Por su deterioro

No se podrán alojar presos en la cárcel de Batán

GP

La situación de los detenidos era crítica en la prisión de Batán. Falta de comida, carencia de remedios y serios problemas edilicios, fueron algunos de los puntos que motivaron las denuncias. Tras verificar las condiciones de vida de los reclusos, la Justicia marplatense falló que por sesenta días dejen de ingresar más presos al penal.

carcel 1

La decisión fue tomada anteayer a la tarde por la Cámara de Apelaciones y Garantías en lo Penal de Mar del Plata y recae también sobre la unidad penitenciaria 50, donde se alojan detenidos sin condena firme.

En la sentencia, el tribunal resolvió por unanimidad que sean reubicados todos los detenidos (alrededor de 250) que no pertenezcan a los departamentos judiciales de Mar del Plata, Necochea y Dolores en otros establecimientos penitenciarios de la provincia dentro de los próximos sesenta días.

Al mismo tiempo, los magistrados reclamaron al ministerio de Justicia y Seguridad bonaerense que en 24 horas informe la disponibilidad de pulseras electrónicas con el objetivo de buscar medidas alternativas para los nuevos presos.

Además le solicitaron a la Fiscalía General que informe el estado en que se encuentran las 28 denuncias penales realizadas por el juez de ejecución Penal Nº1, Ricardo Perdichizzi, contra funcionarios del servicio penitenciario por el estado de la cárcel.

La resolución remarca que se debe tener en cuenta su concepto y conducta y pide mantener las condiciones educativas y laborales. Hay una excepción: los presos que estén en Batán podrán continuar en la cárcel sólo si se encuentran alojados en el sector de sanidad.

La medida cautelar indica que el ingreso queda prohibido desde este lunes y por los próximos sesenta días a las unidades 15 y 50 (hombres y mujeres).

Para tomar esta resolución, los jueces describieron las pésimas condiciones sanitarias y alimentarias en la que se encuentran los presos y citaron como ejemplo que dentro de la dieta de los condenados no se provee ni leche ni huevos y que el alimento más común son los fideos y el arroz.

Al respecto, resaltaron que no había legumbres, aceite y que las porciones de carnese habían reducido por debajo de las necesidades alimentarias mínimas.

“Las condiciones de los internos en las unidades 15 y 50 son muy precarias. Faltan vidrios, no hay calefacción”, señaron fuentes al diario El Atlántico.

El hábeas corpus colectivo y correctivo fue presentado por el defensor de Casación Provincial Mario Coriolano; la defensora departamental, Margarita Boeri, y la secretaria de Ejecución Penal, Fabiana Danti, a principios de junio pasado.

Gentileza: Infobae