A cinco días de la sentencia

Lucía Taja: “Espero que los jueces hagan justicia”

Boccia

Recibimos y publicamos.

El próximo viernes se conocerá la sentencia por el crimen de Federico Taja. El joven de 17 años murió de un disparo en el marco de un operativo policial mientras manejaba el auto de su padre. El policía de la DDI Mar del Plata, Waldemar Chazarreta, está acusado como el autor del disparo letal en la tarde del 24 de junio de 2011.

P1000153

“El asesino de mi hermano dijo no tener preparación en la policía y resulta que tiene una tecnicatura en seguridad”, manifestó Lucia.

En tanto, la hermana de la víctima consideró que la testigo que vio el homicidio lo tuvo “muy claro” y que hasta la hija lo afirmó. “El abogado defensor no pudo hacer que se desdiga. Entonces lo único que le quedó es decir que es falso testimonio, falso es él y su cliente un asesino”, aseveró con dolor.

Lucía interpretó que otro momento clave fue cuando declaró el acusado. “Su llanto fue ficticio. Mi papá le gritó:  Mataste a Federico!!, y él se dio vuelta amenazante y pasó del llanto a la ira en segundos. Lo mismo hizo con Federico, bajó enojado y le disparó”. La hermana de la víctima también afirmó que “los siete policías que declararon, mintieron: ninguno lo vio disparar a pesar de que estaban a pocos metros del asesino, tres de ellos en el mismo auto y uno al lado. pero no vieron nada”.

En tanto, apuntó: “Ninguno, repito, lo vio apuntar o disparar. Pero el asesino sí vio a todos con sus armas para justificar lo injustificable. la única realidad es que si no hubiera apuntado y disparado por la espalda a mi hermano, él estaría vivo en este momento”. Y agregó: “Son encubridores de un asesino. Solo piensan en su compañero y en salvar su propia responsabilidad. En Fede nadie pensó, ni piensa. Espero que los jueces piensen en él. Era un inocente que mataron en una cacería policial. Esto es una ciudad, no el lejano oeste”.

Lucía además afirmó que “nada justifica un disparo mortal y Federico, de 17 años, murió en manos de quienes debían protegerlo”. Asimismo, recordó: “La inseguridad no la generaba Federico, cuyo único pecado fue comprar un cigarrillo de marihuana y terminar muerto, lo que aún todavía no sé si fue así, ya que hasta en el juicio se ventiló, por dichos de un policía, que no estuvo vallado y resguardado el lugar del homicidio de mi hermano. Entonces bien pudieron cambiar la escena del crimen”, concluyó.

GP