Escribe: Lic. Juliana Cerone- M.P: 47539

Sobreviviendo a las tormentas. Sobre crisis vitales

“Una vez que la tormenta termine, no recordaras como lo lograste, como sobreviviste. Ni siquiera estarás seguro si la tormenta ha terminado realmente. Pero una cosa es segura, cuando salgas de esta tormenta, no serás la misma persona que entro en ella. Porque de eso se trata esta tormenta”- Haruki Murakami (escritor y novelista japonés.)
Las crisis vitales son acontecimientos que suceden y hacen que nuestra vida cambie de repente. Implican un conflicto y nos obligan a tomar decisiones, que no siempre son fáciles, ni nos sentimos capaces de tomar.
La crisis vital no es un trastorno mental, pero es un factor influyente en la calidad de vida de quien lo experimenta. Todas las personas se encuentran expuestas a sufrir un período de crisis vital en cualquier momento de la vida y es esperable atravesarlo con un intenso malestar emocional, con cambios en las creencias, valores y patrones comportamentales.
El sufrimiento es un aspecto inevitable de la vida, del cual ninguna persona puede escapar. No es positivo ni negativo, es desagradable de experimentar pero permite reflexionar, evaluar alternativas y cambios de comportamiento, también mueve a reformular las creencias y valores subjetivos y con ello nuestros objetivos.
A lo largo de nuestra vida son muchas las situaciones y momentos críticos por los que pasamos: mudarnos a una nueva ciudad, la muerte de un ser querido, un cambio laboral, etc, todas ellas son las denominadas “Crisis situacionales” que generan un fuerte malestar que requieren de mucha voluntad para salir y lograr mayor adaptación al cambio. Pero existen otro tipo de crisis que tienen que ver con las etapas de la vida, es decir “Crisis evolutivas o crisis vitales”.
Son momentos de nuestra vida en las cuales de alguna manera nos enfrentamos con nosotros mismos. Es el momento de muchos cuestionamientos sobre el rumbo que debemos continuar y que cambios son imprescindible hacer. En ocasiones, las personas sienten que son incapaces de lidiar con la crisis y se hace necesario pedir ayuda.
Una de las crisis evolutivas más destacadas de la vida es la adolescencia. Es el momento en el cual pasamos de sentirnos seguros y protegidos por nuestros padres dentro del confort de su hogar y su tutela para comenzar a cuestionar esta “zona de confort”, sus mandatos, sus rituales, sus valores y medirnos nosotros mismo frente a ellos y frente a las demás personas que nos rodean. El adolescente se mide a sí mismo y a sus posibilidades, retando a la autoridad y rebelándose frente a lo establecido por el sistema. A ello debemos sumarle los cambios bruscos del cuerpo y nuevas sensaciones antes desconocidas que requieren de exploración. Es la etapa del despertar del deseo sexual, de una explosión de hormonas que llevan a un gran interés sobre ciertos temas pero siempre acompañadas por un enmascarado temor sobre todo lo nuevo y desconocido.
La siguiente crisis vital suele ser la cerca de los 25 a los 30 años. Conocida como crisis de la juventud.
En esta etapa se presentan situaciones que generan la necesidad de tomar grandes decisiones provocando la inseguridad de saber si las que tomamos son las correctas o no lo son. Es el momento en que muchos comienzan a asentarse en sus profesiones o en sus trabajos, deciden formar una familia, casarse, comprar una casa, hacer viajes largos, etc. Frente a ello suelen surgir variadas preguntas sobre la capacidad personal apara afrontar tamañas responsabilidades: ¿Es este el trabajo que quiero para mi futuro? ¿Seré buen padre/madre? ¿Me animo a dejar todo e irme de viaje por tiempo indefinido? ¿Estoy siendo un buen hijo/a? Es el momento donde ya nos movemos de la zona de jóvenes despreocupados para pasar a adultos responsables. Es una de las crisis vitales que pasa con mayor rapidez, ya que la dinámica y la vorágine de los tiempos hacen que las decisiones se tomen de manera más rápida. Si no sucede de manera rápida, muchos jóvenes tienen a sentir la necesidad de “huir de dichas responsabilidades” generando variados conflictos internos y externos donde predominan los reproches.
Cerca de los 40 años sucede otra crisis vital muy popular. Es un momento que muchas personas atraviesan con dureza y suele ser la etapa en la cual mas personan piden consulta con psicólogos. Cercanos a esas edad la mayoría siente que se encuentra a mitad de camino de su vida y vuelve a replantearse todas las elecciones que ha hecho hasta hoy y las que deberán hacer, tanto en su plano laboral, sus relaciones, sus distracciones, el cuidado de su cuerpo, el disfrute de su tiempo y su dinero, etc. Cercano a los 45 años, es el momento en que los hijos comienzan a irse de la casa, lo cual genera mucho malestar y la vuelta a mirarse a sí mismos como ser humanos, cosa que durante la fase de paternidad de hijos en edad infantil había quedado relegada a un segundo lugar. Es ahí donde aparece la pregunta ¿Que estoy haciendo con mi vida? ¿Estoy disfrutándola como deseo? Definitivamente realizarnos estas preguntas genera mucha tensión interna y ansiedad. Si esta aumenta demasiado aparece el estrés y el malestar significativo.
La siguiente crisis evolutiva es cuando comenzamos a notar el paso del tiempo y sus efectos en nuestro cuerpo. Suele suceder cerca de los 60 años conjuntamente con la edad jubilatoria.
Los hijos ya no forman parte de la casa. Suceden muchas perdidas significas de personas que quisimos mucho como nuestros padres, tíos, etc. La vida laboral va llegando a su culminación y el cuerpo comienza a pasar factura por los años de variados labores. Muchas personas viven este momento con gran dolor ya que dicen sentirse “arrastrados por la vida sin saber que hacer”.
Lo importante de las crisis vitales es no quedarse atrapados en ellas. Sino ver que en la vida hay variados momentos que debemos cerrar un ciclo para inaugurar uno nuevo. Son estas etapas turbulentas las que nos permiten avanzar. Si te encontras en un momento de cambio en tu vida en el cual sentís que estás en medio de una crisis vital y la incertidumbre hace que creas que no sabes qué rumbo tomar, es bueno pensar que quizás es el momento de pararte, de frenar y darte un pequeño tiempo para asimilar lo que estás viviendo e iniciar un movimiento.
La terapia puede ayudar con: miedos, ansiedad, incertidumbre, sensación de falta de control, entre otros. Puede servir para identificar lo que no funciona, y plantear nuevas opciones o alternativas.
Vivir en armonía con el mundo y con la naturaleza es comprender que necesariamente nuestros cambios permiten evolucionar. Cada crisis nos presentará la oportunidad de transformarnos a nosotros mismos y nuestro entorno. Es la excusa perfecta para replantearnos nuestros deseos, afirmar los aspectos que nos hacen felices y modificar aquello que aun nos genera malestar.
La crisis, como dicen por ahí, no representa el fin del mundo… sino el inicio de uno nuevo.