Fernando Alessio, jefe del cuerpo activo de Bomberos Voluntarios

“Luego de estas situaciones siempre queda un residuo en la cabeza dando vueltas”

GP

El jefe del cuerpo activo de Bomberos Voluntarios, Fernando Alessio, dialogó en la mañana de este viernes sobre el accidente fatal en el que fallecieron una mujer y su bebé. Contó cómo deben actuar los rescatistas, el impacto emocional que generan estas situaciones y la crónica del choque ocurrido en la noche del jueves.

 

Minuto a minuto del accidente:

“La primera información que tuvimos antes de llegar era que había dos vehículos involucrados con una mujer aparentemente atrapada en uno de los autos y con un menor muy lastimado.

Cuando llegamos nos encontramos con la tensión de los heridos. Por un lado, el conductor del Gol que presentaba lesiones graves, pero estaba consciente; a su lado, su hija ya fallecida; y fuera del auto se encontraba el bebé.

Afortunadamente estaba presente una persona con algunos conocimientos de primeros auxilios tratando de ayudar a los heridos.

El conductor de la Crossfox estaba muy conmocionado por la situación y confundido por la explosión del impacto y junto con el personal del Hospital tratamos de explicarle cómo era la situación.

La prioridad en estos casos es para las personas que están vivas. Por eso es que se dio un rápido traslado tanto al bebé como a los dos conductores.

En un momento dado apareció el esposo de la mujer fallecida. En primera instancia no pudo tomar noción del hecho, ni siquiera notó que en el interior de su vehículo se encontraba su esposa. Pero luego entró en estado de shock cuando vio su auto totalmente destruido y decidimos trasladarlo en la ambulancia para que pudiera estar cerca de su familia”.

 

Choques frontales:

“Cuando el choque es frontal mínimamente las lesiones para los involucrados son graves. Y en el caso de este accidente lamentablemente hay que hablar de dos víctimas mortales.

Hay aditamentos que hacen a esta clase de impactos más peligrosos. Como el uso o no de los cinturones de seguridad, la compresión del habitáculo, la velocidad a la que los rodados se desplazaban, entre otras cosas.

Siempre que se llega a este tipo de situaciones y hay un muerto, lo que se trata de hacer es poner al resguardo a la víctima y taparla con algo por respeto para ella y su familia”.

 

Cuando la víctima es un bebé:

“Cuando uno se entera que un bebé murió es una de las cosas que más impacta en esta profesión, sobre todo porque uno lo traslada y lo proyecta a un vínculo personal con un hijo o un sobrino.

Siempre hay que tratar de mantener la estabilidad emocional, pero además de ser bomberos también somos personas y resulta muy difícil. Luego de estas situaciones siempre queda un residuo en la cabeza dando vueltas.

No es lo mismo ir a un incendio, donde lo que corren riesgos son los muebles de la casa, o la casa en sí. Cuando acudimos a un accidente genera un impacto porque el riesgo lo corren las personas involucradas”.