Rosa Flores, 83 años

“Una piensa que jamás le va a tocar”

Rosa Flores, de 83 años, sufrió en la noche del domingo la “visita” de un delincuente que logró ingresar a su hogar de calle 8 entre 9 y 11 gracias a una barreta que le permitió forzar una ventana y romper dos puertas.

En diálogo con Radio 100.9, la damnificada, quien es además la abuela de Santiago Mangoni, contó detalles del mal momento que le tocó vivir.

“Cuando sentí ruidos me levanté y fui hasta el patio, pero no observé nada extraño. Igualmente, cuando volví a mi habitación dejé la puerta cerrada con llave por precaución”, explicó en su relato Rosa.

Mientras la mujer se acostaba, el ladrón tomó una barreta de un lavadero que había en el patio, levantó la persiana de una ventana y forzó dos puertas. Tras ello despertó a Rosa y le exigió dinero en efectivo.

“Estaba encapuchado y con guantes. Me amenazaba, pero no me golpeó. Cuando consiguió algo de plata le pedí un vaso con agua”, agregó. Al cabo de unos minutos, Rosa no escuchó más ruidos y fue hasta la cocina para encontrarse con que el intruso ya había abandonado la escena.

“Una piensa que jamás le va a tocar. Pero a todos nos toca. La semana pasada le tocó a mi hija y hoy a mí”, concluyó.