Lo que no se ve de las sesiones del ¿Honorable? Concejo Deliberante

¿Qué hacen los concejales cuando la cámara no los enfoca?

“Silencio, por favor” es el pedido que reitera una y otra vez el presidente del Honorable Concejo Deliberante, Esteban Reino. Sin embargo, los concejales parecen hacer caso omiso a la súplica.

La Real Academia Española define a “honorable” como sinónimo de honrado, respetable, venerable y distinguido. Pero el comportamiento de algunos integrantes del Legislativo dista mucho de ser realmente “honorable”.

La escena es siempre más o menos parecida. Lo único que cambia es a quien se interrumpe. Es muy habitual –por no decir que pasa siempre– que los concejales hablen mientras Juan José Troya y Gladys De Fazy anuncian los temas que se tratarán. Aunque, por supuesto, las interrupciones también se dan entre los propios concejales.

En la octava sesión, aquella en la que se debatió la cuestión del aumento del precio del boleto de colectivos, fue el edil del Frente Renovador, Enrique Guillén, quien se dio vuelta y solicitó a los integrantes del Frente Para la Victoria que se callaran. ¿Hicieron caso? Sí y no. Guardaron silencio por unos minutos, pero luego siguieron hablando sin prestar atención a lo que exponía su colega.

En esa misma sesión, la radical Mariela Scartossi fue la encargada de exponer las dificultades que atraviesa la Comisaría de la Mujer, donde están colapsados de trabajo, faltan patrulleros y son los propios policías que trabajan allí quienes pagan el servicio de internet. Mientras Scartossi daba sus argumentos, su colega del FPV, Gabriela Franganillo, estuvo dada vuelta en su propio estrado hablando con sus compañeros de bloque sobre temas que nada tenían que ver.

El uso de los celulares en pleno debate también es muy común. Son varios los concejales que eligen centrar su atención en sus teléfonos en lugar de escuchar a los demás.

Otra cuestión llamativa es la cantidad de veces que los ediles se levantan de sus estrados y se retiran del recinto. ¿Tan difícil es poder presenciar menos de dos horas de corrido que duran las sesiones? ¿Tanto cuesta ir al baño antes de arrancar? ¿Tanto cuesta respetar al otro mientras habla o expone su opinión?

La política muchas veces aburre. Ahora bien, una cosa es que aburra a los ciudadanos y otra muy distinta es que aburra a quienes son los encargados de llevarla a cabo. Si usted, estimado lector de estas líneas, sigue habitualmente las sesiones del HCD por televisión habrá visto en algún momento en su pantalla algunas de las desprolijidades mencionadas en esta nota.

La intención de esta publicación no es dejar en evidencia a ninguna persona, pero sí generar un cambio de actitud en aquellos que no se comportan como deben. Porque vale recordar que nadie los obliga a estar en los lugares que ocupan. Y si están tan aburridos, al punto de ni siquiera prestar atención a lo que exponen sus propios colegas, sean o no compañeros de bloque, entonces bien podrían replantearse el ser concejales.


 

Haciendo Camino