Le pidió que no acepte aprietes

Verónica Borelli frente al Intendente Reino en el Concejo

La presencia de Verónica Borelli en la primera fila del Salón de Sesiones del Concejo dio a la reunión de apertura un clima de tensión.

La madre de Lucía Bernaola, la joven muerta al ser atropellada por Federico Sasso en Mar del Plata, hacía presuponer que no todo se limitaría al discurso del Intendente.

Apenas escuchada la última palabra de Reino, Verónica Borelli se levantó y, respetuosamente, pidió la palabra.

A partir de ese momento tuvo la posibilidad de decir todo lo que tenía que expresar. No hubo una sola interrupción. Tuvo total libertad para manifestarse.

En principio, la mamá de Lucía destacó que le llamó la atención que “ningún concejal” se hubiese contactado con ella en ningún momento, para de inmediato afirmar: “No creo que la Policía de Balcarce no sea una mafia”.

Más adelante dijo que tiene pruebas “concretas” precisando que “la causa llega mañana y voy a esperar una disculpa de todos los que a mí me acusaron de loca”.

“Quiero a uno por uno de esos policías que se encargaron de festejarle al homicida de mi hija, quiero que se encarguen de ellos”, disparó para añadir: “No puedo entender como usted, encargado de la Policía Comunal de Balcarce no sepa nada”.

“Tengo una hija muerta por una persona que vino a parar acá. Tampoco usted tiene la culpa, lo reconozco, pero a Federico Sasso en esta Policía le hicieron la fiesta. Yo soy una mamá que peleo diariamente por la muerte de mi hija y no me voy a callar la boca” manifestó dirigiéndose directamente al Intendente, agregando que por su accionar recibe amenazas y debe vivir custodiada, pero no piensa bajar los brazos.

“Lo único que esperaba de esta Justicia de porquería que se cumpliera en un calabozo la mínima prisión. Cuando me dijeron que lo trasladaban a Balcarce supe que esto ya estaba todo preparado. Lo único que le pido es que usted se comprometa ante todos acá a hacer algo. Federico Sasso sigue acá. Yo le tengo mucho respeto. No atendí sus llamados porque estoy enojada con esta Justicia, con usted. Esto no se le pudo haber escapado. Cuando vea las cosas que hacían ahí adentro seguramente la dará asco”, le señaló puntualmente al jefe comunal, mientras por otra parte dirigiéndose a los concejales les reclamó que “hagan lo que tengan que hacer”.

Finalmente, Verónica Borelli, más calmada, expresó: Así como vengo a decirles las cosas en la cara , voy a venir a darles las gracias también si hacen lo que les corresponde”.

“NO ACEPTES LOS APRIETES”

Reino se levantó y se acercó a la madre de Lucía Bernaola y tras saludarla le dijo:

“Si algo se nos pasó pido mil disculpas, no fue nuestra intención”, comprometiéndose a hacer lo que esté a su alcance, a lo que la mujer respondió que “hay mucho para hacer».

«Desde ahora se puede hacer mucho” rogándole a Reino: “No aceptes los aprietes, yo no los acepto. Desde la forma más pura hay que salir adelante”.

El Intendente le respondió: “Nosotros denunciamos el juego y sé lo que son los aprietes”, demostrándole que conoce el terreno sobre el que se debe mover.

“Lo dejo en tus manos, tenés para trabajar. Te pido que te comprometas conmigo”, apuntó Borelli mientras el titular del Ejecutivo le daba su número telefónico, a lo que la mujer señaló que él debía haber sido el encargado de llamarla, lo que fue aceptado con un pedido de disculpas por parte de Reino.

Tras el diálogo con el Intendente, Verónica Borelli dispensó unos breves minutos a