Reina y princesas en la radio

La alegría del día después

Llegaron a la radio apenas pasadas las 10.30, y envueltas en un calor atronador. Ya desprovistas de los atavíos monárquicos, entraron tímidamente al estudio y pidieron agua fresca. Acompañadas de una asistente, Giuliana Manneti, Ludmila De Cicco y Sol Castellano (Reina y Princesas de la Fiesta del Automovilismo, entiéndase), iluminaron la mañana con su encanto natural. “¿Nos tenemos que cambiar o podemos hablar así?”, preguntó Sol con temor a una respuesta positiva. No hizo falta, remera a un color, jeans cortos y pelo suelto bastaron. El periodista Ariel Bibbó las recibió en el estudio principal y la entrevista las relajó por completo. 24 horas antes todo era nervios y expectativa. Giuliana I Campeona Nacional de atletismo y más, abrió la charla

reinas 1

Con 18 años​ (88-61-97) y​ 1.80m de altura, parecía gigante en el ingreso a la radio. Giuliana ya era alta de niña, cuando representaba la Escuela Municipal de Atletismo junto a su hermana Aldana. Dejó la competencia para estudiar pero no la actividad deportiva. A esta simple joven le gusta estar con amigos, escuchar Maná y dedicarse al modelaje, como lo hace actualmente para una marca local. Ella contó su experiencia. “Creo que cualquiera de las chicas podía ganar, fue muy lindo todo esto y la verdad no me lo esperaba. Fue mucho practicar, un mes y medio intenso, levantarse temprano, visitar lugar, ensayos. Valió la pena. Me sentí alentada por mis amigos, la familia, mucha gente”, revivió en sus primeros minutos de reinado, muy disputado por cierto.

Ludmila De Cicco es la primera princesa. Con 21 años (83-66-98)​ y 1.66m, posee una mirada verde-cian que enamora, pero a no hacerse ilusiones porque la chica tiene novio (la única de las tres que tiene príncipe). Es universitaria, estudia portugués y danzas árabes. Le gusta caminar, correr, andar en rollers y la mueven la música brasilera, el rock nacional​ y la naciente electrónica. Ella misma se sorprendió por su elección. “Estoy recontenta, no me lo esperaba. Laburamos mucho para esto. Carina y Miriam, las chicas de coordinación son unas genias. Me apoyaron mucho. Saludo también al resto de las chicas, son excelentes personas. Tenía referencias porque estuve en los desfiles, pero en realidad aprendí a caminar mejor aquí”, reconoció la deliciosa joven.

reinas 6

A Sol Castellano, su tocayo pareció hacerle una reverencia en la mañana de lunes y mientras las fotos de esta producción se hacían en la plaza. Tiene 17 años​ (90-69-93)​mide 1.66m y tiene una fotogenia increíble. Aún sin maquillaje es hermosa, simpática y natural “Vivo en Ramos Otero”, dice. “¿Y que hay para hacer allí?”, preguntamos: “Poco, solo hay 20 casas”, dice con picardía. Sol espera terminar el secundario y después verá. Por ahora le gusta ir al gimnasio y andar en rollers. “Nunca estuve en algo así. Aprendí todo en este mes y pico. Carina y Miriam, las chicas de coordinación son unas genias. Me apoyaron mucho, no solo a mí, sino al resto de las chicas. Presentarse entre tanta gente es un desafío. Una cosa es el ensayo, otra estar en público”, aseguró.

La noche de la Fiesta tuvo contrapuntos entre tanta desorganización. Más bien, cada espectáculo, indistinto al resto, fue buen. La elección a la Reina fue uno de ellos. Quizás la más pareja en cuanto a casting previo. Todas las jóvenes merecieron el cetro. Giuliana lo ganó con altura, simpleza, simpatía y humildad. Ludmila le pegó en el palo con sus ojos tan transparentes como su persona, y no quedó triste. Sol, desde el encanto que adorna a los últimos metros de su adolescencia, hizo fuerza desde la total inexperiencia para encarar un acto de este tipo. Solo se espera que estas deliciosas jóvenes sean vistas por otros. Que se sepa que Balcarce cuenta con chicas así. Queremos verlas y recordar la belleza con la que representan a nuestra ciudad.

Informe: Acción 5

Centro