Escribe: Lic. Juliana Cerone- M.P. 47539

¿Tres son multitud? Que lleva a una persona a ser infiel

La jerga no los llama infieles, los llama “piratas”. Con ese término se hace alusión a aquellos corsarios que practicaban un saqueo organizado en embarcaciones que atacaban otras en aguas no sometidas bajo ninguna jurisdicción con el propósito de robar su carga. Es decir, personas que deciden salirse de la regla, cruzar los límites aceptados socialmente llevándose consigo un tesoro que no les pertenece.
La pregunta en este punto es ¿que lleva a una persona a ser infiel? ¿A ser un/a “pirata”?
Y la respuesta si bien es baste particular, ya que cada persona tendrá sus motivos personales, hay algunas generalidades que nos ayudan a entender un poco este conflictivo aspecto que suele presentarse a debate en varias oportunidades de nuestras vidas.
Para empezar, sería interesante marcar que la fidelidad en sí misma es una norma (es decir, no pertenece al orden de la naturaleza humana) que cambia según la sociedad y cultura en la que uno se encuentre.
Desde una perspectiva de antropología social, se explica que en buena parte de su historia, los seres humanos debieron vivir en sociedades donde la poligamia era una forma de estructura familiar común.
El préstamo de la esposa, conocido como hospitalidad femenina, es habitual para los pueblos esquimales actuales, esto favorece los vínculos de amistad y sólo se hace si la esposa está de acuerdo.
La cultura kuikuru de la selva brasileña considera normal la libertad sexual, sólo es castigada si eso implica el descuido del hogar y otras obligaciones domésticas.
A contra cara de esto, en muchas culturas de oriente medio las relaciones extramatrimoniales han estado estrictamente prohibidas para las mujeres, corriendo peligro sus vidas por su deslealtad, aunque esa misma regla no aplica para sus maridos.
El tabú de la infidelidad es algo bastante generalizado en culturas occidentales y de origen católico/cristiano, en ellas los vínculos extramatrimoniales suelen ser furtivos, no es aconsejable hablar de ellos y de ser así solo puede compartirse en círculos muy íntimos. Sin embargo, en el último periodo de tiempo con el uso masivo de nuevas tecnologías e incluso aplicaciones para conocer personas para encuentro y citas, las puertas a los infieles se abren con mayor facilidad. Aunque también con mayor visibilidad.
Desde una perspectiva psicológica, habría muchas motivaciones de una persona a la infidelidad, entre las más comunes podríamos nombrar que en dicho acto, algunas personas quisieran ser descubiertas para que tras tocar fondo en la relación, se resuelva un conflicto matrimonial, o para satisfacer necesidades insatisfechas en la relación de pareja y que esta fluya mejor, o para tener una excusa y poder romper su relación, o quizá sentirse especiales, más deseados, por la necesidad de deslumbrar continuamente, por venganza, por la excitación del peligro a ser descubiertos, sentirse jóvenes y vigorosos, buscar nuevas novedades y hasta seguir inconscientemente comportamientos que le son familiares provenientes de generaciones anteriores.
Ahora bien, como dijimos, los seres humanos no nos guiamos únicamente por instintos biológicos y si bien la monogamia no es algo del orden natural, el camino de la infidelidad también es algo racional y por lo tanto lo decidimos, con mayor o menor reflexión, o con mayor o menor conciencia de por qué y para qué lo hacemos, pero lo decidimos.
En algunos casos la pareja ya no siente el mismo afecto, las cosas van bastante mal, y quizá sin ser muy consientes de lo que pasa en la relación, hay muchas necesidades afectivo-sexuales sin cubrir que los llevan a buscar en otros llenar esos espacios vacios. Romper una relación es muy difícil psicológicamente hablando para algunas personas, lo viven con una fuerte sensación de desamparo, como un fracaso enorme en sus vidas y eligen mantener la fachada de la relación antes que animarse a soltarla.
En otros, la pareja aún conserva el cariño, pero no se sabe muy bien de qué manera, si hay amor o afecto. Es allí donde suele surgir la figura de otra persona que moviliza nuevas sensaciones, y aunque genera un alto grado de culpabilidad, la necesidad de un nuevo y más poderoso encuentro (en especial de orden sexual o erótico) motiva a la infidelidad. En la mayoría de estos casos, la infidelidad no se confiesa para no herir los valores de la persona que se elige como compañera, pero tampoco se corta el nuevo y placentero vínculo ocupando entonces el lugar de “amante”.
También puede suceder que una persona necesita con frecuencia novedades en su vida, incluyendo las novedades en el terreno sexual. Esto implica que quizá ya se lo ha planteado a su pareja proponiéndole desde aventuras de a tres hasta intercambio de parejas o hasta quizá se planteado desde el principio una relación abierta, donde la infidelidad no es una falta dentro del vinculo y por lo tanto no puede ser juzgado.
Pero más allá de las potenciales motivaciones que llevan una persona a ser infiel, hay un concepto importante que se debe remarcar relacionado con la fidelidad-infidelidad que es el de lealtad, este concepto sí es fundamental cultivarlo para que una relación de pareja sea sana y feliz, ya que tiene que ver con valorar al otro, es decir, hacerle sentir importante, apreciado y apoyado en los momentos difíciles, aportarle la sensación de confianza necesaria para que cualquier relación vaya a buen puerto y sobre todo produzca más satisfacciones que tristezas. Ser leales implica ser consecuentes con lo pactado. No romper las normas acordadas en la pareja es ante todo no faltar el respeto a una persona que ha elegido amarnos en toda nuestra complejidad.