juegan a la mamá, a la casita o a la ronda, se van reafirmando sus habilidades para el lenguaje, la socialización y el desarrollo de empatía. Si bien los cerebros femenino y masculino vienen a este mundo con un conjunto de características definidas por sus hormonas, apenas salen del útero materno comienzan a ser esculpidos de manera diferente por los estímulos que reciben del entorno. Estas diferencias, tanto las innatas como las adquiridas, dan como resultado distintos estilos en el procesamiento de la información, la atención que se le presta o se le quita a diferentes aspectos de la realidad, la interpretación de los estímulos sensoriales, el aprendizaje y la memoria (entre otros).

No olvidemos nunca que las distinciones se relacionan con estructuras físicas y mentales, y que ninguna de ellas subestima el valor humano de cada uno de los géneros. Somos diferentes, pero por suerte, si nos aceptamos tal cual somos, nos complementamos.