Monomarca del Salado

Nahuel Di Cicco tuvo un buen debut en Dolores

La Monomarca del Salado desarrolló la segunda fecha de su campeonato y como lo hace habitualmente corrió en el autódromo “Miguel Angel Atauri”, de Dolores.

Allí en condición de invitado estuvo el balcarceño Nahuel Di Cicco, compartiendo el Fiat 128 de Matías Alday. El piloto de nuestra ciudad fue animador a lo largo del fin de semana, en una categoría que muestra una notable paridad. Participó de la primera final, donde se mantuvo hasta el último giro entre los cuatro primeros, pugnando por la punta de la carrera. Lamentablemente un toque a poco del final le hizo perder varios puestos y terminó arribando 12°, un resultado que estuvo lejos de reflejar lo que mostró en la pista.

EL BALANCE DEL PILOTO
Consultado sobre la experiencia vivida en el autódromo de Dolores, comentó Di Cicco que “fue todo nuevo para mí. No lo conocía a Matías (Alday), mucho menos al auto. Nos hizo el contacto “Nico” Girotti y Mario Sancio, que le atienden el auto”.
Sobre lo que vivió en pista afirmó que “el sábado comenzó la actividad, pude dar 5 ó 6 vueltas como para adaptarme al auto y quedé tercero. El domingo en la clasificación logré el quinto tiempo”.

Calificó a la final como “muy pareja”.

“Hubo siempre 10 autos viajando pegados en el lote puntero. Y en ese grupo llegué hasta el tercer lugar, pudiendo pelear la punta”.
En el tramo final de la carrera se iba a producir un incidente que lo perjudicaría. Faltando 3 vueltas hubo un vuelco (el de Damián Garrido) y tuvo que salir el pace car. Cuando se relanzó la carrera pusieron el cartel de última vuelta y en ese trámite hago una maniobra para quedar segundo. En ese momento siento el golpe atrás el auto que estaba superando y me voy afuera. Venían todos pegados, me costó volver y perdí varias posiciones. Una lástima porque estaba para el podio, segundo o tercero seguro”.
Hubo un problema en el motor que le quitó algo de rendimiento al auto. “A partir de la mitad de la carrera apareció un problema de temperatura y si bien podía ir con ellos no tenía resto para superarlos, como en las primeras vueltas. Cuando entró el pace car se enfrió y eso me posibilitó ir por el segundo lugar, hasta que sobrevino el toque”.
Más allá del clasificador final se mostró muy conforme con lo realizado. “Pudimos dar pelea entre 27 pilotos que conocen muy bien el circuito, corren siempre ahí, con un auto que está en pleno desarrollo, que se arma con un gran esfuerzo por parte de todo el grupo que acompaña a Matías”.
Respeto de Matías Alday hay que señalar que tuvo una interesante labor, ya que luego de haber largado 18° logró terminar 7°.La primera final fue ganada en pista por Marcos Gasparri, quien recibió una penalización quedando tercero, pasando la victoria a manos de Mario Brunengo, escoltado por David Garrido y Gasparri. La segunda final también fue para Brunengo (ganó 3 de las 4 finales corridas este año), completando el podio Marcos Gasparri y Gonzalo Bertomeu.

Escribe Marcelo Urra para www.puntonueve.com.ar