Editorial

La dura herencia del Echeverrismo

La división entre los balcarceños es la herencia más dura que dejará el intendente José Echeverría una vez que abandone el poder el próximo 10 de diciembre. El balance es claro, más allá de la valoración de los logros y desaciertos que se pueda hacer de estos seis años de gobierno: más de 40 millones de déficit presupuestarios y áreas municipales literalmente “fundidas”.

Para empezar, en Plazas, Parques y Paseos debió un empleado municipal poner dinero de su bolsillo para reparar uno de los tractores para poder cortar el césped al menos de las plazas principales, ya que los restantes están en desuso. Algunos con el motor para reparar al ciento por ciento. Ni que decir de la camioneta Peugeot que manejaba el capataz del área, por estas horas abandonada en el Corralón Municipal sin funcionar.

El 70 % de las maquinarias que se utilizan para la reparación del ejido urbano y rural están arrumbadas en el Obrador, esperando una “mano mágica” que las repare, las reacondicione para poder funcionar. Sólo funcionan las más nuevas y cuando hay Gasoil

Mientras que en Vivienda no hay combustible y se fijan prioridades a la hora de atener pedidos o se le explica a la ciudadanía que va en búsqueda de algún material “que debe esperar al cambio de Ejecutivo”. O el vacio que dejaron de mercadería en el depósito de alimentos.

Ni hablemos del Cementerio o de la delegación de Los Pinos, que hace años continúa con esas chapas cementadas en el techo que los días de lluvia no sabes si llueve más adentro que afuera y que la propia administrativa con el delegado han tenido que sacar el agua de la última lluvia de la oficina.

En esa misma localidad reina la incertidumbre, ya que no se sabe si el bello natatorio podrá abrir sus puertas en el verano por falta de recursos. La semana anterior, por ejemplo, se dañaron las cadenas de las trituradoras y a falta de caja chica, el delegado tuvo que invertir de su bolsillo para poder remediar el desperfecto. Le costó alrededor de $500.

En materia económica reina la incertidumbre: El Ejecutivo aún no abono los importes por proveedurías al gremio y el malestar de los trabajadores es durísimo. Hasta una fuente del PJ dijo el fin de semana de balotaje: “Echeverría se va el 10 y no sabe si paga los sueldos”.

40 millones el déficit estimado en las arcas de la Comuna. Un Hospital en el cual el otro día no había lavandina para limpiar los pisos. Aunque ya se repuso.

La situación en algunas áreas es insostenible. ¿Quién dijo que no había entrado gente a trabajar al estado Municipal? Esas declaraciones de algunos funcionarios son una mentira de este Gobierno, que ha implementado, por cierto, las paritarias libres. Pero gente ingresó. Y a las pruebas me remito. Aunque sería correcto que los ingresos sean por examen y no por ser conocido del conocido.

Este Gobierno tuvo, como toda gestión, puntos muy altos. Logros muy positivos. No se puede ocultar la realidad. Pero Echeverría murió con los suyos y cuando en el 2013 el pueblo le exigía que sacara a funcionarios manchados, mal vistos por su desempeño no por nada personal o particular, el intendente veía otra película. Hablaba de tiempos: como el diario de Yrigoyen

Intendente considero sus cambios no alcanzaron. No sacó a los que debía sacar. No escucho. Hoy, deja una Municipalidad con proveedores que van los empleados a comprar y le dicen “si es para la Municipalidad no te puedo dar si es para vos si”.

Es el precio que se paga por no escuchar. Reino tendrá una fiesta corta. Muy corta.

Centro