Escribe Lic. Juliana Cerone- M.P: 47539

Psicología de las tragedias

Suele suceder en un instante. Ruidos ensordecedores, luego oscuridad y silencio. Algo dramático acaba de suceder, nadie sabe exactamente como pasó y apenas la gente logra reaccionar sobre que hay que hacer. Una tragedia acaba de comenzar. Y la mente no encuentra modo de adaptarse a ello.
El día miércoles el Diario Ole titulaba: “En el mejor momento de su vida Chapecoense chocó contra la muerte en una tragedia aérea que conmovió al mundo: 71 muertos y 5 sobrevivientes que la están pelando. El futbol está de luto”. Las páginas de todos los diarios y portales digitales se llenaban de imágenes y relatos de vida de los jóvenes que ya no pueden seguir haciendo historia en su club de futbol, ni escribiendo sus sueños personales. Los medios relataban perplejos la fatalidad y la sociedad del mundo entero se estremece ante el hecho. No era una cuestión de futbol, esto iba más allá.
¿Pero que hace a una tragedia ser tan shockeante para todos? Al fin y al cabo, mueren más de 71 personas diariamente y casi todos seguimos igual con nuestra rutina diaria. Entonces, nos damos cuenta que la muerte no es el factor de temor sino lo imprevisible de las catástrofes, la sensación de “sorpresa” que deja perplejos a la mayoría. El temor a pensar: “ahora todo está bien y en un segundo todo puede estar mal”.
Es como si nuestra mente no estuviera lista para asimilar tanto dolor junto. Ante estas situaciones todos nos sentimos impotentes, incapaces de explicar o comprender un hecho tan dramático como absurdo.
¿Cómo enfrenta la gente los eventos difíciles que cambian su vida en un instante? ¿Cómo reacciona a eventos tan traumáticos como la muerte de varios seres queridos en un accidente, un ataque terrorista o catástrofes naturales donde hay varios tipos de perdidas?
Generalmente, las personas logran adaptarse con el tiempo a las situaciones que cambian dramáticamente su vida y que aumentan su estado de tensión. ¿Qué les permite adaptarse? Es importante haber desarrollado resiliencia, la capacidad para adaptarse y superar la adversidad. Ésta se aprende en un proceso que requiere tiempo y esfuerzo y que compromete a las personas a tomar una serie de pasos. La resiliencia es el proceso de adaptarse bien a la adversidad.
Pasa disminuir el impacto emocional que generan estas catástrofes, hace algunos años, una joven e incipiente rama de la psicología ha comenzado a formarse: se trata de La Psicología de la Emergencia. A pesar de que los primeros momentos son caóticos y desconcertantes, a nivel de intervención, todo puede estar dispuesto. Son muchos los profesionales que ante situaciones de crisis y emergencias se encuentran formados y preparados para actuar: bomberos, médicos, ejército, policía y también… los psicólogos. Cuando se trata de situaciones consideradas como emergencias masivas, los Primeros Auxilios Psicológicos se pueden aplicar en los centros que se establezcan para la recepción de familiares y afectados o centros de reagrupación o emergencias, incluso en el mismo lugar donde se han producido las catástrofes, como accidentes, atentados, sismos e inundaciones. Los psicólogos intentarán encontrar un entorno tranquilo y cómodo para las personas dentro del caos inicial donde la desorientación es la protagonista. Promover seguridad física y emocional será el principal objetivo. Luego se intentara:
– Proporcionar calma y tranquilidad a la persona que acaba de vivir ese acontecimiento traumático.
– Conectarlo con su red de apoyo personal.
– Promover la auto eficacia.
– Favorecer los procesos de afrontamiento psicológico
Al momento en que nuestra mente siente la amenaza, las reacciones pueden ser de congelamiento, lucha o huída, acompañados de disminución de la atención, sentimientos de que lo que ocurre no es real o dificultad para comprender lo que está pasando y desorientación, entre otros. Algunas sensaciones corporales son asociadas al pánico como rápidos latidos del corazón, sudoración, dificultades para respirar, entre otros. Este estado es conocido popularmente como shock y técnicamente como reacción de estrés agudo.
Con el paso de los días, una persona puede olvidar sucesos importantes asociados al evento traumático o recordarlos repentinamente de forma constante, sintiendo gran angustia cuando esto ocurre.
Los sueños se relacionan con la amenaza, se llega al insomnio, se evitan las cosas o lugares que recuerdan lo que ocurrió, las memorias se presentan de golpe, vividas, distorsionadas acentuando la magnitud del acontecimiento o disminuyendo la de los elementos que pudieran haber brindado seguridad al afectado, la ansiedad se mantiene constante durante el día, sintiendo que se repetirá “la tragedia”, otra situación es la incapacidad para hablar de lo sucedido además de fuertes intentos por deshacerse de los pensamientos asociados al trauma.
Esto puede llevar a la depresión, culpa y rabia ante la gran angustia despertada por los síntomas y por la pérdida de sentido, la desesperanza y el duelo por la persona o la herida sufrida. Pueden presentarse pocos o varios de estos síntomas en intensidad variable, pero suelen disminuir con los días.
Normalmente un evento de grandes magnitudes genera este tipo de síntomas, por lo que no se podría hablar de enfermedad. Pero si los síntomas se magnifican y se perpetuán en el tiempo, es importante hablar con un profesional. No hacerlo puede generar la condición conocida como Trastorno por Estrés Postraumático, que puede durar meses e incluso años, disminuyendo de forma importante la calidad de vida de quien lo padece.
No a todos los que viven un incidente crítico les ocurre lo que se ha mencionado. Es normal que se den algunos síntomas de mediana o leve intensidad y disminuyan con los días.
Sin embargo, es importante saber que si algo de esto ha sucedido luego de pasar alguna situación dramática, no hay que sentir temor a pedir ayuda. Quien atraviesa por una pérdida traumática puede regresar a una existencia con sentido y disfrutarla a pesar de lo ocurrido, con la asistencia adecuada. Nadie dirá que sea sencillo, pero es bueno saber que siempre habrá una puerta para abrir a nuevas posibilidades.
A los que no hemos atravesado eventos de magnitud tan traumática, como la tragedia de Cromañon, por ejemplo, nos sucede un estremecimiento interno que igual nos moviliza. Las catástrofes nos enfrentan a lo efímero de la existencia, por empatía sentimos que eso que pasó, no es algo que solo pasa “lejos” sino que nosotros mismos podríamos haber estado allí. Tememos por nuestros hijos, nuestros padres, nuestros sueños. Quedarnos atrapados en el miedo sería el peor error. Enfrentarlos nos permitirá sanar y corregir aquellos errores que pudieron preverse.
Y lo que no puede preverse, será algo con lo que debemos aprender a vivir… Todos sabemos que habrá un final algún día. Lo bueno es que no estaremos allí para verlo, pero la vida que hoy si estamos viviendo es lo único y seguro que nos pertenece.