Único imputado por la muerte de Melina

Troncoso: El blanco de todas las miradas

BOMBEROS DE BALCARCE

Ariel Troncoso llegó esposado y así se retiró. Llegó a la sala con una camisa a rayas y permaneció casi las 6 horas mirando el piso. No habló. No miró para ningún lado. Su refugio siempre fue el piso.

P1010466

Mientras sus abogados hablaban, él se mantenía inmóvil. En algún momento la familia Briz buscó su mirada, pero él nunca respondió.

Por ahora no se sabe cuando declarará. Sabido es que puede hacerlo o no.