Escribe Lic. Juliana Cerone- 47539

Mente Sana en “Cuerpo Sano”

Las pantallas de televisores, computadoras, celulares, carteles en la vía pública, revistas, etc. nos muestran permanentemente los “ideales de belleza actuales”. Hombres y mujeres de color bronceado, cabellos brillantes, labios perfectamente maquillados y cuerpos trabajados tanto por estrictas dietas y extensas rutinas de ejercicios como por distintas técnicas para intervenirlos y llevarlos a cumplir esos estándares tan deseados.
En la actualidad la imagen lo es todo. La propia “diva de los almuerzos” hace años remarca su frase de cabecera “como te ven te tratan, y si te ven mal te maltratan”. Dejando en claro que para los demás somos lo que mostramos ser. Somos solo lo que se ve. Y por fuera de eso queda miles de otras facetas de la existencia de cada uno de nosotros. Nuestra historia de vida solo es algo que se descubre si “hay ganas y tiempo”, cosas que en la actualidad escasean demasiado.
Inmersos en este mundo de consumos de objetos y personas tratadas como objetos, nos hemos dedicado a intentar llegar a esos lugares de privilegio social. Tener una buena imagen física ayuda a conseguir mejores puestos de trabajo que nos llevan a tener mejor poder adquisitivo, que a su vez nos quizás permitirá tener una mejor pareja y juntos lograr tener mejor casa, mejores viajes, perros e hijos más bellos. La carrera por mejorar la imagen lo es todo.
Y el problema se transforma en problema cuando no lo logramos. Cuando la distancia entre nuestras expectativas y nuestra realidad abre un abismo haciéndonos sentir la frustración y el vacio.
Nuestra familia no se parece a la que muestran en las series de Netflix, nuestros trabajos y autos lejos están de los que usan futbolistas y modelos, y nuestros hijos a veces dan la sensación de traernos más conflictos que alegrías. Entonces la mente colapsa y nuestro cuerpo (justo nuestro cuerpo) paga el costo de esta guerra entre lo que (“supuestamente”) queremos ser y lo que somos.
Las patologías y trastornos asociados a esta guerra se han hecho más frecuentes en los últimos años, especialmente en población adolescente pero en creciente aumento en población adulta.
La imagen corporal ha sido definida como “la visión que una persona tiene en su mente del tamaño, forma o figura de su cuerpo” (Slade 1994). La imagen corporal tendría dos componentes, uno perceptual y otro actitudinal. La actitud frente a la estética y la importancia que le asignamos al aspecto de nuestro cuerpo se ve influenciada por la cultura, sociedad y época. Es interesante observar como la insatisfacción con la imagen corporal fue en aumento en los últimos 30 años. Lo más llamativo es como la insatisfacción con la imagen corporal entre los varones se ha triplicado en menos de 20 años, alcanzando a la presentada en mujeres.
Una imagen corporal negativa no implica en sí mismo patología, de hecho en muchos trabajos realizados en poblaciones de estudiantes, se encontró un alto grado de insatisfacción con la imagen corporal sin que los mismos reúnan criterios para Trastorno Dismórfico Corporal o Trastorno de la Alimentación. Hilde Brusch, hace más de 30 años, describió el trastorno de la percepción del tamaño corporal como el núcleo del trastorno de anorexia nerviosa. El trastorno de la imagen corporal es una de las características más frecuentemente encontrada en la anorexia nerviosa. Alguno investigadores actuales explican la anorexia nerviosa como un déficit perceptual relacionado con la estimación del tamaño corporal, basados en lo referido por los pacientes de negarse a comer por “sentirse o verse gordos” independientemente de su peso corporal. Por ello, el DSM-IV (Manual Diagnostico y Estadístico de Trastornos Mentales), establece que el paciente debe demostrar un sentimiento persistente que involucre una creencia de fealdad o defecto en la apariencia física; la persona debe estar convencida que este defecto es obvio a los demás; esta preocupación por el defecto debe ser excesiva y no transferible rápidamente a otro defecto; y debe causar déficits en importantes áreas de la actividad del sujeto.
Hoy es común escuchar hablar con frecuencia de Trastornos de la Alimentación. Puede ser que la persona coma en exceso o que no coma lo suficiente como para mantenerse sana y saludable.
Los tipos de trastornos son:
Anorexia nerviosa, cuando la persona adelgaza demasiado, pero no come lo suficiente porque se siente gorda.
Bulimia nerviosa, que incluye períodos donde la persona come demasiado seguidos por frecuentes purgas, a veces vómitos autoprovocados o uso de laxantes.
Compulsión para comer, que consiste en comer sin control.
Las mujeres tienen más probabilidades que los hombres de tener trastornos de la alimentación. Suelen comenzar en la adolescencia y con frecuencia se presentan con depresión, trastornos de ansiedad y abuso de drogas.
Los trastornos de la alimentación pueden causar problemas en el corazón, en los riñones e incluso la muerte. Es importante obtener ayuda a tiempo. El tratamiento incluye supervisión, terapia psicológica, asesoramiento nutricional y, algunas veces, farmacología.
En el caso de la obesidad resulta de un desequilibrio entre el aporte calórico de la ingesta y el gasto energético dado por el metabolismo y la actividad física. Una circunferencia de la cintura mayor de 102 centímetros en hombres, y de 88 centímetros en mujeres es indicativa de obesidad. Esta entidad médica, asociada a su vez con morbilidad y mayor riesgo de mortalidad, es de muy difícil tratamiento y tiene una alta tasa de recurrencia. La obesidad aumenta el riesgo de desarrollar múltiples complicaciones médicas, entre las cuales están la hipertensión arterial, la diabetes tipo II, la enfermedad coronaria y ACV, cáncer (próstata, colon, endometrio, seno), dislipidemias, síndrome metabólico, apnea de sueño, colecistitis, infertilidad y múltiples complicaciones en el embarazo. Los factores conductuales y de estilo de vida son determinantes tanto de causa del problema como del éxito del tratamiento. Por otra parte la obesidad tiene consecuencias emocionales indiscutibles.
Por ello, encontrarnos en equilibrio con nuestro cuerpo es fundamental para una buena calidad de vida. Hacer proyecciones realistas de nuestros deseos, nos ayudara a trabajar en pos de sentirnos bien, sin pretender ser alguien que no somos.
Evitar el maltrato corporal parte desde nuestro interior. El valor de cada célula de nuestro cuerpo se lo adjudicamos nosotros mismos y es imposible pretender que sea otra persona o el mercado social quien nos adjudique el valor propio, porque de ser así, solo nos queda resignarnos y esperar a que la sociedad de consumo nos ponga un “ticket de precio” según lo que mostramos tener, creyéndonos que es lo que mostramos ser.