El show central en el "Cerro"

La noche más esperada de la Fiesta

Decir que necesita un buen replanteo organizativo para ediciones futuras es un hecho. Que DEBE tener automovilismo competitivo tampoco se discute. Que la planificación debe estar hecha por expertos menos. Pero si hay algo que tiene para destacar la Fiesta del Automovilismo es el show artístico que da marco a los más esperado por la gente: la Elección de la Reina. Convengamos, el espectáculo no tuvo la convocatoria que años anteriores y los números ofrecidos, aunque de muy buena calidad, fueron demasiado dinámicos y ya vistos. Lo mismo sucedió con el paso de las jóvenes (hermosas todas), deslumbraron. La frescura de Andrea Arce y Natalia Cambre, la sonrisa de Sol Castellano, y la sensualidad de María Oliver, abrieron cada pasada. La belleza en escena fue continua.

manetti

Como la sensualidad de Ludmila De Cicco, Macarena Leiva e Ivana Calvo. La timidez de Rocío Berruet, la picardía de Bárbara, la altura de Denisse Reyes, la experiencia de Candela Cerezuela y la postura de Giuliana Manetti. Las chicas hicieron su parte como correspondía. Lo demás salió y hasta le hizo frente a dos pequeños chaparrones que “apuraron” a Raúl Lavié y “demoraron” a La Mancha de Rolando. La intro ya la había hecho Francisco Eizaguirre que además presentó su propia banda “Tabula Rasa” (una expresión autóctona que indica un volver a empezar). El chico que brilló en Canal 13, cantó esas “que sabemos todos” y no olvidó a su particular versión de Penélope, de última sílaba interminable.

REINAS (1)
Seguidamente entró el conductor José Joglar con Brenda Golberg para presentar la Fiesta. Las chicas hicieron tres pasadas consecutivas (casual, ropa de baño y de noche), antes de la elección. Después entró Raúl Lavié. Elegante, Givenchi oscuro, camisa-pantalón y canas características. Arrancó con su versión de “A mi manera”, siguió con tangos clásicos como “Volver”, “El día que me quieras” y “Tinta Roja”. El “Negro” de sonrisa inoxidable y porte varonil hasta se dio el gusto de tirar un par de chanzas, mínimas a un show, que careció por completo de comicidad (la gente se quiere reír, para tener en cuenta). Luego la lluvia, y a seguir. Entró Facundo Saravia que pidió al Coro “Manitos” para entonar “A mi país”. El ex Chalchalero también le puso fuerza a la noche cálida.

CANTANTES

Fue tiempo después, de elegir a la Reina Nacional del automovilismo. Entre los jurados (integrado por funcionarios, colaboradores y hasta colegas), se debatían en un tridente de jóvenes casi indiscutible. El tema era el orden, entre Luzmila De Cicco y Giuliana Manneti estaba la corona, al tiempo que Sol Castellano ya sería la segunda princesa. Al final, y como en sus tiempos de niña campeona nacional de atletismo, Giuliana ganó el sprint final y se quedó con la 21ª corona. “Fue muy emotivo, en poco tiempo tuvimos una preparación intensa, un curso acelerado te diría. Yo estoy acostumbrada a la foto fija (modela para una marca), pero poco he hecho de desfiles. Gustó y aquí estoy, disfrutándolo”, dijo Manetti.

Su mirada verde no se despegó del reportero y dijo con simpatía “estuvo muy lindo, sinceramente nos encontramos en una elección muy difícil, las chicas son lindas todas. Estoy muy feliz de representar a mi ciudad”. Por último, Sol Castellano, rubia con ojos casi transparentes y sonrisa perfecta, manifestó: “prácticamente tuve que aprenderme de golpe muchas cosas que no sabía, yo no soy modelo ni mucho menos he desfilado. Aprendí e hice muchas amigas. Eso es lo bueno”, cerró. En medio de la lluvia, una banda a último momento se acercó para animar el show, no sorprende demasiado el hecho, pero si se trata de la banda de Marcos Patronelli es otra cosa. El Bicampeón Mundial de Rally se presentó con su propio grupo “Capitán Night Train”, en honor a una canción de Gun´s n Roses).

El show final quedó para “Mancha de Rolando”, con Manuel Quieta a la cabeza. La banda rockera-alternativa arrancó con temas de su álbum 17 (Los libres), para seguir con sus temas más conocidos. “Calavera”, “Arde la ciudad”, “Donde vamos” y “Carolina”. Buen despliegue, iluminación acorde, dinamismo y raro efecto de sonido. La gente del sector izquierdo escuchaba murmullos, pero a 20 cuadras de la ciudad se escuchaba perfecto, solo el Anfiteatro del Cerro puede lograr algo así. “El sonido fue perfecto. En pocos lugares encontré algo así. Yo toqué aquí en 1978 y desde entonces se mantiene esa calidad única. Guardo un buen recuerdo y también algún mal trago”, confió Raúl Lavié en una charla exclusiva. El artista sufrió ese año la avería de su auto y desde entonces viaja en avión.

En su última jornada la Fiesta desplegó la dosis necesaria de automovilismo. Arrancó por la mañana con pruebas de regularidad en circuito la Chata, siguió con la Final de la Vuelta Juan M. Bordeu (Autódromo-Napaleofú-Plaza Libertad), continuó con el show Multimarcas en el Autódromo Municipal y caravana a Plaza Libertad, y cerró con Reconocimientos y premios a participantes, Desfile y cierre con bandas locales. El balance fue repartido, mucho que trabajar, mucho para mejorar, abrir la Fiesta al espectro local, ya sea artístico y deportivo y por supuesto ahondar en el evento en sí. En recuperar nuestro automovilismo, la competencia, zonal y nacional. Es muy importante. La gente quiere ver carreras y no exhibiciones, quiere acción, opción y por supuesto: divertirse.

Informe y fotos: Acción 5 (Galería fotográfica de la fiesta en WWW.ACCION5.COM.AR)