Escribe: Lic. Juliana Cerone- M.P. 47539

Resiliencia: De piedras en el camino, a camino hecho de piedra

El distraído, tropezó con ella. El violento, la utilizó como proyectil. El emprendedor, construyó con ella. El campesino, cansado, la utilizó de asiento. Para los niños, fue un juguete. Con ella David mató a Goliat. Y Miguel Ángel, le sacó la más bella escultura. En todos estos casos, la diferencia no estuvo en la piedra, sino en el hombre.

Las piedras, funcionan muchas veces a modo de metáfora para referirnos a las dificultades que las personas nos enfrentamos a lo largo de la vida. No es posible vivir una vida sin dificultes, eso es algo conocido por todos, pero si podemos elegir como nos enfrentaremos ellas. En relación a esto, desde la psicología moderna se ha desarrollado en los últimos años el concepto de resiliencia.

Originariamente, la resiliencia, es un término que se toma de otras ciencias y hace alusión a la resistencia de los materiales que se doblan sin romperse para recuperar la situación o forma original. Por ejemplo un arco que se dobla para lanzar una flecha, o los juncos bajo la fuerza del viento.

Posteriormente investigadores como Grotberg, tomaron el término y sostuvieron que la resiliencia se trata de la capacidad del ser humano para hacer frente a las adversidades de la vida, superarlas e, inclusive, ser transformado por ellas. A la vez Seligman y Czikszentmihalyi (2000), autores pertenecientes a la corriente de la psicología positiva, consideraron que la resiliencia favorece la calidad de vida, así como también ha sido considerada un aspecto muy significativo al momento de resistir el estrés.

En términos psicológicos generales, refiere al ejercicio de la fortaleza, como la entienden los franceses: “courage” para afrontar los avatares de la vida personal, familiar, profesional y social. El término se ha adoptado en cierta forma en lugar de: invulnerable, invencible y resistente. La acepción “resiliente” reconoce el dolor, la lucha y el sufrimiento implícitos en el proceso. El concepto de la resiliencia se aleja del modelo médico del desarrollo humano basado en la patología y se aproxima a un modelo pedagógico proactivo basado en el bienestar, el cual se centra en la adquisición de competencias y eficacia propias. Para ello es necesario explorar las fuentes de la fortaleza personal. El proceso de adquirir resiliencia es el proceso normal de la vida, y toda persona requiere superar episodios, traumas y rupturas en el proceso de vivir, y lograr ser feliz.

La resiliencia es un concepto dinámico, es el proceso de adaptarse bien a la adversidad, a un trauma, tragedia, amenaza, o fuentes de tensión significativas, como problemas familiares o de relaciones personales, problemas serios de salud o situaciones estresantes del trabajo o financieras. Significa de alguna manera “rebotar” de una experiencia difícil, como si uno fuera una pelota o un resorte y luego de tocar el suelo comienza a elevarse, tomando esa situación difícil como un impulso motor que empuja hacia arriba.

Las investigaciones han demostrado que la resiliencia es ordinaria, no extraordinaria, es decir, no es un poder que tienen algunas personas y otras no poseen. La gente comúnmente demuestra resiliencia. Ser resiliente no quiere decir que la persona no experimenta dificultades o angustias. El dolor emocional y la tristeza son comunes en las personas que han sufrido grandes adversidades o traumas en sus vidas. De hecho, el camino hacia la resiliencia está lleno de obstáculos que afectan nuestro estado emocional.

Lo importante es que este concepto incluye conductas, pensamientos y acciones que pueden ser aprendidas y desarrolladas por cualquier persona lo cual abre grandes posibilidades para el plano de la educación y el desarrollo de potencialidades de los jóvenes en los aspectos emocionales.

La posibilidad de aprender a ser resilientes nos permite abrirnos camino a un gran abanico de factores que contribuyen a desarrollarla. Muchos estudios demuestran que uno de los factores más importantes en la resiliencia es tener relaciones de cariño y apoyo dentro y fuera de la familia. Relaciones que emanan amor y confianza, que proveen modelos a seguir, y que ofrecen estímulos y seguridad.

La Asociación Americana de Psicología (APA) brinda una breve lista sobre aquellas formas de fomentar la resiliencia, algunas de ellas son:

Establezca relaciones—Es importante establecer buenas relaciones con familiares cercanos, amistades y otras personas importantes en su vida. Aceptar ayuda y apoyo de personas que lo quieren y escuchan, fortalece la resiliencia.

Evite ver las crisis como obstáculos insuperables— no se puede evitar que ocurran eventos que producen mucha tensión, pero si se puede cambiar la manera como los interpretamos y reaccionamos ante ellos.

Acepte que el cambio es parte de la vida—Es posible que como resultado de una situación adversa no sea posible alcanzar ciertas metas. Aceptar las circunstancias que no se pueden cambiar le puede ayudar a enfocarse en las circunstancias que si puede alterar.

Muévase hacia sus metas—Desarrolle algunas metas realistas. Haga algo regularmente que le permita moverse hacia sus metas, aunque le parezca que es un logro pequeño, no olvide que es un logro en sí mismo.

Mantenga las cosas en perspectiva—Aun cuando se enfrente a eventos muy dolorosos, trate de considerar la situación que le causa tensión en un contexto más amplio, y mantenga una perspectiva a largo plazo. Evite agrandar el evento fuera de su proporción.

Nunca pierda la esperanza—Una visión optimista le permite esperar que ocurran cosas buenas en su vida. Trate de visualizar lo que quiere en vez de preocuparse por lo que teme.

Cuide de sí mismo—Preste atención a sus necesidades y deseos. Interésese en actividades que disfrute y encuentre relajantes. Ejercítese regularmente

A esto es interesante agregarle que existen otras formas adicionales de fortalecer la resiliencia que podrían ser de gran ayuda. Por ejemplo, algunas personas escriben sobre sus pensamientos y sentimientos más profundos relacionados con la experiencia traumática u otros eventos estresantes en sus vidas. La meditación y las prácticas espirituales ayudan a algunas personas a establecer relaciones y restaurar la esperanza.

La clave es identificar actividades que podrían ayudar a construir una estrategia personal para desarrollar la resiliencia. Esta conlleva mantener flexibilidad y balance en la vida en la medida que nos vamos confrontando con circunstancias difíciles y eventos traumáticos.

Lo importante es no olvidar que la potencialidad esta en cada uno de nosotros, y es nuestra tarea buscarla y desarrollarla para mejorar nuestras vidas. Porque como decía Eduardo Galeano: “Al fin y al cabo, somos lo que hacemos para cambiar lo que somos”.