Informe

La carne subió más que la inflación

Pese a las medidas adoptadas por el Gobierno nacional, la carne aumentó más su precio que el promedio de la inflación para el mes de mayo. Así lo reveló el último informe de CEPA, en el que detallaron que los cortes populares fueron los que más subieron de precio, al registrar un incremento del 8,4% frente a los cortes intermedios que subieron un 6,3% y los más caros que lo hicieron en 5,7%.

En esa línea, la suba de precios de la carne estuvo por encima de la inflación interanual del 57,8%, y entre los cortes de gran consumo interno, se destacaron los incrementos del asado (63,2%), vacío (67,1%) y matambre (64%).

Desde el sector productivo, adujeron que el hecho de que el precio de la carne vacuna haya aumentado más que la inflación, se debe principalmente a las siguientes razones: el aumento del precio del maíz, la situación internacional, las restricciones a la exportación, la escasez de oferta y la retención del novillito, entre otros.
Sin embargo, en CEPA contradijeron con datos las razones difundidas desde el “campo”. Respecto del precio del maíz, por ejemplo, indicaron que si bien existe una correlación entre el precio internacional del maíz -el cual subió desde el estallido de la guerra- con el precio del novillito, éste “solo puede explicar una pequeña parte del incremento de precios”.
“Algunos expertos mencionan que si bien el 70% del ganado que se comercializa pasa por feedlot (donde se utiliza esencialmente maíz), sólo lo hace al final del proceso de engorde (90 días). El precio de la carne se integra, entre otros, por el costo de la vaca, el costo del ternero y el alimento con maíz, por lo que estiman que la incidencia del maíz en el costo de Hacienda alcanzaría valores cercanos al 8% del costo total”, señalaron.
“Un nivel poco significativo habida cuenta que se compara un período sin restricciones (primeros 4 meses de 2021) contra otro con limitaciones a la exportación (primeros 4 meses de 2022)”, indicaron y agregaron que se exportó un 35% más que sobre el 2019.
“Hay alrededor de 205.000 establecimientos. Sin embargo, el 5% (unos 10.000 establecimientos con más de 1.000 cabezas) concentra el 40% de la producción total. En las etapas de faena y despotado intervienen los frigoríficos. Según los registros de Senasa, hay alrededor de 450 en todo el país, con distintas habilitaciones, y los primeros 10 concentran el 27% mercado”, notificaron.
En conclusión, desde el CEPA manifestaron que las características mencionadas “habilita un escenario de especulación cuyo objetivo se orienta a mantener niveles máximos de rentabilidad”.