El oficialismo perdió en las Primarias; ¿habrá un golpe de timón en el Gobierno? ¿Es verdad que el Ejecutivo y el grupo político se guía por cuentos y chusmerios?

Opinión: Echeverría, un intendente que está mal rodeado y que deberá dar un urgente cambio de rumbo

Centro

El pueblo, en un sistema democrático, suele ser soberano y expresar su opinión en las urnas. La jornada del domingo dará que hablar y mucho. Pero la victoria radical marca un precedente de cara al futuro. Pasaron nada y nada menos que 28 años de la última victoria de los “peludos”, en un pueblo preferentemente peronista.

Agasajo a la prensa

Aunque el intendente José Echeverría haya dicho que no es así, las legislativas no son ni más ni menos que un plebiscito de gestión, por lo que el Gobierno hizo, por lo que no y por lo que deberá hacer de cara al futuro. Es como rendir un examen a los dos años para revalidar o no lo desarrollado.

Es cierto que sólo fueron las Primarias. Pero desde el oficialismo remarcaron que es muy difícil revertir el resultado en las generales, tras el fracaso de este comicio, en el cual se veían amplios ganadores en Balcarce, tras sacar más de 12 mil votos en 2011 y arrasar en las urnas.

Ya hace tiempo que puede verse un Ejecutivo que no para de guiarse por comentarios y entre dichos de “alcahuetes” y “buchones” y tendría que hacer una fuerte autocrítica de lo hecho para perder más de seis mil votos de una elección a otra. Hay áreas del Gobierno, como Deporte Social, que sin plata y a cargo de Juan Gentile que ha hecho una gestión excelente o Turismo, con la impronta de Julio Martínez o Producción, con Carlos Muñoz, que funcionan muy bien. Pero hay otras que dejan bastante que desear. Y más aún la soberbia y arrogancia  de muchos funcionarios.

Un intendente que está mal rodeado y mal acompañado y que ve que se equivoca y por ahí no tiene a su lado la gente indicada e idónea para marcarle el camino y muchos de sus laderos que bocinean por la ciudad que quieren ser sus herederos y se fijan más en sus ambiciones personales que en un grupo de trabajo y no hacen más que, como el pájaro carpintero, quemarle la cabeza al jefe comunal, a veces con rumores y cuentos, tan tontos e infantiles.

Y un Gobierno, un bloque de concejales, de colaboradores y un grupo político no deben guiarse de cuentos, sino de  hechos y acciones. Un gobierno que ha perdido bueyes importantes y que ahora, más que nunca, necesita un cambio de timón, de rumbo de parte del Intendente. Es una legislativa y no es lo mismo que una general, porque en las parlamentarias muchos votan por bronca, por castigo y por afecto.

Es cierto que hay obras monumentales, como la guardia, el CIC, Circunvalación, la renovación de sociedades de fomentos, salitas periferícas y demás. Pero hay actitudes cotidianas, como represalias a quienes no piensan igual, que valieron para que la gente no les diera el voto. Y claramente la agenda del Gobierno no es la agenda de la gente.

Por ahí Reino no gana la general o por ahí no llega a ser Gobierno, quién sabe. O que gane Pérez o Petruccelli, nunca se sabe. Pero esta elección parcial tiene que dejarle un mensaje al Gobierno y un mensaje también al Peronismo, con cinco candidatos en una legislativa, cosa de no creer.

Y el mensaje para el Gobierno es claro: recoger el guante, bajar la soberbia de varios funcionarios y el pueblo no tiene porque enterarse y menos los medios de peleas y divisiones internas. Tampoco se puede retar a un Gabinete por mail, tras la olvidada Fiesta del Automovilismo o no atender a los gremios municipales cuando piden audiencia o dos funcionarios pelearse en los pasillos de la Municipalidad.

Por ahí también es el momento de que Martín tome el grupo al hombro y se haga cargo de este sector del peronismo y piense en una renovación, de cara al 2015, aunque falta mucho para ese momento o que el Intendente realice una limpieza para modificar la imagen del FpV.

Es un Gabinete y un Gobierno que parece estar fraccionado, dividido y que busca un cambio de timón y de carril. Un Gobierno que debería dejar de echar culpas a personas por su derrota y tratar de encarrilar el futuro y leer el mensaje de las urnas. Un Gobierno en el cual el Intendente debería sentar a sus funcionarios y decirles, como ya lo ha hecho, acá mando yo y al que no le gusta tengo hojas blancas para que me firme la renuncia y dejar de pensar muchos de ellos en cobrar un sueldo importante a fin de mes y dar un paso al costado.

Sólo el Intendente sabe que hará de cara al futuro. Pero el mensaje de las urnas fue muy claro y contundente no se pierden más de seis mil votos culpa de algunas personas. Se pierde cuando un grupo se equivoca y no es malo equivocarse, todos somos seres humanos, y sólo su capitán debe encontrarle un buen rumbo. Y esta vez no pueden hacerse los sordos.