Día 4 - Tribunales

Juicio por la muerte de Melina: Hoy le tocó al comisario Chorén

Este jueves en los Tribunales de Mar del Plata declaró el comisario Juan Rubén Chorén quién estaba a cargo de la Estación de Policía Comunal en el año 2012 cuando fue asesinada Melina Briz.

P1010500

Por más de dos horas y media Choren, se enfrentó a las preguntas del Ministerio Público Fiscal, encabezado por el fiscal Rodolfo Moure y la doctora Laura Molina y por otra parte, al cuestionamiento del doctor César Sivo, encargado de defender al único imputado Ariel Troncoso.

Choren comenzó detallando algunos aspectos de su función como policía en la ciudad en el año 2012 y luego contó las acciones que se llevaron a cabo aquel 14 de febrero cuando hallaron sin vida el cadáver de Melina.

Dijo que Ariel Troncoso se presentó junto a su hermano Juan Carlos Troncoso a la Estación de Policía Comunal para aclarar unos dichos sobre una presunta desaparicón de una joven que lo vinculaba directamente a él.  Eso ocurrió el día lunes cuando un comisario de apellido Cejas le solicitó a Choren atendiera a un tal Juan Carlos Troncoso, quién iba junto a un familiar, ya que se lo pretendía involucrar con la ausencia de Melina.

Juan Carlos Troncoso es asesor de un Diputado Nacional y a la vez informante del comisario Cejas.

Fue así como Choren recibió a los Troncoso y les solicitó que le contaran la verdad.

“Hasta última hora Ariel Troncoso no estaba involucrado en el crimen de Melina. Todo cambió cuando a poco de terminar unas diligencias, se quebró y dijo: me mandé una macana con Melina”. En ese momento, su hermano lo quiso golpear y se lo detuvo hasta tanto se efectuara un rastrillaje”, señaló Juan Choren.

Esa madrugada, junto a personal de la Departamental e Infantería se dispuso un rastrillaje en la zona del camino que va de San Agustín a Mechongué, encontrando el cadáver de la joven a metros del inicio de las operaciones.

“Cuando me  llamó el comisario Luna no lo podía creer. Nosotros buscábamos a Melina con vida, no muerta”, concluyó Chorén.

 

 

 

Boccia