Proyecto hecho realidad

Hace un año el HCD sancionaba por unanimidad la ordenanza de creación del EGIRABAL

El EGIRABAL ha evidenciado la capacidad de los ciudadanos que, desde una postura crítica, diversa y plural, se han dado una organización, construido una propuesta y han asumido el compromiso de la resolución del problema de los residuos.
Se ha logrado salir de la trampa de la queja, que inmoviliza y frustra, para transitar juntos con otros, la construcción de una alternativa de solución a uno de las problemáticas ambientales más complejas.
Y además, este grupo de ciudadanos, ha asumido su responsabilidad y capacidad de hacer. Y se ha puesto a trabajar.
El EGIRABAL ha elegido la profundización democrática como un camino para la resolución de los complejos temas ambientales. Esto constituye un punto de inflexión en la forma de gestionar la cosa pública.
El corazón del EGIRABAL son las Unidades de Gestión Comunitarias, construcciones territoriales de los vecinos en los diferentes ámbitos de pertenencia. En estos espacios se pondrán en juego saberes para diagnosticar en formar participativa, se aprenderá para comprender la complejidad de los temas, se propondrán alternativas de solución y se ejecutarán las acciones para solucionar los problemas.
El EGIRABAL constituye una apertura, hacia la construcción colectiva a la que han aportado las entidades, instituciones y todo el arco político balcarceño.
Gobierno y oposición, partidos con y sin representación en el Concejo Deliberante y diversas organizaciones de la sociedad, han asumido el compromiso institucional de aportar sus esfuerzos en esta construcción colectiva para resolver un problema que es visibilizado, por el conjunto, como importante y urgente. Este es un camino de construcción, plural, colectivo y democrático, que venimos transitando desde hace tiempo.
Parte de ese camino, algunos lo hemos recorrido juntos y con otros nos hemos encontrado en algún recodo del camino.
Hay otros que andan caminando y con quienes esperamos encontrarnos porque en esta construcción estamos convocados todos.
Cada paso que se ha dado ha transformado la esperanza en hechos concretos. Cada hecho concreto renueva las esperanzas y potencia la capacidad de acción.
Quizás, este camino recorrido no es muy novedoso. Quizás sólo hemos recordado algo que parecía olvidado, ya que hubo un tiempo en que las personas nos encontrábamos, a partir de los lazos afectivos que nos unen, para solucionar los problemas que nos afectan.
Esta es la posibilidad y responsabilidad que ha asumido el EGIRABAL