Escuela de Educación Técnica N° 1 “Lucas Kraglievich”

Se realizó el acto por el Día de la Revolución de Mayo

Se conmemoró el “Día de la Revolución de Mayo” en el gimnasio “Juan José Foglia” de la Escuela de Educación Técnica N° 1 “Lucas Kraglievich”, organizado juntamente con la Escuela Primaria N° 6 “Dr. José Basilio Cereijo”, la Escuela de Educación Especial N° 502 “Mario C. Vitalone” y el Centro Educativo Complementario Nº 801 “María Elena Walsh”.


Estuvieron presentes el intendente municipal, Dr. Esteban Reino; el secretario de Gobierno, Dr. Ricardo Stoppani; el presidente del Honorable Concejo Deliberante, Agustín Cassini; la presidenta del Consejo Escolar, Analía Panaggio; el cura párroco de la Iglesia San José, Padre Pablo Etchepareborda; el capellán de Gendarmería Nacional y titular de la Parroquia Santa María, David Ochoa; el inspector jefe Distrital de Enseñanza, Mario Di Iorio; la secretaria de Jefatura a cargo de Asuntos Docentes, Paula Meschino; la directora de la Escuela de Educación Secundaria Técnica Nº 1 “Lucas Kraglievich”, Silvina Finamor; la directora de la Escuela Primaria Nº 6 “José Basilio Cereijo”, Marina Hoyos; la directora del Centro Educativo Complementario Nº 801 “María Elena Walsh”, Mariela Junco, y la directora de la Escuela de Educación Especial Nº 502 “Mario C. Vitalone”, Julia Fernández.
Del mismo modo, estuvieron acompañando la ceremonia el jefe del Escuadrón de Seguridad Vial Balcarce de Gendarmería Nacional, comandante Raúl Alfredo Romero; el jefe de Policía Comunal, comisario Miguel Petti; el jefe de la Estación Policía Comunal, subcomisario Sebastián Brítez; la jefa del Destacamento de Seguridad Vial de Policía, oficial inspectora Dora Grazioso; Veteranos de Guerra de Malvinas; la secretaria de Extensión Vinculación y transferencia Tecnológica de la Facultad de Ciencias Agrarias; Ing. Patricia Menchón; la jefa de la Defensoría del Pueblo de la provincia de Buenos Aires, delegación Balcarce, Dra. Fernanda Ruzza, y el presidente del Consejo Pastoral, José Espinosa.

Tras el ingreso de las banderas de ceremonia anfitrionas, se entonaron las estrofas del himno nacional por intermedio de los profesores de la Escuela de Arte Ezequiel Marcovecchio, en violín, y Pablo Lobato, en guitarra. Se contó con la interpretación en Lengua de Señas, a través de la profesora del Escuela Especial Nº502, Silvina Goicochea. Luego hubo una invocación religiosa ecuménica a cargo del cura párroco de la Iglesia “San José”, Pablo Etchepareborda, y el presidente del Consejo Pastoral Balcarce, José Espinosa.

Valores asumidos como propios

El titular de Gobierno, estableciendo un parangón histórico indicó que “las ideas y líneas que tiraron para delante quienes tomaron aquella decisión, nos hace ver que todavía tenemos mucho trabajo por hacer”.
Posteriormente, trajo a colación palabras empleadas por Etchepareborda. “La igualdad, la libertad y la fraternidad son valores que todavía tenemos que asumirlos como propios a fondo, sin ninguna negociación, y deben ser el motivo de nuestra existencia”.
Por último, fue enfático al aseverar que “cuando uno mira el pasado, tiene tres formas de encararlo, sobre todo cuando lee historia. Una es como un pasatiempo, que enriquece pero no alcanza; la otra es para traer al presente las divisiones del pasado y, la última, la que nos hace falta, es ir al pasado para integrar a todos y hacer una síntesis que nos enaltezca como nación de modo tal de marchar al futuro con las banderas que compartieron todos esos hombres que hicieron grande a nuestra patria”.

Aporte para las futuras generaciones

A 212 años de los hechos convocantes, Finamor dijo que “los propósitos y anhelos albergados por los padres de la patria, aunque guardaran profundas contradicciones, nunca han dejado de tener actualidad, un mismo ideal los unía: el verdadero sentir de la libertad”.
“La escuela como institución y como parte constitutiva de la sociedad también se encuentra sumida en sus propias contradicciones e incertidumbres, y aunque en ocasiones continuemos el debate entre el pasado y el presente, debemos contribuir con las generaciones futuras para elaborar su proyecto de vida bajo los verdaderos principios de la libertad basados en el respeto y la tolerancia”, afirmó.
En ese sentido, valoró la tarea que se desplegó para el acto en cuestión. “Nuestra misión como educadores debe ser coherente, con esta premisa. El trabajo mancomunado y articulado entre los equipos directivos, docentes y de alumnos de las cuatro instituciones organizadoras de este acto, se convierten en un claro ejemplo de intercambios, búsqueda de acuerdos y respeto por las diferencias, como pilares claves del pleno ejercicio de la libertad”, puntualizó.
Finalizó argumentando que “este es un gran momento para volver a encontrarnos después de dos años en donde los actos escolares no pudieron realizarse como consecuencia de la pandemia. El aula debe ser genuinamente el escenario para propiciar el debate, como lo hicieron Saavedra, Moreno, Belgrano, Castelli y tanto otros, incluso en los tiempos posteriores, con los desafíos que debieron enfrentar para la organización del Estado nacional. Solo siendo respetuosos de los pensamientos, estilos e ideas ajenas, se darán las condiciones fundamentales para lograr el desenvolvimiento de cualquier sociedad, para el sano ejercicio de las instituciones”.