MARIANO ANDRES CALAMANTE (TSC)

“Hay que volver a las raíces del Zonal”

Boccia

Mariano Andrés Calamante es uno de los referentes en la actualidad del Turismo Special de la Costa. Campeón de la categoría en 2015, junto a su padre Alberto y el grupo que lo acompaña en 2017 decidieron dejar el Falcon campeón y apostar todo al desafío de poner en pista un Fairlane.


El grupo trabajó duro y tras un comienzo no muy alentador fueron encontrando el rumbo y los resultados aparecieron, a punto tal que el año pasado llegó a la última fecha con posibilidades matemáticas de luchar por el campeonato.
En medio de esta inactividad motivada por la pandemia de coronavirus llegó el momento de análisis de lo que se está atravesando y de lo que viene para la categoría. Y el piloto balcarceño volcó en diálogo con el programa “RPM” de FM Punto Nueve sus claros conceptos respecto a lo que él espera al momento de reanudarse los campeonatos.
Apuntó a la parte económica, afirmando que es el momento de reestructurar costos para permitir mayor presencia de participantes y así fortalecer al automovilismo zonal.

LAS EXPECTATIVAS
Las expectativas para este 2020 eran interesantes para Calamante, teniendo en cuenta todo lo bueno hecho el año pasado. “Haciendo memoria con mi padre, de los últimos 5 campeonatos del TSC, llegamos a la última fecha con chances de luchar por el campeonato en tres. Lo que pasa es que uno no se da cuenta en el afán de querer ganar siempre y no lo valora. En 2015 salimos campeones, en el 2016 llegué primero a la última fecha, me suspendieron y no pude ir a definir el campeonato. El año pasado llegamos a la última fecha con chances matemáticas, con un auto nuevo. Quizás al Fairlane le han hecho mala fama de que no funcionaba, porque no salió rindiendo bien de entrada, pero es un auto que tiene dos años y ya peleó un campeonato, con un nivel de pilotos como Bruno Boccanera e Iván Ramos, con equipos que formaban una vara bastante alta para lo que es un zonal. Esperábamos este año con las expectativas plenas de poder llegar a la última fecha con posibilidades matemáticas. Siempre digo que los campeonatos no se ganan de casualidad y si llegas a la última fecha con chances es porque durante el año hiciste las cosas relativamente bien”.

COSTOS A REDUCIR
Calamante centró sus inquietudes en el análisis de este presente del automovilismo zonal en la necesidad de reducir costos fijos que considera complican el presupuesto de los pilotos. Respecto a las posibilidades de retorno a la actividad dijo que “en el plano zonal se depende mucho del público, aunque sea poco, para que se puedan sostener los costos de una carrera. Los que sostenemos los costos del auto somos los pilotos y de nuestro bolsillo, no es un negocio. Lo veo bastante complicado como para poder iniciar algo a corto o mediano plazo”.
Destacó que el tema lo viene abordando con el titular del grupo de pilotos, Julio López, y con otros participantes. “Hay ciertos gastos fijos que hay que empezar a analizar. Tratar de hacer el zonal como era antes. En la época del zonal de mi viejo iban con el cajón de herramientas, el auto de carrera y otro auto que acompañaba. No había los gastos fijos que tenemos ahora, que está bien, es parte de la evolución, pero en ese tipo de costos fijos tenemos que volver a las raíces y que el zonal sea como yo lo practico. Los chicos que me acompañan vienen de onda, ninguno cobra, lo hacen porque tienen la misma pasión que yo, pero desde abajo del auto. Hay pocos que lo manejan así. En la mayoría de los casos los mecánicos cobran, los chasistas cobran. Mi motorista es Ricardo Méndez y por las horas que él invierte hace de cuenta que va de onda. Esto lo apasiona, no le es redituable económicamente. Todo lo hacemos nosotros con mi papá. No es tan elevado el costo. Lo que lo eleva son los gastos fijos en el autódromo, que en mi caso son iguales al mantenimiento del auto. Es una locura. Son costos que se tienen que analizar”.

LISSO Y SENSOR
Además Calamante indicó que “el automovilismo zonal copia lo bueno del ámbito nacional, pero no discrimina lo malo”. Habló del costo que generan el lisso (alerta sobre incidentes en pista) y el sensor. “El lisso y el sensor hace años lo amortizaron y cobran mucho por esos elementos. Eso se copia del ámbito nacional. Pero hay que hacer diferencias. La gente del plano nacional vive del automovilismo; nosotros, los pilotos zonales, no. Lo hacemos como un hobby, bastante costoso, y porque somos apasionados. En estos momentos tenemos que sentarnos y volver a las raíces. Al zonal de la época de mi viejo, que esos costos no existan, es la única manera de salir. Si quieren no vayamos tan lejos. Con 7 años iba a verlo a Diego Pardo y veía que Rapari estaba al lado, no había carpa, nada”.

FUTURO TORNEO
Para la puesta en marcha del campeonato destacó que previamente habrá que analizar las cuestiones apuntadas, porque consideró que a corto plazo aparecerán los inconvenientes. “En mi caso el auto está armado, listo para ir a correr. Pero validaría un campeonato siempre y cuando hagamos un replanteo. Sino será corta la vida del torneo. Si tenemos que afrontar el costo del lisso, del sensor, de la carpa, y de la gente que no va a poder ir si se hace a circuito cerrado, en las dos primeras carrera habrá un buen número de autos pero después van a quedar 5 ó 6 autos, que sabemos son a los que no les va a modificar demasiado gastar ese dinero extra que es bancar la carrera de su bolsillo. Tenemos que ser unidos, ser sinceros. Si nos manejamos así el automovilismo zonal va a ser más fuerte que antes. Es cortoplacista pensar que el TSC puede arrancar con 18 autos. Puede arrancar con ese número porque hay ganas por correr, pero son
momentos. Se pone ese esfuerzo extra para ir pero si no pensamos a mediano y largo plazo va a durar poco. Será el envión de querer hacer cosas cuando todo se reactive. Hay que ser criteriosos a la hora de tomar decisiones. Esperar esos dos meses para dar un paso en firme, hablar mucho con todas las partes, pilotos, Federación, periodistas. Es momento de plantear este tipo de cosas. Si no aprovechamos esta oportunidad para mejorar no la vamos a tener nunca más”.

NOTA GENTILEZA: MARCELO URRA 

BOMBEROS DE BALCARCE