Informe especial

¿Quien controla las fiestas privadas en Balcarce?

Todos los años se repite la misma historia. Nadie puede responder a esta pregunta o al menos son muy pocos los que lo hacen. La realidad, es que en Balcarce las fiestas privadas o terciarizadas se siguen efectuando. La difusión no se hace pública ya que, tal vez no hace falta, porque las redes sociales sirven para convocar a jóvenes de todas las edades. Sí, inclusive menores de edad que consumen alcohol como cualquier otro.

Fiesta (10)
La realidad es clara. Hay alguien evidentemente que da el visto bueno para que las fiestas se realicen. Es imposible no conocer en una ciudad como la nuestra, donde se pueden efectuar este tipo de reuniones.
Hace algunos días en la ruta 226 en cercanía a la empresa de papas pre fritas se realizó una fiesta bajo la denominación de “Hola Verano”. Allí se colocó una carpa, con barras de tragos y música. Se cobró una entrada y podía entrar todo aquel que quisiera.
Desde el punto de vista de la diversión, esto, no está mal. Lo que si no corresponde es, efectuar una fiesta donde no se cuenta con ningún tipo de permiso o habilitación para tal fin. Por ejemplo, los controles en el lugar son mínimos, casi inexistentes. Para la venta de alcohol se debe contar con un permiso del Re.Ba (La Ley Provincial 13.178, creó el Registro Provincial para la Comercialización de Bebidas Alcohólicas), cosa que aquí no existe. En tanto, también los menores tienen acceso a cualquier tipo de bebidas.
Si bien se cuentan con personas que controlan el comportamiento en el lugar, esto no es suficiente para avalar la realización de una fiesta.
¿Qué rol cumplen los organismos de control?
Habilitar una fiesta, corre pura y exclusivamente por parte de la Municipalidad. En este caso, se desconoce si la comuna habilitó esta fiesta. Si no lo hizo, ¿nadie se enteró de este tipo de fiestas? Sino es así, evidentemente el área de nocturnidad y otras, están fallando y mucho, ya que desconocen la totalidad de lo que pasa en Balcarce, teniendo como prueba la invitación desde las redes sociales, por ejemplo.
A saber:
– Los que organizan este tipo de fiestas no pagan ningún impuesto
– Venden bebidas alcohólicas a todos aquellos que concurren a la fiesta
– Para ingresar a una fiesta se debe abonar una entrada.
– No cuentan con habilitación del Re.Ba para la venta de alcohol, entre otros.
– Están violando las medidas de seguridad que se deben tener para realizar un evento.

Esto no es todo. Las fiestas se siguen haciendo y nadie controla nada. Los organismos de control parecen hacer la vista gorda de los últimos acontecimientos de la ciudad. ¿Esperamos que ocurra algún accidente o algo mucho más grave para tomar conciencia? Parece que si. Somos hijos del rigor y de ello aprendemos. Deberíamos no esperar a que esto ocurra y que cada uno, dentro de sus funciones, haga lo que tiene que hacer, a menos que le convenga este tipo de eventos…

 

Haciendo Camino